Temple Grandin II: Su vida en sus propias palabras

En su libro “Pensar con imágenes”, Temple Grandin relata en primera persona como es su vida, pensamientos, cosas que le disgustan, sucesos estresantes… os presento una serie de fragmentos del libro en los que la autora nos muestra los sentimientos reales de una persona con trastorno de Asperger. Éstos nos ayudaran a comprender mejor que pasa por la cabeza de todas éstas “personas especiales”:

  • “Existe una especie de electricidad que va y viene entre la gente. He observado que cuando varias personas están juntas y pasan un buen rato, su habla y su risa siguen un ritmo. Todos ríen juntos y después hablan tranquilamente hasta el siguiente ciclo de risas. Siempre me ha costado seguir ese ritmo y normalmente interrumpo las conversaciones sin darme cuenta de mi error”
  • “Mi escucha se apaga inesperadamente. En la escuela tenía que tomar notas constantemente para evitar esa desconexión”
  • “Puedo llevar a cabo una actividad motriz muy bien. Lo que no puedo hacer es coordinar los movimientos de dos o más palancas a la vez. Lo compenso operando las palancas secuencialmente en una sucesión rápida”
  • “Tanto de niña como de adulta he tenido siempre dificultades en mantener un ritmo. En un concierto donde la gente esté aplaudiendo al ritmo de la música, tengo que seguir a la persona que está a mi lado”
  • “Aprendí a dibujar sola en seis meses. He diseñado grandes espacios de cemento y hierro para ganado, pero recordar un número de teléfono o sumar números en la cabeza me es todavía difícil. Tengo que anotarlo todo”
  • “Los sonidos altos y repentinos, todavía me sobresaltan, mi reacción a ellos es más intensa que la que tiene el resto de la gente. El ruido era realmente un problema. Cuando me enfrentaba a un ruido fuerte o confuso no podía modularlo. Para evitar un ataque, muchas veces me aislaba del mundo. Todavía tengo problemas para modular los estímulos auditivos”
  • “No me gustaban los abrazos; me ponía tiesa y empujaba al que lo hacía pero, sin embargo, me encantaba que me frotasen. Que me froten la piel tiene un efecto calmante muy agradable “

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *