La línea que separa las alteraciones psicológicas y las alteraciones cerebrales es muy borrosa, en parte porque, técnicamente, toda alteración de carácter psicológico tiene su plasmación en el sistema nervioso de la persona que la ha desarrollado.

Es por eso que, de manera consecuente con esto, existen técnicas de intervención terapéutica que buscan la obtención de resultados en lo psicológico a través de la estimulación de partes del cerebro. Este es el caso del brainspotting.

En esta entrevista, el psicólogo José Martín del Pliego nos hablará acerca de las particularidades del brainspotting y sobre cómo se usa en pacientes.

Entrevista a José Martín del Pliego: ¿qué es el brainspotting?

José Martín del Pliego es psicólogo clínico con más de 20 años de trayectoria profesional atendiendo pacientes. En la actualidad es el responsable del área de psicología del Centro Médico Los Tilos, ubicado en Segovia, y también realiza terapia online por videollamada.

Entre las diferentes modalidades de intervención psicológica que domina, destaca su experiencia en Hipnoterapia y en brainspotting. A lo largo de esta entrevista, del Pliego nos hablará sobre esta última técnica, basada en la estimulación de diferentes partes del cerebro.

¿Cómo le explicarías en qué consiste el brainspotting a alguien que nunca haya oído hablar sobre este concepto?

José Martín del Pliego

El término viene del inglés, haciendo referencia a puntear el cerebro a través del contacto visual. Eso nos permite acceder a circuitos neuronales, donde se almacenan respuestas emocionales a veces de muy alta intensidad y que pueden estar causando problemas en la vida del paciente.

El cerebro está continuamente chequeando la información que le da el cuerpo y, a la vez, chequeándose así mismo. La técnica aprovecha esta circunstancia para localizar y luego procesar y liberar áreas o circuitos neuronales que estaban desajustados produciendo respuestas desadaptativas en la vida de la persona.

Por eso la técnica también puede funcionar en dolencias físicas, ya que estás tuvieron una funcionalidad en su momento y, al liberar esas grabaciones, también desaparece en muchos casos la dolencia somática asociada.

Probablemente, como psicoterapeuta has visto muchos casos en los que se puede aplicar el brainspotting. ¿Es versátil? ¿Cuáles son los principales problemas en los que se usa, concretamente?

La técnica es relativamente reciente, pero ya se ha comprobado experimentalmente su excelente resultado terapéutico en los siguientes casos: traumas físicos y emocionales, fatiga crónica y fibromialgia, adicciones, fobias, estrés postraumático, control de impulsos y agresividad, problemas emocionales, ansiedad y depresión, y problemas de rendimiento deportivo (especialmente llamativo en esta área).

Como psicólogo, ¿en qué momento llegaste a la conclusión de que el brainspotting es un recurso interesante en el que merece la pena formarse profesionalmente?

David Grand es el descubridor de la técnica, en el año 2003, y desde entonces la técnica se ha ido extendiendo entre distintos formadores entrenados. Es a través de otros compañeros de profesión como llega a mí la información sobre esta nueva herramienta, que trabaja de forma mucho más profunda que otras. Al adentrarte en la técnica, no te decepciona en absoluto.

¿Cómo se aplica en pacientes?

El paciente centra su atención en la emoción que queremos trabajar. Puntúa la intensidad con la que la siente y, a continuación, con un simple puntero, se va recorriendo la mirada del paciente hasta encontrar ese brainspot asociado a los motivos de consulta.

A partir de ese momento se mantendrá la atención en ese punto hasta profundizar en las emociones, sensaciones físicas o pensamientos que acudan a la atención focalizada del paciente hacia sí mismo. Usamos esa capacidad que tiene el cerebro para la autocuración y el fundamental vínculo con el terapeuta.

¿Cuáles son las claves del funcionamiento de la memoria en las que se basa?

Se basa en el acceso, liberación y reajuste de esas memorias emocionales, cuyo origen a veces es muy primitivo, inaccesible a nuestra área cognitiva, o tiene que ver con un acontecimiento de alta intensidad, cuyo recuerdo nuestro cerebro evita como defensa pero que causa sintomatología en la vida de la persona. Con la técnica el cerebro genera la homeostasis necesaria para el buen funcionamiento global.

¿Y cómo van produciéndose los resultados, el progreso terapéutico?

Como indico, el braisnpotting trabaja con la capacidad de auto-curación del cerebro, de tal manera que no solo se libera respuesta emocional intensa mientras dura el ejercicio, sino que sigue funcionando cuando el paciente se va a su casa; el cerebro continúa trabajando recolocando lo trabajado en consulta. Eso hace que actuemos en lo más profundo de la patología por la que el paciente acude a consulta, generando cambios más permanentes. Actuamos en la base del problema.