La crisis del coronavirus ha supuesto un gran cambio en la vida de millones de personas, y esto implica que se extiendan los problemas a la hora de adaptarse a esta nueva situación y a los efectos negativos que produce en la salud, en la economía y en la capacidad de movimiento.

Para saber las claves psicológicas para afrontar la situación, en esta ocasión hablamos con Rubén Monreal, psicólogo.

Claves psicológicas para afrontar el coronavirus: entrevista a Rubén Monreal

Rubén Monreal es psicólogo especializado en Terapia de Aceptación y Compromiso y Terapia de Compasión. En esta entrevista da algunas de las claves para saber cómo gestionar los problemas asociados a la pandemia del coronavirus.

¿Cuáles son las formas de malestar que resultan más frecuentes durante la crisis del coronavirus?

Podemos sentirnos apáticos, con pocas ganas de hacer cosas, incluso cuando se trata de cosas que son buenas para nosotros como es hacer deporte o comer de forma equilibrada.

De hecho, es posible que en algún momento de este periodo de quedarnos forzosamente en casa, todos pasemos en algún momento por momentos de tristeza en mayor o menor medida.

También podemos sentirnos en ocasiones estresados tanto directa como indirectamente debido a las noticias que leemos y que nos llegan tanto por la televisión como por las redes, por lo que el hecho de estar confinados no ayuda demasiado estar expuestos a noticias en gran parte predictivas, vagas e imprecisas sobre lo que sucede o sobre lo que va a suceder.

Digamos que el cuerpo se sabe estresado, y el bombardeo constante de información negativa en forma de prolongaciones de estados de alarma y de número de fallecidos, colabora en sentirnos más estresados.

Respecto a este tema, el no saber qué pasará en el futuro, la incertidumbre que podemos sentir con nuestros trabajos, con cómo serán las cosas y cómo nos puede afectar esta crisis sanitaria, podemos llegar a sentir preocupación y ansiedad.

Ante la ansiedad producida por el confinamiento, ¿qué hábitos es bueno adoptar?

Precisamente, ante la ansiedad sería bueno ir tomando acción hacia esas cosas que nos generan experiencias positivas, promoviendo actividades que nos mantengan con la mente en el presente y haciendo el esfuerzo precisamente de sentirnos presentes, involucrando el máximo de sentidos posibles en las actividades que decidamos llevar a cabo.

Por ejemplo, si establecemos una rutina de 20 minutos de entrenamiento físico al dia, puede ser genial el tratar de estar plenamente atentos al ejercicio durante ese tiempo, observando, escuchando, sintiendo las sensaciones de nuestro cuerpo al hacerlo.

Priorizaría actividades como el deporte, cocinar nuevas cosas, crear algo con las manos, escribir sobre temáticas que interesen o bien en un diario, leer, pasear y meditar. ¡Aunque seguro que existen muchas más actividades donde podamos involucrar nuestros sentidos y estar presentes en ello!

¿Y ante el bajo estado de ánimo y los síntomas de tipo depresivo?

Seguiría el mismo enfoque propuesto anteriormente, dándonos cuenta si cabe de que estos estados de ánimo bajos y los síntomas depresivos son solo eso, estados y síntomas. Ninguno de los dos es persistente en el tiempo.

Así, optaría por la aceptación de las cosas tal y como es uno mismo, y de estas emociones como algo natural y que como las olas en el mar, vienen y van queramos o no queramos sentirlas.

Es por eso por lo que seguiría realizando actividad y estimulando la creatividad con lo que sea que nos apetezca hacer, de tal forma que nos guiemos por actos y no por las emociones.

Y en el terreno de los pensamientos, igual, tomando acción a pesar de percibir pensamientos negativos en varios momentos del dia.

Y ante las medidas de confinamiento en el hogar, ¿qué recomiendas para mejorar el clima de convivencia y hacer que sea una experiencia más llevadera?

Lo más importante bajo mi punto de vista es que se respeten los espacios personales y que se vaya permitiendo a cada persona disponer de ellos incluso de una manera tan sutil como la no interrupción constante.

Por otra parte, el disponer de espacio personal sería conveniente, en personas que puedan tener la suerte de estar pasando el confinamiento acompañadas, el realizar algún juego juntas, actividades que sumen y hagan disfrutar como ver alguna película o jugar a juegos en común.

También podría ser ayudar a hacer una nueva receta de comida, meditar o entrenar juntos entre otras muchas opciones que seguro que surgen.

¿En qué casos se hace necesario recurrir al psicólogo?

Cuando realmente sientas que las emociones y los pensamientos están tomando el control de tus decisiones y realmente sientas que no puedes controlarlo. Ahí sería necesario recurrir a una persona externa que nos permita darnos cuenta de lo que nos está sucediendo y nos ayude a gestionarlo de otra manera. Tanto por nuestro bien como por el bien de las personas que nos rodean.

Como psicólogo, ¿cómo te has adaptado ante la crisis por pandemia global, y cuáles son los objetivos que te has marcado para ayudar a las personas durante estas semanas?

La adaptación ha sido buena. Personalmente, he tratado de respetar al máximo las horas de descanso durmiendo un máximo de 8 horas diarias, durmiendo cuando no hay sol y tratando de despertar cuando el sol sale de nuevo al dia siguiente, una forma de respetar los ciclos del sueño para promover un menor estrés en el cuerpo.

Por otra parte, trato de llevar una alimentación durante seis de los siete días de la semana basada en vegetales, legumbres, huevos, frutas y pescado, con algún capricho entre medias como chocolate negro o café.

Si me preguntas qué pasa ese dia que no lo cumplo, digamos que queda reservado para algo menos habitual como una pizza, empanadas u otros platos por el estilo aunque con control y sin dejar de tomar frutas o vegetales también!

En cuanto al deporte, todos los días hago algo, combinando ejercicios de calistenia con el movimiento balístico de pesas y trote suave por los pasillos del piso donde me encuentro.

Por último, en cuanto a los objetivos, me he propuesto llegar y contactar más con los seguidores de redes sociales a través de videos e imágenes acerca de cómo afrontar el COVID19 y estoy aprovechando precisamente para hacerlo con mayor creatividad, ahora que siento que tengo más tiempo para dedicarle atención a eso.