Paul-Michel Foucault, más conocido como Michel Foucault, nació en Poitiers (Francia) en 1926.

Fue un historiador, psicólogo, teórico social y filósofo francés que, a lo largo de su vida, ejerció como profesor en varias universidades francesas y estadounidenses y fue catedrático de Historia de los sistemas de pensamiento en el Collège de France. Su pensamiento viene influenciado por grandes filósofos como Karl Marx o Friedrich Nietzsche.

Frases de Michel Foucault para comprender su pensamiento

Foucault falleció el 25 de junio de 1984, pero dejó para el recuerdo numerosas citas. A continuación te presentamos una lista con las mejores frases, reflexiones y citas de este célebre personaje.

1. El saber es el único espacio de libertad del ser.

Foucault expresa con este pensamiento que el conocimiento es la manera de conseguir la libertad.

2. No me pregunten quién soy, ni me pidan que siga siendo el mismo.

Las personas evolucionamos a lo largo de los años, no somos seres estáticos. Nos adaptamos y cambiamos a medida que nuestra vida avanza.

3. El hombre y la vanidad mueven el mundo.

El hombre mueve el mundo, igual que la vanidad. Ahora bien, la soberbia y la arrogancia mueven el mundo a través de la manipulación y el beneficio propio.

4. La más desarmada ternura, así como el más sangriento de los poderes, necesitan la confesión.

Una frase de Michel Foucault que compara la ternura con el más sangriento de los poderes.

5. El lenguaje es, como saben, el murmullo de todo lo que se pronuncia, y es al mismo tiempo ese sistema transparente que hace que, cuando hablamos, se nos comprenda; en pocas palabras, el lenguaje es a la vez todo el hecho de las hablas acumuladas en la historia y además el sistema mismo de la lengua.

El lenguaje que pronunciamos es fruto de muchos años de comunicación humana y nos permite expresar nuestros pensamientos.

6. La locura no se puede encontrar en estado salvaje. La locura no existe sino en una sociedad, ella no existe por fuera de las formas de la sensibilidad que la aíslan y de las formas de repulsión que la excluyen o la capturan.

La locura no tiene sentido si no existen unos valores y normas sociales que debemos seguir. Todo lo que no se considere normal en la sociedad, es considerado locura.

7. Para que el Estado funcione como funciona es necesario que haya del hombre a la mujer o del adulto al niño relaciones de dominación bien específicas que tienen su configuración propia y su relativa autonomía.

Otro pensamiento de Foucault sobre el poder y la sumisión. Este personaje siempre fue un apasionado de la política.

8. El discurso no es simplemente aquello que traduce las luchas o los sistemas de dominación, sino aquello por lo que, y por medio de lo cual se lucha, aquel poder del que quiere uno adueñarse.

De nuevo, otra frase sobre el poder y la dominancia. Pero en esta ocasión, el autor lo relaciona con el lenguaje y el discurso.

9. ¿Qué es lo que hace que la literatura sea literatura? ¿Qué es lo que hace que el lenguaje que está escrito ahí sobre un libro sea literatura? Es esa especie de ritual previo que traza en las palabras su espacio de consagración. Por consiguiente, desde que la página en blanco comienza a rellenarse, desde que las palabras comienzan a transcribirse en esta superficie que es todavía virgen, es ese momento cada palabra es en cierto modo absolutamente decepcionante en relación con la literatura, porque no hay ninguna palabra que pertenezca por esencia, por derecho de naturaleza a la literatura.

El lenguaje es una construcción del ser humano para poder comunicarnos. Foucault reflexiona sobre la literatura y el lenguaje escrito.

10. El hombre es una invención cuya fecha reciente muestra con toda facilidad la arqueología de nuestro pensamiento.

Una frase que habla del hombre moderno y nuestra manera de pensar.

11. Todo sistema de educación es una forma política de mantener o de modificar la adecuación de los discursos, con los saberes y los poderes que implican.

La educación es, al fin y al cabo, una forma de socialización. Foucault, además, la relaciona con la política.

12. La verdadera razón no está libre de todo compromiso con la locura; por el contrario, debe seguir los caminos que ésta le señala.

Foucault reflexionando sobre la razón. Éste no la entiende sin el concepto de locura.

