¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Juan Manuel Guzmán: «Las redes sociales son una fuente de atracción»

J.M. Guzmán, CEO de la agencia de diseño web Debirot, habla de marketing digital para psicólogos.

Juan Manuel Guzmán: «Las redes sociales son una fuente de atracción»

El trabajo de los psicólogos no se produce en el vacío, sino en un mundo sujeto a todo tipo de dinámicas de marketing y estrategias más o menos eficaces a la hora de llamar la atención de posibles clientes. A fin de cuentas, por muy vocacional que sea la profesión del psicólogo y la psicóloga, de nada sirve si nadie sabe lo que ofrece cada uno de estos especialistas, si son invisibles para la mayor parte de la población.

Por eso, el marketing digital es un aspecto clave para el desarrollo profesional de los psicólogos. Y de ello hablaremos en esta entrevista a Juan Manuel Guzmán, diseñador web que lleva años ofreciendo sus servicios a psicólogos de perfiles muy variados.

Entrevista a Juan Manuel Guzmán (Debirot): ¿Por qué un psicólogo necesita una web?

Juan Manuel Guzmán es CEO de Debirot, agencia de diseño web. En esta entrevista nos habla sobre la importancia de que los psicólogos estén bien posicionados en Internet para sacar adelante sus proyectos profesionales.

¿Podría decirse que la página web es lo que produce el impacto emocional de la primera impresión ante los potenciales clientes? Lo que transmite las primeras sensaciones en cuestión de segundos.

Totalmente cierto. Lo primero que hacen la mayoría de clientes potenciales que buscan un psicólogo es ir al buscador de Google y teclear “psicólogo online” o “psicólogo en la ciudad o zona donde reside”. En el caso de buscar un psicólogo presencial, también se buscará a través de Google Maps.

Una vez localizadas unas cuantas opciones, el cliente procede a abrir varias webs encontradas y las emociones que generen serán el desencadenante de la elección final. Una web que luzca profesional, limpia y ofrezca una buena experiencia para el usuario que le permita observar rápidamente si el profesional ofrece lo que necesita, es fundamental para que el futuro paciente del paso de establecer contacto y empezar sesión.

¿A qué limitaciones se enfrenta un psicólogo que confía toda su capacidad para atraer clientes a las formas de publicidad tradicionales en papel o al boca-oreja?

Actualmente, nos encontramos en un mundo donde existen miles de profesionales que ofrecen un servicio similar con una atención y calidad parecida. Es fundamental que cuando una persona esté interesada y busque a un profesional, lo primero que encuentre sea a ti. Partiendo de esa premisa, los dos canales que mencionas pueden atraer a pacientes, pero cuentan con desventajas que una página web puede complementar.

La publicidad tradicional en papel suele ir dirigida a un público amplio donde muchos usuarios no estarán realmente interesados en recibir terapia. En el caso de haber algún interesado, este querrá profundizar más y ver si el psicólogo publicitado es de fiar. Es por ello que buscará su nombre en internet, y es allí donde aparecerá la página web personal con toda la información necesaria para acabar de confiar el terapeuta y contactarlo.

El boca-oreja es una herramienta muy poderosa para persuadir al paciente a empezar sesión con el psicólogo. Sin embargo, requiere que la persona con la necesidad de realizar terapia encuentre a alguien que le pueda recomendar a algún profesional de la salud mental sin contar que, lamentablemente, aún existe mucho pudor a compartir con tus conocidos que necesitas atención psicológica.

Para poder paliar estos inconvenientes, una página web será accesible para aquella persona que justamente busque atención psicológica, siendo la plataforma la que reunirá toda la información necesaria que busca. Además, tenemos buenas noticias, porque el boca-oreja podemos incluirlo dentro de la web a través de testimonios.

En resumen, tener distintos canales para captar pacientes es siempre positivo, pero no debemos olvidar que en nuestro mundo informatizado, la página web será el último punto de revisión antes de tomar una decisión.

Es posible que muchos psicólogos ni siquiera se planteen tener su propia página web porque crean que el proceso es muy complicado. ¿Es tan difícil como le puede parecer a alguien con poca experiencia en el marketing digital?

Crear una página web tiene sus dificultades, y es por ello que existen agencias de diseño web como Debirot, que cuenta con un equipo de diseñadores y expertos en marketing para crear una web bien posicionada a través de un sistema autogestionable una vez se haya acabado de construir. Recomiendo que los psicólogos que deseen tener un espacio en internet se pongan en manos de diseñadores web para poder generar una página de calidad, de confianza y que se posicione para el público interesado.

¿Resulta un error asumir que con tener una página de Instagram y otra de Facebook ya es suficiente para promocionar una consulta de psicología?

Sin duda alguna, las redes sociales son una fuente de atracción que cada vez está cobrando más importancia. Requiere una actividad constante que permite generar una comunidad que puede convertirse en potenciales pacientes. Sin embargo, es recomendable contar con una web previamente para poder dirigir a los interesados a un punto de contacto final. Tal y como comentamos previamente con los otros canales de marketing, el paso final para tomar una decisión es indagar más en la carrera del psicólogo y en sus especialidades para saber si te podrá ayudar, y esa información la puede encontrar principalmente en su web.

¿Cuáles son, en tu opinión, las ideas clave en las que se debe apoyar el modo en el que un psicólogo comunica a través de su página web?

El paciente suele buscar unos puntos muy concretos para tomar la decisión final. En Debirot solemos recomendarles tener en su web los siguientes apartados.

En primer lugar, se deben comunicar los servicios en qué se especializa el psicólogo enfatizando su experiencia en el campo. ¿Ofrece un servicio especializado en ansiedad, o quizá en terapia de pareja? ¿Se especializa en adultos, o acaso solo atiende niños y adolescentes? Es imprescindible ser muy claro en los servicios que se ofrecen y a quién, pues el interesado no quiere invertir mucho tiempo en descubrir si el especialista podrá ayudarle con su problema.

Otro punto importante es poner cara al terapeuta o terapeutas, en caso de clínica. Muestra una foto de calidad con el nombre y tu especialidad para que el paciente pueda sentir si logra conectar con la persona que le atenderá.

Por otro lado, recomendamos encarecidamente la inclusión de testimonios para generar una mayor confianza. Saber que ha habido casos de éxito y que no estás solo será un factor primordial para que la persona no sienta que su caso es aislado y no tiene salida. Se deben mostrar los resultados de los servicios que ofreces.

También se debe mostrar la localización de la consulta o si el servicio se ofrece online de forma rápida y fácil de acceder para que el paciente vea si le conviene.

Finalmente, es imprescindible un formulario de contacto junto al número de teléfono y correo electrónico donde se anime a contactar.

Luego hay otros puntos que se pueden trabajar como la filosofía de la consulta, el blog para mejorar el posicionamiento de la web, etc. Pero los puntos clave imprescindibles para que el futuro paciente decida contactarte es la sección de servicios, el especialista que le atenderá, los testimonios y el lugar donde se realizará la consulta junto a una página web profesional, atractiva y que tenga en cuenta la experiencia del usuario a través de ella.

Una página web es una inversión inicial única que te permitirá tener presencia online indefinidamente. Es la cara visible de tu negocio, el punto de encuentro entre el que busca tratamiento psicológico y tú. Puedes trabajar varios canales de marketing para conseguir nuevos pacientes, en ellos también te pueden ayudar agencias como Debirot, pero siempre será necesario tener tu página web que comunicará al mundo que existes.

Artículos relacionados