Al Pacino (Nueva York, 1940) es un célebre actor y director de cine estadounidense, uno de los más aclamados en las últimas décadas.

Su carrera profesional cuenta ya con más de 50 años y ha obtenido todos los galardones y méritos posibles. Dio un salto a la fama tremendo con su papel como Michael Corleone en El Padrino (1972), dirigida por Francis Ford Coppola.

Entre sus films más memorables se encuentran Scarface (1983), Esencia de mujer (1992), The Insider (1999), Heat (1995) e Insomnia (2002), entre muchas otras.

Grandes frases célebres de Al Pacino

Para este actor de método, la vida no ha sido fácil. Nacido en East Harlem, tuvo que luchar contra viento y marea para llegar a ser un mito del cine.

A través de este artículo vamos a conocer las mejores frases de Al Pacino para acercarnos un poco más a la faceta humana de este singular actor que tantas grandes películas ha protagonizado.

1. Siempre cuento la verdad, incluso cuando miento.

Gran frase del personaje de Tony Montana, un magnate de la mafia con delirio de grandeza.

2. La vanidad es mi pecado favorito.

De su película “El abogado del diablo”.

3. Ten tus amigos cerca, pero más cerca a tus enemigos.

Mejor tenerlos cerca y vigilarlos con esmero.

4. No creo que la vanidad tenga que ver con el hecho de ser actor. Actuar es menos acerca de uno mismo y más acerca de lo que se trata de comunicar.

Una gran reflexión de Al Pacino acerca del oficio de actor, comúnmente asociado a personas con un cierto rasgo narcisista.

5. No estaba preparado para la fama. Me golpeó fuerte y no tenía la capacidad de afrontarla.

Sobre sus inicios, cuando de la noche a la mañana se hizo tremendamente popular.

6. No necesito guardaespaldas. Soy del sur del Bronx.

Un tipo duro criado en uno de los barrios más peligrosos de Nueva York.

7. No hay felicidad, solo hay concentración.

Curiosa concepción sobre la felicidad, según Al Pacino.

8. Ha habido una gran cantidad de dudas y eventos no deseados en mi vida.

Varias circunstancias de la vida de Pacino han sido crueles.

9. Mis debilidades son… Desearía poder decir algo. Probablemente haría la misma pausa si me preguntases cuáles son mis fortalezas.

Entre la humildad y la fanfarronería, Pacino no sabe cómo definirse exactamente.

10. A menudo he dicho que hay dos tipos de actores. Los más gregarios y los más tímidos.

Breve reflexión entre la personalidad de los intérpretes.

11. El problema conmigo es, supongo, la forma en que me expreso. Tendrías que estar conmigo 50 años antes para entender algo de lo que estoy hablando.

Sobre sus formas y modales algo singulares.

12. Mi madre fue muy importante para mí. Todavía la extraño.

Aquí nos muestra su faceta más sincera, echando de menos a quien le dio la vida.

13. Si vienen de otro planeta y preguntan qué es un actor, la respuesta es Marlon Brando.

Una referencia absoluta en el arte interpretativo.

14. No hay método. Hay que ser natural.

Sobre su forma de actuar delante de la cámara.

15. Si tuviera la oportunidad de ser otra cosa, sería actor.

Su pasión es la interpretación, y lo deja claro con esta frase célebre.

16. Todos querían que me echaran de El Padrino, menos Francis [Ford Coppola].

En su opinión, todos los compañeros de rodaje estaban en su contra, excepto el director, que le mantuvo en el papel.

17. Michael Corleone fue muy difícil de dejar ir.

Lógicamente, después de interpretar a Corleone fue complicado desprenderse de esa imagen pública. Pero lo consiguió.

18. El dinero te hace la vida más fácil. Si tienes suerte de tenerlo, eres afortunado.

Sobre el dinero y su utilidad.

19. Nunca estarás solo si tienes un libro.

La lectura es la mejor de las pasiones, según esta hermosa frase de Al Pacino.

20. Solía usar disfraces, como sombreros y falsas barbas solo para poder caminar y evitar la atención.

Sobre la época en que sentía auténtico pavor a ser reconocido.

21. Es sencillo engañar a los ojos, pero es difícil engañar al corazón.

Frase romántica que no parece haber podido pronunciar el actor estadounidense.

22. Para mi no se trata de a quién amas –un hombre, una mujer-, es el hecho de que amas. Eso es la que de verdad importa.

A favor de la libertad sexual.

23. A veces es mejor estar con el demonio que conoces que con el ángel que no conoces.

Más vale malo conocido…

24. Nunca me ha gustado el reconocimiento, las preguntas, la publicidad. A menudo he sentido ganas de huir y esconderme.

Otra frase de Pacino en que nos demuestra que no disfruta siendo conocido.

25. Lo más difícil de ser famoso es que la gente siempre es amable contigo. Estás en una conversación y todo el mundo está de acuerdo con lo que dices, incluso si dices algo totalmente loco. Necesitas gente que te pueda decir lo que no quieres escuchar.

Uno de los inconvenientes de ser Al Pacino: nadie te lleva la contraria.

26. El poder agota a los que no lo tienen. (El Padrino)

Solo los damnificados lo maldicen.

27. Intenta pensar siempre como piensan los que te rodeen, con esa base todo es posible. (El Padrino)

Anticiparse a los movimientos de los demás es la clave de un buen estratega.

28. Te diré algo sobre Dios: es el peor casero del mundo.

Irónica frase que nos hace intuir su ateísmo.

29. Ahora soy muy tímido. Llevo gafas de sol vaya a donde vaya.

Sobre su nula predisposición a ser reconocido en lugares públicos.

30. En la vida hay que saber tres cosas: no rogar nada a nadie, no confiar en nadie y no esperar nada de nadie.

Tres máximas para una vida sin sobresaltos ni expectativas incumplidas.

31. Soy un actor, no una estrella. Las estrellas son personas que viven en Hollywood y tienen piscinas con forma de corazón.

Su visión sobre la fama.

32. El teatro para mí fue en un tiempo un estilo de vida.

Destila una cierta añoranza hacia el noble arte del teatro.

33. Las obras de Shakespeare son más violentas que Scarface.

Una brutal comparación con el escritor británico.

34. Encarnar a un personaje es una ilusión y siento que cuando sabes mucho de una persona, posiblemente parte de esa ilusión se rompe.

Enamorado de su oficio, traza este paralelismo con la vida real.

35. El actor se convierte en un atleta emocional. El proceso es doloroso: mi vida personal sufre.

Sobre el sufrimiento asociado a interpretar ciertos personajes.

36. Vivir en el Bronx te enseña que la vida es dura, pero te curte para poder afrontarla.

Extraída de una entrevista, nos habla sobre sus orígenes.