13. Si la genealogía plantea por su parte la cuestión del suelo que nos ha visto nacer, de la lengua que hablamos o de las leyes que nos gobiernan, es para resaltar los sistemas heterogéneos, que, bajo la máscara de nuestro yo, nos prohíben toda identidad.

Nuestro pensamiento y nuestra cultura son un reflejo de nuestros antepasados y las generaciones anteriores.

14. Las relaciones de poder múltiples atraviesan, caracterizan, constituyen el cuerpo social; y estas no pueden disociarse, ni establecerse, ni funcionar sin una producción, una acumulación, una circulación, un funcionamiento del discurso

Foucault expresa su idea sobre las relaciones de poder, y como éstas no pueden entenderse por separado.

15. Es feo ser digno de castigo, pero poco glorioso castigar

Hacer las cosas mal no está bien, pero tampoco lo está castigar, tal y como explica Foucault.

16. Lo propio del saber no es ni ver ni demostrar, sino interpretar

Otra frase de Michel Foucault sobre el conocimiento. Para el autor, éste se manifiesta en la interpretación.

17. Entre cada punto del cuerpo social, entre un hombre y una mujer, en una familia, entre un maestro y su alumno, entre el que sabe y el que no sabe, pasan relaciones de poder que no son la proyección pura y simple del gran poder del soberano sobre los individuos; son más bien el suelo movedizo y concreto sobre el que ese poder se incardina, las condiciones de posibilidad de su funcionamiento

Una reflexión que bien podría ser expresada por cualquier autor de la psicología sistémica. Las relaciones interpersonales son dinámicas y cambiantes.

18. Cada individuo debe llevar su vida de tal forma que los demás puedan respetarla y admirarla

Los demás solamente admirarán y respetarán a aquellas personas que realmente llevan la vida que desean.

19. Las cárceles, los hospitales y las escuelas presentan similitudes porque sirven para la intención primera de la civilización: la coacción

Una frase que nos habla de la coalición entre los seres humanos. Es decir. un pacto o unión entre individuos o grupos sociales.

20. Cuando la confesión no es espontánea ni impuesta por algún imperativo interior, se la arranca; se la descubre en el alma o se la arranca al cuerpo

Una reflexión descarnada sobre la sinceridad.

21. Estoy feliz con mi vida, pero no tanto conmigo mismo

Foucault confesando algunos de sus pensamientos más profundos.

22. Cuando un juicio no puede enunciarse en términos de bien y de mal se lo expresa en términos de normal y de anormal. Y cuando se trata de justificar esta última distinción, se hacen consideraciones sobre lo que es bueno o nocivo para el individuo. Son expresiones de un dualismo constitutivo de la conciencia occidental

Una reflexión sobre cómo solemos utilizar el dualismo a la hora de enjuiciar a otras personas o situaciones.

23. Hay que ser un héroe para enfrentarse con la moralidad de la época

En esta vida hay que ser valiente y afrontar las situaciones que se presentan sin miedo. Aunque a veces resulte complicado.

24. Desde hace dos décadas vivo en estado de pasión con una persona; es algo que está más allá del amor, de la razón, de todo; sólo puedo llamarlo pasión

El amor romántico invade nuestras vidas y puede atarnos a otra persona por las emociones que despierta en nosotros.

25. La libertad es la condición ontológica de la ética; pero la ética es la forma reflexiva que adopta la libertad

Existe una relación entre la ética y la libertad, tal y como expresa Michel Foucault.

26. En cuanto al poder disciplinario, se ejerce haciéndose invisible; en cambio impone a aquellos a quienes somete un principio de visibilidad obligatorio

Sin duda, Michel Foucault estaba muy interesado en las relaciones humanas y las relaciones de poder. Esta es otra reflexión sobre hegemonías políticas y cómo éstas se difuminan con el consenso cultural.

27. En realidad, hay dos especies de utopías: las utopías proletarias socialistas que gozan de la propiedad de no realizarse nunca, y las utopías capitalistas que, desgraciadamente, tienden a realizarse con mucha frecuencia.

Posiblemente esta reflexión tenga su influencia en el pensamiento marxista. Foucault siempre tuvo una gran simpatía por la ideología socialista.

