Niños y familias multiproblemáticas

Para conocer la compleja y multicausal realidad de las situaciones de riesgo de los niños procedentes de familias multiproblemáticas, debemos hacer referencia al núcleo familiar, a la escuela, a otros contextos y al grupo de iguales, sin olvidar la influencia que la propia cultura y la sociedad ejercen sobre éstos. Una vez se llega a conocer la problemática del menor, así como otras muchas que rodean su entorno más inmediato, no resulta difícil comprender y afirmar que el menor en situación de riesgo es un producto, una consecuencia de un contexto donde confluyen muchas variables.

Brofenbrenner (1979) resalta como significativo las circunstancias educativas que rodean al niño desde que nace, y que van a determinar su desarrollo como persona

A la hora de tratar las relaciones entre sujetos y contextos, resulta imprescindible determinar diferentes directrices que van a definir los tipos de relaciones que éstas adopten:

  • Direccionalidad de la relación: Consiste en determinar si la influencia de un ámbito o sistema va en una dirección – unidireccional -, o bien existe una relación recíproca entre sistemas – bidireccional -.
  • Peso o grado de influencia de la relación: Si asumimos la existencia de relaciones entre sistemas, hemos de determinar la importancia y/o fuerza de influencia que tiene un sujeto o contexto sobre otro, teniendo en consideración las particularidades de cada situación. El grado de influencia se puede catalogar de dos formas; fuerte – cuando ejerce una gran influencia -, y débil – cuando resulta poco determinante -.
  • Sentido de la relación: Una vez hemos confirmado la existencia de relaciones entre sistemas y el grado de influencia, tenemos que valorar cómo es dicha influencia. El sentido de la relación determina si la influencia entre sistemas es beneficiosa o perjudicial sobre el sujeto o contexto. Diferenciando por tanto entre sentido positivo, cuando la relación ejerce una influencia positiva sobre el sujeto o contexto, y sentido negativo cuando la influencia que predomina es perjudicial. Pudiendo hablar de un sentido neutro en aquellos casos donde existe una compensación en el sentido de influencia, al haber aspectos positivos y negativos que se dan conjuntamente con el mismo peso o grado de influencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *