El complejo de Electra es uno de los conceptos más famosos de los propuestos por Carl Gustav Jung

Este autor, como miembro de la corriente psicodinámica y discípulo de Sigmund Freud, se fijó en el desarrollo de la personalidad durante las primeras etapas de la niñez para, a partir de ahí, proponer ideas sobre cómo estas experiencias dejan una huella en el modo de comportarse y de pensar de los seres humanos una vez se han convertido en adultos.

El complejo de Electra, vinculado a la teoría del desarrollo psicosexual, es el modo en el que Jung adapta el complejo de Edipo de Freud al caso de las mujeres. Sin embargo, está planteado como algo más que una simple adaptación del Edipo al caso femenino. Veamos de qué se trata.

Empezando por el precedente: las teorías de Freud

Tal y como vimos en el artículo de la teoría del desarrollo psicosexual de Freud, el padre del psicoanálisis llegó a darle mucha importancia al modo en el que la sexualidad es gestionada durante los primeros meses y años de nuestra vida.

La idea de la que partió Freud era que, dependiendo del modo en el que demos salida a nuestros impulsos sexuales durante la infancia y la primera adolescencia (y del éxito que tengamos en la tarea de regular correctamente la libido) desarrollaremos más o menos problemas psicológicos el llegar a la etapa adulta.

Así pues, si no satisfacemos correctamente a esa parte de nuestra mente inconsciente que, según Freud, gobierna nuestra forma de comportarnos, desarrollaremos fijaciones que pueden dar paso a trastornos mentales y a conductas que estaban consideradas como sexualmente aberrantes.

El complejo de Edipo

El complejo de Edipo es uno de los fenómenos que, según Sigmund Freud, aparece en la llamada etapa fálica del desarrollo psicosexual, entre los 3 y los 6 años. 

En ella, los hijos varones pasan por las siguientes fases:

  • Empiezan a desarrollar un fuerte deseo hacia sus madres (o hacia las mujeres que ejercen el rol de madres).
  • Observan que la madre tiene un fuerte vínculo emocional e íntimo con su marido, es decir, el padre, y que pasan tiempo a solas.
  • Desarrollan celos hacia sus padres y empiezan a pensar en él en términos hostiles. Pero, a la vez, les temen, ya que la figura del padre es vista como una versión superior y más fuerte de ellos mismos.
  • En ese momento, cada niño teme que su padre descubra los sentimientos que tiene hacia su madre. El modo en el que el mayor castigo posible queda simbolizado es la castración.

El complejo de Electra de Carl Jung

A pesar de que gran parte de las personas con las que trataba en el ámbito clínico eran pacientes de sexo femenino, Sigmund Freud desarrolló una teoría del desarrollo psicosexual centrada básicamente en el caso de lo que ocurre en los hombres, dejando arrinconado el desarrollo de las mujeres.

Carl Jung intentó dar solución a este "vacío teórico" al desarrollar su teoría del complejo de Electra hacia 1912.

¿Quién era Electra?

Jung era un académico muy centrado en el estudio de la simbología, ya que esta tenía mucho peso en sus ideas acerca del modo en el que la mente humana es, en parte, colectiva y sujeta a los símbolos utilizados en la cultura. (véase su teoría sobre los arquetipos). Es por eso, entre otras cosas, que para definir el complejo de Edipo se fijó en la parte de la mitología griega homérica en la que se narra la vida de Electra, la hija de Agamenón y Clitemnestra, rey y reina de Micenas.

La leyenda cuenta que fue la propia madre de Electra, o el amante de esta, quien mató a Agamenón después de que este volviese de la Guerra de Troya. Electra decidió entonces que su madre y el amante debía morir, y animó a su hermano Orestes para que vengase al padre de ambos llevando a cabo los asesinatos.

Las características del complejo de Electra

El complejo de Electra puede ser entendido como la versión femenina del complejo de Edipo, pero no es exactamente igual a este. Si bien es cierto que la situación inicial es parecida, la atracción hacia el padre por parte de la hija, y que este enamoramiento del padre hace que surja una rivalidad hacia la madre, hay diferencias entre la teoría del complejo de Edipo y la del complejo de Electra.

El vínculo con la madre

Carl Jung creía que el vínculo emocional entre la hija y su madre es más estrecho que el que hay entre el hijo y el padre, por lo que el complejo de Electra suele quedar más disimulado, ya que el grado de apego es mayor y compensa la rivalidad entre madre e hija.

Un Edipo incipiente

Según Jung, en un primer momento las niñas se sienten atraídas tanto por sus padres como por sus madres, aunque poco después pasan a centrarse solo en el padre como resultado de un mecanismo de conservación de la especie.

El miedo del castigo

Mientras que en el complejo de Edipo el hijo varón tiene miedo de que su padre lo castre, en el complejo de Electra la hija llega a la conclusión de que ya ha sido castrada.

La resolución del complejo de Electra

Tanto según Freud como según Jung, el paso por los complejos de Edipo y de Electra, respectivamente, son fases que forman parte del desarrollo normal de la mayoría de niños y niñas. De algún modo, señalan cómo se va produciendo el desarrollo psíquico de los seres humanos desde sus primeros años de vida.

Es por eso que creían que ambos fenómenos quedaban resueltos en un plazo de 2 o 3 años, mientras que en unos pocos casos la rivalidad entre hijos y padres e hijas y madres queda enquistada y hace que su relación se deteriore.

Un recordatorio

Cabe recordar que tanto el complejo de Electra como el de Edipo forman parte de unas ideas totalmente desfasadas y ampliamente rechazadas en la psicología científica contemporánea; esto quiere decir que ningún padre o madre debe tener miedo de desarrollar malos vínculos con sus hijos a causa de una mala gestión de estos procesos que, en realidad, solo existen en las teorías de Freud y de Jung. 

Las teorías propuestas por estos dos autores utilizan el pensamiento blando y las metáforas como formas de entender la mente humana, preso este hecho sirvió para que filósofos de la ciencia, entre los que destacó Karl Popper, rechazasen los planteamientos de estos autores por ser demasiado interpretables y ambiguos, de poca utilidad para analizar casos concretos.

Sin embargo, esto no significa que no sea útil conocer estas teorías, pues están muy incorporadas en el legado cultural de los países occidentales. Así, el complejo de Electra se ha utilizado en literatura, cine y toda clase de formas de expresión artística, e incluso como herramienta hermenéutica con la que analizar e interpretar acontecimientos históricos, sociales y políticos de toda clase.