28. La historia de las luchas por el poder, y en consecuencia las condiciones reales de su ejercicio y de su sostenimiento, sigue estando casi totalmente oculta. El saber no entra en ello: eso no debe saberse.

Las luchas de poder siguen ocultas para la mayoría de la sociedad, pues existen intereses para que así sea.

29. Las prácticas sociales pueden llevar a engendrar dominios de saber que no solo hacen que aparezcan nuevos objetos, conceptos y técnicas, sino que hacen aparecer, además, formas totalmente nuevas de sujetos y sujetos de conocimiento. El mismo sujeto de conocimiento posee una historia.

Las prácticas sociales tienen un gran impacto en nuestro conocimiento, pensamiento y en nuestra manera de hacer las cosas.

30. Todo el pensamiento moderno es permeado por la idea de pensar lo imposible.

Las creencias irracionales y, en muchas ocasiones, las ansias de lograr cosas poco posibles son normales en los individuos modernos.

31. La literatura no es la forma general de cualquier obra de lenguaje, no es tampoco el lugar universal donde se sitúa la obra de lenguaje. Es de alguna manera un tercer término, el vértice de un triángulo por el que pasa la relación del lenguaje con la obra y de la obra con el lenguaje. Creo que una relación de este género es lo que se designa con la palabra literatura.

La literatura y el lenguaje están íntimamente relacionados. La palabra, la literatura y el pensamiento humano van de la mano, y así lo refleja el filósofo francés en esta abstrusa cita.

32. Para que el Estado funcione como funciona, es necesario que haya del hombre a la mujer o del adulto al niño relaciones de dominación bien específicas que tienen su configuración propia y su relativa autonomía.

El estado no puede entenderse sin que existan unas normas bien definidas para los miembros de la sociedad.

33. La verdad no pertenece al orden del poder y en cambio posee un parentesco originario con la libertad: otros tantos temas tradicionales en la filosofía, a los que una historia política de la verdad debería dar vuelta mostrando que la verdad no es libre por naturaleza, ni siervo el error, sino que su producción está toda entera atravesada por relaciones de poder. La confesión es un ejemplo.

Un curioso reflejo de la imagen que el autor tiene sobre lo qué es la libertad y cómo el poder influye en ésta. Incide nuevamente en la idea de la sociedad como un conjunto de protocolos y leyes establecidas por el poder hegemónico del momento.

34. La vieja potencia de la muerte, en la cual se simbolizaba el poder soberano, se halla ahora cuidadosamente recubierto por la administración de los cuerpos y la gestión calculadora de la vida.

Una oración, expresada por Michel Foucault, que habla de la muerte y del poder soberano.

35. La prisión es el único lugar en el que el poder puede manifestarse de forma desnuda, en sus dimensiones más excesivas, y justificarse como poder moral.

La prisión es un lugar donde la libertad de los presos desaparece. Aquí es posible ejercer el poder y justificarlo como poder moral. Una idea relacionada con su panóptico.

36. El momento en que se percibe que era según la economía de poder, más eficaz y más rentable vigilar que castigar. Este momento corresponde a la formación, a la vez rápida y lenta, de un nuevo tipo de ejercicio del poder en el siglo XVIII y a comienzos del XIX.

Otro de los pensamientos sobre el poder de Michel Foucault, que hace referencia a la evolución del poder en la época moderna.

37. Entre las marcas y las palabras no existe la diferencia de la observación y la autoridad aceptada, o de lo verificable y la tradición. Por doquier existe un mismo juego, el del signo y lo similar y por ello la naturaleza y el verbo puede entrecruzarse infinitamente, formando, para quien sabe leer, un gran texto único.

Foucault habla, con este pensamiento, de la interpretación de los textos.

38. La delincuencia, con los agentes ocultos que procura, pero también con el rastrillado generalizado que autoriza, constituye un medio de vigilancia perpetua sobre la población: un aparato que permite controlar, a través de los propios delincuentes, todo el campo social.

En estas palabras es posible leer el mensaje de este autor, que explica cómo las leyes están hechas para controlar a la población.

39. El lenguaje es, de un cabo a otro, discurso, gracias a este poder singular de una palabra que hace pasar el sistema de signos hacia el ser de lo que se significa.

Las palabras se convierten en discurso gracias al significado que le damos.

