Las últimas décadas han supuesto un gran cambio en la cultura de muchas empresas. La implementación de nuevas tecnologías, y el surgimiento en sí de empresas dedicadas a la creación y optimización de software, ha revolucionado las empresas en muchos aspectos cruciales.

Una parte importante del estudio de la psicología de los grupos está dedicado a estos procesos de cambio en las organizaciones y, en concreto, a los estilos de liderazgo más efectivos que se pueden desarrollar según el contexto y determinados condicionantes.

Entrevista a Josep Puyuelo, Coordinador de Proyectos en Escuela Europea de Coaching

Hemos pasado de una cultura empresarial rígida y jerárquica a empresas regidas por otros valores muy diferentes. Uno de los aspectos más interesantes de todo este cambio social y organizativo es justamente el saber cómo ha afectado este nuevo ecosistema a los líderes. ¿Son distintos los líderes actuales a los líderes de hace una, dos o tres décadas? ¿Cuáles son las habilidades clave en los líderes en el contexto actual?

Nos hemos reunido con Josep Puyuelo, Coordinador de Proyectos de EEC, para conocer su visión sobre este tema.

Bertrand Regader: ¿De qué manera ha cambiado el concepto de lo que supone ser un líder en las últimas décadas?

Josep Puyuelo: Debido a que los entornos tecnológicos y los mercados están en un constante cambio, en las últimas décadas hemos pasado de un liderazgo jerárquico a la necesidad de contar con líderes ágiles, que generen en su equipo la mirada de continua adaptación, y con un liderazgo al servicio del mismo.

Las estructuras organizativas son cada vez más planas, lo que requiere de equipos intra-emprendedores, comprometidos y adaptables. Este líder ágil, debe serlo en un contexto digital y multigeneracional, en el que las herramientas ágiles están generando una auténtica revolución como filosofía de gestión.

A partir de tu experiencia con personas que se están formando como líderes, ¿cuáles son las habilidades que cuesta más aprender para poder dirigir con eficacia equipos de personas y organizaciones?

Si bien siempre depende de cada profesional, la escucha empática es una de las habilidades a la que dedicamos más esfuerzos en las formaciones. Esta es una habilidad que ayuda al líder a lo largo de todo el employee journey, contribuye a reforzar el vínculo, generar confianza, potenciar la comprensión del otro y, por tanto, a mejorar nuestra comunicación. La escucha empática es esencial para dar feedback, teniendo en cuenta que el líder necesita generar entornos de aprendizaje continuo y ágil.

Si tuvieras que destacar la importancia de tres habilidades que debe tener un líder, ¿cuáles elegirías?

Como he comentado anteriormente, la escucha empática. Es esencial para que el líder-coach convierta al colaborador en protagonista a través de la comprensión y del acompañamiento sobre sus decisiones y contribuyendo así a su desarrollo. Sin embargo, solemos escuchar más para contestar que para comprender al otro.

La pregunta es otra herramienta que permite al líder abrir un espacio de reflexión, comprender al otro y generar responsabilidad y posibilidades de acción diferentes. Y finalmente, el líder debe tener “respons-habilidad”, entendida como la habilidad de hacerse cargo de la propia “capacidad de hacer” y dejar espacio para la de los demás.

Liderazgo de Equipos

¿Qué papel tiene el coaching en el entrenamiento y formación teórica de gerentes, directores de departamento y otros cargos que ocupan una posición alta o intermedia en el organigrama?

El entrenamiento en coaching ejecutivo sirve de la palanca desde la que el profesional comienza a identificar creencias limitantes arraigadas que le están dificultando alcanzar sus retos. Cuestionar estas creencias produce el descubrimiento de nuevos enfoques que hasta el momento permanecían fuera del campo de visión.

El coaching ejecutivo, además, contribuye a transitar por las emociones que están bloqueando alcanzar una visión y ayuda a distinguir cuáles sí van a ser las emociones que facilitan conseguir resultados. En este proceso, y anclado con el nuevo “insight”, el líder pone en acción nuevas dinámicas que le posibilitan conseguir sus objetivos.

Muchas veces se habla acerca de que un currículum no es tan importante como parece si no hay habilidades sociales y comunicativas que lo sostengan. ¿Se puede liderar contando sólo con el conocimiento técnico y práctico del trabajo a ejecutar, pero sin ser demasiado hábil al tratar con los demás?

En mi opinión, hay muy pocos entornos en los que para conseguir resultados solo se dependa de las habilidades técnicas y no se necesite de la colaboración y la coordinación con otros. Las personas son el activo más importante de las organizaciones y muestra de ello es que los Departamentos de RR.HH. están evolucionado en su denominación y actualmente ya son Departamentos de Personas, People & Culture, etc.

Incluso podemos encontrar Responsables de Felicidad en algunas compañías. Los líderes pueden ser mejor o peores técnicos, pudiéndose apoyar en personas de su equipo para determinados asuntos o detalles, pero de forma imprescindible, deben tener altamente desarrolladas soft skills para inspirar, dar ejemplo, empoderar, alinear y conducir el cambio.

A veces también se obvia el hecho de que no hay trabajo sin trabajadores, y que estos son seres humanos como los demás, con emociones y sentimientos. ¿Qué papel tiene la Inteligencia Emocional en la dirección de equipos?

La gestión emocional es fundamental para auto-liderarnos y para liderar a otras personas. Conocer y comprender mis emociones y las de los otros ayuda en nuestra comunicación y a mejorar las relaciones a todos los niveles.

Tener conocimiento acerca de qué emoción está impulsando o frenando nuestras propias acciones o las de los miembros del equipo, es un elemento diferenciador en el tránsito hacia ese liderazgo transformador al que hacía referencia al inicio de la entrevista. Un líder es aquel que es capaz de generar el espacio emocional necesario para conseguir resultados. Si el equipo tiene miedo a cometer errores o a cambiar, será difícil que se obtengan resultados sostenibles en el tiempo.

¿Las habilidades de liderazgo suelen hacerse notar solo en el área en el que se ostenta un cargo con autoridad, o también se expresan en otros ámbitos de la vida aunque sea involuntariamente?

Todos tenemos la posibilidad de tener el liderazgo de nuestras vidas. Esto implica hacerse responsable y actuar en base a nuestros valores personales con autenticidad y con coherencia entre lo que pensamos y lo que hacemos. Siempre tenemos la libertad de escoger cómo queremos vivir, haciéndonos cargo de las consecuencias de nuestras elecciones y siendo conscientes de nuestras emociones. Si tú cambias, cambia el mundo.

¿Cómo crees que deberían ser los líderes de la próxima década?

Los líderes del futuro deben operar en un contexto de cambio acelerado y de incremento de la complejidad. Esto es ya una realidad en las organizaciones actuales. El Liderazgo Ágil es una tendencia que gira en torno a tres conceptos fundamentales: la comunicación, el compromiso y la colaboración. El propósito final de este estilo de liderazgo es la adaptación al cambio y la transformación. Para ello, es crítico que los líderes tengan consolidadas competencias digitales como el aprendizaje colaborativo, el trabajo en red o la visión estratégica.