Debido a la globalización, la aparición de internet, el social media y las redes sociales, el mundo ha cambiado mucho en las últimas décadas. Explotar las posibilidades de promoción y marketing que la nueva realidad nos brinda, puede ser útil para cualquier profesional. 

Tanto si lo que quieres es impulsar tu empresa de psicología o tu propia imagen personal como psicólogo, tienes la oportunidad de aprovechar las posibilidades de comunicación e interacción que el social media y las redes sociales te proporcionan. Así que no las desaproveches, porque te pueden proporcionar prestigio, notoriedad y reputación.

Ya que existe una gran competencia en el mercado laboral actual, los psicólogos necesitan cultivar su propia marca personal (y profesional). La manera de presentarte frente a los demás puede ayudarte a conseguir empleo o clientes, por lo tanto, es importante que sepas con exactitud quién eres, qué haces y por qué eres importante. De esta manera puedes explotar al máximo tu personal branding (marca personal).

Branding significa hacer marca

El término branding se comenzó a utilizar en el mundo empresarial, pero todos poseemos una marca personal, aunque no la hayamos cultivado.

'Branding' hace referencia a desarrollar y dar forma a una marca que permita que un usuario se identifique con ciertos símbolos, ideas o experiencias que van más allá del simple producto o servicio con el que se pretende hacer negocio. Éste se compone de la Personalidad de Marca (Brand Being) y el Comportamiento de Marca (Brand Behaviour). Por ejemplo, la personalidad de Red Bull es: atrevida, inquieta, optimista, retadora,… y sus comportamientos son: peligrosos, exploradores, alegres, desafiantes.

El branding expone aquellos valores característicos de la empresa que otorgan singularidad y credibilidad, y que le permiten diferenciarse de las demás competidores, pues causan un impacto único en el mercado.

El panorama laboral ha sufrido cambios importantes en los últimos años

El mundo y la economía están cambiando y las relaciones entre las empresas y los profesionales han ido sufriendo una transformación que ha provocado un panorama laboral muy distinto al de hace 20 años. 

Las formas de desarrollo profesional de entonces ya están caducas, y hay que mentalizarse de que en muchos sectores la estabilidad laboral ha desaparecido. Pocos acaban su carrera y entran directos al mercado laboral. Más bien se trata de conquistar una montaña, por lo que es necesario hablar de proyectos y estrategias para lograrlo, en vez de hablar de rutas ya marcadas. El control lo lleva uno mismo, y uno debe ser capaz de diseñar, desarrollar y gestionar su propio plan estratégico profesional.

Personal branding para psicólogos: la importancia de hacerse visible

Esto es especialmente importante para los psicólogos, pues la competencia que existe entre profesionales de nuestro gremio es mucha para un mercado laboral tan acotado.

El concepto de branding, por tanto, también es aplicable para ayudar a los psicólogos a ocupar un lugar preferente en la mente de otras personas. La marca personal procura identificar y comunicar tu valía y competencia, tu utilidad y tu fiabilidad para que seas percibido como el psicólogo a quién deben contratar o con quien merece la pena trabajar. El objetivo es, por tanto, que consideren que la mejor opción eres tú y que finalmente te elijan a ti. Tener una marca personal bien situada y valorada aumenta las posibilidades de éxito en situaciones en las que existe mucha competencia y en las que debes ser escogido entre varias opciones.

El concepto de branding personal se hizo popular tras un artículo de Tom Peters llamado “Una marca llamada tú” que fue publicado en Fast Company Magazine hace más de 10 años. Peters afirma que: “independientemente de la edad, la posición o el negocio, todos debemos entender la importancia del branding personal. Somos directores de nuestra propia compañía: Yo Corp.”. Y concluye: “Para estar en el negocio hoy en día, nuestro mejor trabajo es ser el jefe de marketing de la marca llamada TÚ”

Por tanto, el branding personal es una idea poderosa y clara que aparece en la mente de otra persona cuando piensa en ti, es la huella que has dejado en su mente. Es la manera cómo gestionas y comunicas tus auténticos valores, creencias, sentimientos y talento, y es la percepción que tienen los demás sobre ti.