40. El estructuralismo no es un método nuevo; es la conciencia despierta e inquieta del saber moderno.

Michel Foucault opinando sobre el estructuralismo, una teoría lingüística que considera la lengua como una estructura o un sistema de relaciones.

41. Las cosas y las palabras van a separarse. El ojo será destinado a ver y sólo a ver; la oreja sólo a oír. El discurso tendrá desde luego como tarea el decir lo que es, pero no será más que lo que dice.

Una frase de Michel Foucault sobre la palabra y el discurso que invita a la reflexión.

42. La doctrina vincula los individuos a ciertos tipos de enunciación y como consecuencia les prohíbe cualquier otro; pero se sirve, en reciprocidad, de ciertos tipos de enunciación para vincular a los individuos entre ellos, y diferenciarlos por ello mismo de los otros restantes.

A pesar de que la doctrina puede servir para vincular a las personas, también hace referencia a los límites a la libertad de expresión.

43. No existe relación de poder sin constitución correlativa de un campo de saber, ni de saber que no suponga y no constituya al mismo tiempo unas relaciones de poder.

La relación entre el conocimiento y el poder es una relación recíproca, tal y como expresa Foucault en esta sentencia.

44. ¿Puede extrañar que la prisión se asemeje a las fábricas, a las escuelas, a los cuarteles, a los hospitales, todos los cuales se asemejan a las prisiones?

Foucault expone una cuestión que, sin duda, lleva a muchas personas a reflexionar sobre las prisiones.

45. Hacen falta mapas estratégicos, mapas de combate, porque estamos en guerra permanente, y la paz es, en ese sentido, la peor de las batallas, la más solapada y la más mezquina.

Una de las peores prácticas que puede llevar a cabo el ser humano es la guerra. Deberíamos destinar todos nuestros esfuerzos a vivir en paz y armonía.

46. Todo saber analítico está, pues, invenciblemente ligado a una práctica, a esta estrangulación de la relación entre dos individuos, en la que uno escucha el lenguaje del otro, liberando así su deseo del objeto que ha perdido (haciéndole entender que lo ha perdido) y liberándolo de la vecindad siempre repetida de la muerte (haciéndole entender que un día morirá).

Un pensamiento de Michel Foucault sobre el saber analítico y cómo se encuentra unido a la práctica.

47. El comentario conjura el azar del discurso al tenerlo en cuenta: permite decir otra cosa aparte del texto mismo, pero con la condición de que sea ese mismo texto el que se diga, y en cierta forma, el que se realice.

Los comentarios pueden ser otra versión del texto. El comentario sin el texto no tiene sentido.

48. Se tiene la costumbre de creer que la prisión era una especie de depósito de criminales, depósito cuyos inconvenientes se habrían manifestado con el uso de tal forma que se diría era necesario reformar las prisiones, hacer de ellas un instrumento de transformación de los individuos.

Las prisiones deberían servir para que las personas pudiesen reformarse. Por desgracia, esto no es siempre así.

49. En todos los tiempos, y probablemente en todas las culturas, la intimidad corporal ha sido integrada a un sistema de coacción; pero sólo en la nuestra, y desde fecha relativamente reciente, ha sido repartida de manera así de rigurosa entre la Razón y la Sinrazón, y, bien pronto, por vía de consecuencia y de degradación, entre la salud y la enfermedad, entre lo normal y lo anormal.

La intimidad corporal ha despertado siempre un gran debate entre la razón y la sinrazón.

50. Lo importante es que la intimidad corporal no haya sido únicamente una cuestión de sensación y de placer, de ley o de interdicción, sino también de verdad y de falsedad, que la verdad de la unión entre los cuerpos haya llegado a ser algo esencial, útil o peligroso, precioso o temible; en suma, que la intimidad corporal haya sido constituido como una apuesta en el juego de la verdad.

Las relaciones íntimas son una gran fuente de sensaciones, donde no solamente se desnudan dos cuerpos. Foucault, más allá de sus obras de contenido sociológico y filosófico, también estudió a fondo la sexualidad humana.

51. El cuerpo interrogado en el suplicio es a la vez el punto de aplicación del castigo y el lugar de obtención de la verdad. Y de la misma manera que la presunción es solidariamente un elemento de investigación y un fragmento de culpabilidad, por su parte el sufrimiento reglamentado del tormento es a la vez una medida para castigar y un acto de información.

