¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

El mapa no es el territorio

Una reflexión sobre la importancia de diferenciar entre lo real y las representaciones mentales.

El mapa no es el territorio

¡Qué pensarían si les dijera que el 80 % de sus conflictos nunca existieron realmente! Y por más extraña que luzca esta afirmación, es totalmente cierta. Y el problema radica en la idea que tenemos sobre la percepción de la realidad.

Solemos suponer que nuestros sentidos nos muestran la realidad tal cual como es, sin detenernos a reflexionar que el cerebro, como tal, es una biocomputadora encerrada en una bóveda craneal, que jamás ha visto la realidad. Lo único que puede hacer es crear una realidad subjetiva, con base en su interpretación de la información provista por los órganos de los sentidos, que a la final no son más que bits de información, codificados en claves químicas o eléctricas.

Como podrán entender, lo que cada uno de nosotros “Ve” es un mapa, un dibujo o una idea simplificada del complejo territorio.

Diferencias entre el mapa y el territorio

No es lo mismo el mapa que el territorio. Veamos la diferencia.

El territorio es la realidad externa que te envuelve. Es lo que es, de forma independiente. Por lo tanto, es objetivo.

En cambio, el mapa es la representación mental de lo que tú crees (y, en consecuencia, percibes) del propio territorio, la realidad objetiva. Es tu forma de ver las cosas y de experimentarlas. Como resultado, el mapa depende siempre de la subjetividad.

¿De qué depende? De los sentidos (el olfato, la vista, el oído, el tacto y el gusto), de las creencias, de los valores y principios, de los recuerdos, de los patrones culturales y sociales. Todos ellos son tus filtros. Esos filtros te diferencian del resto de personas. Se activan, de forma consciente e inconsciente, cada vez que experimentas algo, cualquiera que sea el tipo de experiencia.

Territorio

La Programación Neurolingüística se enfoca en el mapa y no en el territorio. Así, es importante que conozcas tu propio mapa de la situación que quieras trabajar. Porque lo que va a hacer es trabajar en su realidad interna, el mapa.

A partir de aquí tienes dos pasos a seguir:

  • Conoce tu propio mapa particular: tu forma de ver las cosas.
  • Comprende que respondes ante la realidad objetiva a partir de tu propio mapa (y los demás también).

Este saber te llevará a unas relaciones más empáticas, donde podremos crear vínculos Psicoafectivos más sólidos, que mejoraran cada una de nuestras relaciones, tanto las interpersonales, como las intrapersonales.

El metamodelo para modificar el mapa

El metamodelo es un recurso asombroso para sacar a alguien de su mapa sin recursos a la realidad de ver-escuchar-sentir a la que se refiere su mapa del mundo. En ese punto, están en el lugar perfecto para cambiar los significados que les han asignado a esas representaciones.

Esta apertura abre la posibilidad de cambios que los devolverá a un mapa más ingenioso.

Las preguntas del metamodelo no solo desmontan mapas sin recursos y creencias limitantes, sino que también son una herramienta específica para que las personas tengan una mayor especificidad sobre lo que están hablando.

Por ejemplo, cuando alguien dice «Nadie se preocupa por mí», puede creer que lo que dice en ese momento es verdad. Las preguntas del metamodelo les permitirán ampliar su mapa del mundo, haciéndoles ver que tal vez no puedan saber lo que sienten los demás en el mundo, y quizás incluso les hagan ver que alguien se preocupa por ellos.

El metamodelo ilumina el sendero

Como entrenador, amigo, etc., las preguntas del metamodelo también se pueden usar para ayudarte a entender mejor lo que quiere decir otra persona.

Por ejemplo, cuando alguien expresa: «Me lastimó», tu mapa del mundo podría llevarte a pensar que la persona fue lastimada físicamente. La otra persona puede haber estado diciendo que su cónyuge no lo felicitó por su nuevo corte de pelo. ¡Gran diferencia!

Al utilizar las preguntas del metamodelo, puedes obtener una comprensión mucho mejor de los mapas de otras personas, al tiempo que evitas que tus suposiciones entren en conflicto con las suyas.

El metamodelo se puede emplear para lograr claridad y precisión tanto para usted como para los demás, para hacer que los resultados sean más específicos y alcanzables, para desestabilizar mapas, creencias y estados limitantes, y para enriquecer estados ingeniosos y más.

Me pregunto qué cambios específicos ocurrirán después de lo que has leído ahora.

Artículos relacionados