El experto explica los fundamentos del coaching.

Luis Carchak, experto en coaching, detalla tres formas de hacer coaching y qué resultados se puede esperar de cada una de estas intervenciones. “Tres posibilidades de actuación que generan cambios y resultados muy diferentes y que, en todos los casos, también son transformadores para mí”.

Carchak acumula más de 6.000 horas de coaching a sus espaldas; cuenta con la más alta certificación de coaching, es Master Certified Coach por la prestigiosa International Coach Federation (ICF) y desarrolla su actividad en Escuela Europea de Coaching (EEC), donde imparte y dirige el Programa de Coaching de Equipo en España, México, Argentina y Chile.

Resumir los resultados que se pueden esperar del coaching es, para el experto, un ejercicio “interesante porque seguramente haya tantas opiniones como coaches. En mi caso”, responde Luis Carchak, “diferenciaría entre el resultado del coaching ejecutivo individual, el de equipos y el de lo que queremos conseguir cuando acompañamos a la empresa a lograr un cambio en su cultura organizacional. Son tres niveles distintos”.

Luis Carchak: el coaching individual

El coaching individual, aquel que se realiza a puerta cerrada entre un cliente y un coach y cuyo material de trabajo es el relato que va haciendo el cliente, tiene como resultado “ampliar la consciencia acerca de quiénes somos en relación con los demás, poner en valor qué queremos para nosotros, para nuestra comunidad, equipo o empresa”, según afirma Luis Carchak.

“No son muchas las profesiones que tienen como objetivo generar un entendimiento profundo acerca de quienes somos”, apunta el coach. “En este sentido, me siento un privilegiado, ya que a la vez que mi cliente se conoce a sí mismo y reconoce el impacto que tienen sus comportamientos en el entorno, yo me enriquezco junto a él como profesional y como persona”.

“El buen resultado de un coaching individual es que mi cliente pueda tomar decisiones alineadas con lograr sus compromisos desde una observación diferente del mundo y de su propias capacidades”, concluye Luis Carchak, acerca del complejo fenómeno que en los manuales y programas de entrenamiento de coaching se denomina cambio de observador.

Luis Carchak y coaching de equipo

Si el coaching individual es un relato, el de equipo es una escena de teatro. El coaching de equipo se desarrolla en plena reunión del equipo y su responsable, y a ella asiste, “como una mosca en la pared” un coach que observa en directo la relación entre las personas.

“Cuando hablamos de equipos, para mí el resultado pasa por entender que uno más uno no es dos, sino tres”, explica Luis Carchak. “Un equipo es un sistema que puesto a funcionar asertivamente hace que el resultado sea mucho mayor que la suma de las partes, porque uno más uno no es una sumatoria sino un nuevo sistema que supera al anterior”.

Para lograr esta multiplicación, dice el experto, “es indispensable que el equipo se construya en un entorno de confianza, que abandone el viejo paradigma de jugar a tener la razón y en el que se establezcan reglas de juego claras para ponerse de acuerdo y que sirvan para entrar en el nuevo paradigma de las empresas veloces”.

El cambio cultural de una organización

“Hablar de cambio cultural en una organización son palabras mayores”, arranca diciendo Luis Carchak, sobre esta intervención de coaching que “implica cambiar el mindset de todo un conjunto de personas en un sistema de sistemas” y que pasa, por tanto, por el cambio en la persona, en el equipo y en el sistema de forma casi simultánea.

Vencer a la cultura de más de lo mismo no es tarea fácil, ya que la inercia cultural es fuerte y resiste”, mantiene Luis Carchak, para quien las dificultades se superan entendiendo cómo se producen los cambios en la cultura y “ el para qué del cambio, con el beneficio claro para la organización”.

Como recomendaciones a seguir, es importante que la empresa “vea el futuro como algo diseñable, planifique desde el futuro hacia el presente y, con una diana de éxito ambiciosa, suelte todo lo que no está en consonancia con la visión y apunte al centro para ganar”, explica el coach.

Las personas dentro el cambio de cultura de la organización

En una organización, una nueva cultura supera a la anterior, no negándola sino abarcándola, integrándola en un proceso de tiempo que es preciso entender y respetar”, explica el experto.

Si el primer paso es integrar el beneficio para la organización, el segundo es asumir que “esto puede o no coincidir a primera vista con el beneficio personal de cada uno de los protagonistas”, matiza el coach.

Por ello, en el proceso de cambio de cultura “es clave identificar y dar visibilidad a las personas comprometidas, que generan confianza y que pueden ejercer una influencia positiva sobre los demás para acelerar el proceso de cambio”, asegura Luis Carchak, que anima a poner en cima de la mesa los miedos, las resistencias y “las explicaciones tranquilizantes que nos vendemos y compramos”.

Tras años acompañando a empresas a cambiar su cultura, Luis Carchak anima a “entrenar a los líderes en una cultura abierta a la innovación que genere reglas que marquen el ritmo de los nuevos cambios para, como equipo, aprender en forma veloz de los errores”.