Otra reflexión sobre la verdad y su obtención, y cómo el tormento fruto de la mentira es el peor castigo.

52. El sistema de signaturas invierte la relación de lo visible con lo invisible. La semejanza era la forma invisible de lo que, en el fondo del mundo, hacía que las cosas fueran visibles; sin embargo, para que esta forma salga a su vez a la luz, es necesaria una figura visible que la saque de su profunda invisibilidad.

Una oración que pone de relevancia la semejanza y como ésta se relaciona con la invisibilidad.

53. La disciplina es un principio de control de la producción del discurso. Ella le fija sus límites por el juego de una identidad que tiene la forma de una reactualización permanente de las reglas.

La disciplina es una forma de ejercer el control. Así pues, pone límites y reglas y ahoga el libre albedrío y la creatividad de los seres humanos.

54. El autor es quien da al inquietante lenguaje de la ficción sus unidades, sus nudos de coherencia, su inserción en lo real.

El autor se encarga de que el lector sienta las sensaciones y emociones en las obras de ficción.

55. El ejemplo se buscaba no sólo suscitando la conciencia de que la menor infracción corría el peligro de ser castigada, sino provocando un efecto de terror por el espectáculo del poder cayendo sobre el culpable.

En este extracto se habla de que las normas infringidas no solamente son castigadas, sino que la idea de infringirlas provoca miedo.

56. Donde hay poder, hay resistencia

Foucault establece una dialéctica entre fuerzas que se oponen.

57. No soy un profeta, mi trabajo es construir ventanas donde antes solo había pared

No hay una verdad revelada, sino indicios que existen en el presente

58. Quizás hoy en día el objetivo no es descubrir lo que somos, sino rechazarlo

Este filósofo habla sobre nuestra conflictiva relación con nuestra autoimagen.

59. La Ilustración, que descubrió las libertades, también inventó la disciplina

Nuevas formas de liberación traen consigo otras alternativas de control.

60. No me preguntes quién soy y o pidas que me mantenga siempre igual

Las personas son un constante flujo de cambios.

61. El individuo es el producto del poder

Los choques de fuerzas definen dónde empieza una entidad y dónde empieza otra.

62. El lenguaje de la psiquiatría es un monólogo de la razón sobre la locura

Una de las frases de Foucault que critican el uso de la racionalidad como explicación circular de la realidad.

63. A diferencia del alma representada por la teología cristiana, el alma no nace del pecado y está sujeta al castigo, sino que nace del castigo y de mecanismos de supervisión

Las subjetividades aparecen con la conciencia de peligro.

64. Creo que no existe la necesidad de saber exactamente lo que soy

Foucault rechazaba los esencialismos.

65. No hay gloria en castigar

El castigo solo cumple una función instrumental.

66. Lo que quiero comunicar no es que todo es malo, sino que todo es peligroso

Este filósofo despoja de juicios de valor sus descripciones sobre dinámicas de poder.

67. El hombre es una invención reciente, y su fecha de desaparición quizás esté cerca

Sabernos pequeños en la historia es necesario para relativizar nuestra visión de la realidad.

68. Estamos adentrándonos en la época de la cosificación obligatoria

Las nuevas formas de vida nos llevan a tratarlo todo como un objeto disponible en el mercado.

69. El juego seguirá valiendo la pena mientras no sepamos cómo termina

La incertidumbre añade sentido a los proyectos.

70. El poder y el placer no se anulan; se persiguen y se reactivan

Ambos elementos forman una simbiosis.

71. Todo es peligroso, nada es inocente

Para Fuocault, la realidad está llena de aristas imprevisibles.

72. El poder, en suma, se ejerce más que se posee

El poder no es un objeto, sino una dinámica relacional.

73. Es fascinante hasta qué punto a la gente le gusta juzgar

Proyectar miedos y desconfianzas resulta una constante en la vida en sociedad.

74. Desde el punto de vista de la riqueza, no hay distinción entre necesidad, confort y placer

En buenas condiciones de vida, el bienestar forma una unidad con la comodidad.

75. El discurso no es la vida; su tiempo no es el tuyo

Las explicaciones sobre lo que ocurre forman parte de una lógica diferente a la realidad.