Empieza a pensar en ti como una marca

¿Cómo te gustaría que te vieran las otras personas si te buscan en Google? ¿Con que especialidad de la psicología te gustaría estar asociado? ¿A qué clientes quieres dirigirte? Antes de empezar a pensar en diseñar un plan estratégico sobre tu marca personal, es importante que sepas quién eres, qué ofreces y por qué eres importante y distinto a los demás.

Tu imagen y tu personalidad son tus herramientas básicas a la hora de destacar y diferenciarte de otros competidores, pero lo que va a fidelizar al cliente es la relación entre la imagen que vas a mostrar y tus valores, que es lo que va a crear confianza. Por ello, una imagen definida y coherente con tus principios será valorada de manera positiva por los demás. La imagen que muestras debe estar reforzada en todos los aspectos y debe mostrarse coherente con los valores que promueves.

La utilización del Social Media: Facebook, Wordpress, Google+,…

Existe una gran confusión cuando se habla de social media. Muchas personas piensan que social media es sinónimo de redes sociales, cuando no es así. Entender la diferencia entre ambos términos es crucial para una buena estrategia de marketing.

El social media o medio social es la plataforma, aplicación o medio de comunicación online que es utilizada por muchos usuarios para crear una interacción online con el fin de compartir ideas, noticias e intereses particulares. Es decir, que a través de éstos se pueden compartir artículos, imágenes, vídeos, audios, y se pueden mantener conversaciones de chat o videoconferencias. Los más conocidos son: Facebook, Google+, YouTube, WordPress, Pinterest, Instagram, Twitter, Linkedin, etc.

En cambio, una red social es el acto que se establece cuando varios usuarios interactúan a través de un social media. Esta interacción viene motivada por los intereses o gustos comunes, y provoca que exista una red comunicativa entre internautas. El social media es un herramienta potente para psicólogos, pues permite compartir textos, videos, audios, etc., para luego crear comunidades que resultan interesantes a nivel profesional. 

Dicho esto, es importante que tengas en cuenta la posibilidad de privatizar tus perfiles para tener una imagen más profesional y para que, de esta manera, aproveches al máximo tu exposición. El medio social te permite construir la mejor imagen posible como profesional de la psicología, pero también puede tener el efecto contrario si no lo cuidas.

Por último, debes tener en mente que la creación de una página web se convierte en indispensable hoy en día, y es una buena manera para que las herramientas de búsqueda sepan que existes. De entrada, no hace falta que sea una maravilla, pero te va a permitir tener visibilidad en el mundo 2.0, que es lo que te interesa.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de proyectar tu personal branding “online”?

A continuación te dejo una lista de los puntos que debes tener en cuenta a la hora de hacerte visible en internet.

  • Identidad. Debes tener una identidad propia y tener muy claro qué ofreces. Sea un blog, terapia online, o un canal de Youtube, es importante que tengas en mente una identidad clara para no confundir a tus posibles clientes o seguidores. Además, tu imagen y tu manera de actuar deben ser coherentes. Debes tener una identidad única y diferenciarte de los demás para tener un mayor impacto.
  • Propósito. Identidad y objetivo van de la mano. Por tanto, tu propósito u objetivo debe quedar asociado a tu personal branding si quieres tener éxito. Sea cual sea el objetivo que tengas, debe ser coherente con lo que ofreces. Por ejemplo, si te vendes como experto en TDAH, no tiene mucho sentido que te ofrezcas servicios como consultor de recursos humanos. En estos casos, la especificidad funciona mejor.
  • Visibilidad. Hacerte visible requiere una buena planificación y una estrategia que permita promocionar tu marca personal. Existen muchas tácticas que puedes emplear para lograrlo. Investígalas.
  • Diferenciación. Con tanta competencia como la que existe en la actualidad, es necesario que te diferencies de los demás. Conoce todo tu potencial y vende lo mejor de ti.
  • Confianza. Como ya se ha comentado, la personalidad de la marca y el comportamiento de la marca deben ser coherentes. Especialmente en el campo de la psicología, la confianza y la credibilidad son sumamente necesarias para atraer a los demás. Si pierdes la coherencia, tu marca se muestra débil, y una vez que ocurre esto la confianza es difícil de recuperar. El principal valor de la marca personal es generar confianza, que, al final, es por lo que un individuo se decanta. Aquí entra en juego la parte más emocional del cerebro. Por tanto, lo importante no es crear una marca personal, sino cultivarla. Esta es la mejor manera de generar confianza.