Más allá de la intervención psicológica en pacientes, los psicólogos también disponen de muchos otros ámbitos de trabajo. Uno de los más importantes tiene que ver con captar información y analizarla para que los procesos judiciales se realicen con garantías.

En este ámbito de la psicología judicial tiene mucha relevancia lo que se conoce como peritaje psicológico. Veamos en qué consiste de la mano de una experta: Leticia Vázquez Llorente.

Entrevista a Leticia Vázquez: ¿qué es el peritaje psicológico?

Leticia Vázquez es psicóloga sanitaria y experta en peritaje psicológico, y ejerce en el área de Majadahonda y Las Rozas. En esta entrevista nos habla sobre las funciones que lleva a cabo alguien dedicado al peritaje psicológico.

Si tuvieses que resumir en una sola frase en qué consiste un peritaje psicológico, ¿cómo lo harías?

Diría que se trata de una evaluación psicológica de una o varias personas que origina un informe con el fin de servir como evidencia en un proceso judicial, en el que el perito psicólogo pone al servicio de los juristas sus conocimientos científicos y técnicos sobre determinado tema en el campo de la psicología, informando, asesorando o apoyando al Juez en su resolución.

El peritaje y el informe pericial psicológico constituyen una prueba de experto y a la vez un testimonio.

¿En qué tipo de casos judiciales son más frecuentes que intervenga un psicólogo o psicóloga que realice peritaje?

Dado el elevado índice de divorcios y separaciones, es muy frecuente la intervención de un perito psicólogo en Derecho de familia, en valoración de guarda y custodia y régimen de visitas (en cuyo caso se requiere la evaluación de todos los miembros de la unidad familiar), o en la evaluación de idoneidad parental de uno de los progenitores y la relación materno o paterno-filial. Creo que es importante resaltar que en la actuación de los peritos siempre es prioritario el bienestar del menor.

Dentro del ámbito penal, el objeto de un informe pericial frecuentemente consiste en los siguientes métodos.

Exploración y diagnóstico del estado mental y personalidad que determine la presencia o ausencia de trastorno mental en relación con la comisión de un delito.

Imputabilidad del acusado (si padece algún trastorno que afecte a sus capacidades cognitivas y volitivas que le impiden la capacidad de juicio o el control de su conducta).

Secuelas psicológicas en víctimas de un delito.

Credibilidad de testimonio en casos de abusos sexuales a menores.

Y dentro del ámbito civil, la capacidad de testificación y la lesión psicológica en accidentes, negligencia o catástrofes naturales.

Para hacernos una idea, ¿cómo es un día normal dedicado a trabajar en un caso en el que se requiere peritaje de este tipo?

Durante un peritaje psicológico, los peritos estamos muy concentrados, inmersos en la pericial, dedicando todos nuestros recursos a la realización del informe.

Realizamos entrevistas clínicas para recoger la información observable y pruebas psicométricas (tests de psicodiagnóstico), analizamos la información documental relacionada con el caso y escogemos artículos científicos y bibliografía que ilustren o apoyen las conclusiones resultantes. Un peritaje exige mucha dedicación, generalmente en poco tiempo.

¿Cómo se relaciona este concepto con el de la psicología jurídica y el de la psicología forense?

Son sinónimos, ambos se refieren a la psicología dentro del ámbito judicial, es decir, a los conocimientos científicos y técnicos al servicio de la administración de justicia. En general, el término de psicólogo forense se aplica a los profesionales adscritos a los juzgados, mientras que los peritos psicólogos somos contratados por una de las partes o, si estamos inscritos en la lista de peritación del Colegio Oficial de Psicólogos, somos designados por insaculación o sorteo por Juzgados o Tribunales.

¿Qué cualidades crees que debe tener un/a profesional de la psicología que dedique buena parte de su trabajo a los peritajes?

Un perito psicólogo debe poseer la formación adecuada, estar al tanto de los últimos estudios y hallazgos científicos dentro del campo de la psicología y de las pruebas psicométricas más actualizadas y validadas.

Creo que más que de cualidades, podríamos hablar de que el perito debe tener pasión por lo que hace y curiosidad en conocer, si no la verdad absoluta, sí la profundidad del caso que origina el peritaje. Por otra parte, cuando los peritos somos llamados a un juicio para ratificar nuestro informe y responder a las preguntas del Juez y de las partes (acusación y defensa), necesitamos capacidad comunicativa, convicción y aplomo, cualidades que van a surgir más fácilmente si nuestro informe ha sido realizado con conciencia y dedicación.

Finalmente... ¿cuáles son los aspectos de este ámbito de trabajo que más te gustan?

Todo el proceso de una pericial es apasionante, parecido a un trabajo detectivesco en el que toda la información sirve para arrojar luz al caso y construir algo así como un puzle. Lo más gratificante es encontrar los datos que ayuden a comprender y explicar los hechos que originaron el procedimiento judicial y, en algunos casos, emitir las recomendaciones que puedan ayudar a los peritados.