Descubrimiento de la enfermedad de Alzheimer

Aloysius Alzheimer o Alois fue un psiquiatra y neurólogo alemán que identificó por primera vez los síntomas de lo que luego se conocería como enfermedad de Alzheimer.

Corría el año 1901 cuando un día cualquiera llegó a la  consulta de Alois Alzheimer en la Institución para Enfermos mentales y Epilépticos de Frankfurt  una nueva paciente, Auguste Deter, de 47 años de edad.  Estaba muy confusa, tenía evidentes problemas de memoria y un comportamiento extravagante. (La historia clínica de Deter apareció en 1995 en los archivos de la Universidad de Fráncfort, un archivo de 42 páginas con notas tomadas por el propio Alzheimer)

Los primeros síntomas de Deter fueron cambios en su personalidad, desorientación y unos fuertes celos hacia su marido “se iba de paseo con una vecina”, empezó a mostrar déficits de memoria hasta el punto en que no sabia orientarse en su propia casa, miedo ante la presencia de personas y familiares, ocultamiento de objetos que luego no era capaz de encontrar… Cada vez se encontraba más confundida, desorientada y con delirios.

En una de las entrevistas a las que fue sometida, Auguste hizo una parada y su rostro expresaba miedo, desconcierto, vergüenza… y dijo: “me he perdido”, lo más parecido a un autodiagnóstico que podría haber dicho.

Cuatro años después de sus primeras manifestaciones clínicas, en 1906, Auguste se volvió incontienente, apatica y no se levantaba de la cama. Murió en posición fetal a los 51 años de edad.

Alzheimer pudo reaizar un análisis post mortem del cerebro de Deter y encontró que había una atrofia generalizadade la corteza cerebral, muchas neuronas habían desaparecido y otras parecía que se encontraran llenas de una maraña de hilos o alambres, a los que se llamó ovillos neurofibriales. En los espacios entre las neuronas se encontraron unos depósitos  con aspecto pegajoso, las llamadas “placas seniles”.

A partir de este momento fueron encontrando más pacientes de este tipo: con lapsos de memoria, problemas de concentración, pérdida de interés, desorientación…

Una nueva enfermedad sólo existe cuando tiene un nombre y en 1910 apareció la enfermedad de Alzheimer. Ésta enfermedad avanzó rápidamente por todos los países desarrollados a lo largo del siglo XX. Se calcula que en España afecta en mayor o menor medida a unas 800.000 personas y otras 200.000 podrían no estar diagnosticadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *