Cada vez más matrimonios y parejas de hecho deciden acudir a terapia de pareja. Esta modalidad de terapia busca dar solución a todos los conflictos u obstáculos que se encuentran las parejas a la hora de afrontar su cotidianeidad.

María Maqueda nos cuenta cuáles son los motivos más frecuentes de consulta en terapia de pareja

Una de las psicólogas con una trayectoria más contrastada en este tipo de terapia es María Maqueda, psicóloga de la clínica Abriendozirculos. Con ella hemos compartido un espacio donde hemos podido consultarle acerca de algunas de las preguntas frecuentes que tanto desde los profesionales de la salud mental, como desde la población en general nos podemos plantear acerca de las mejores estrategias para ofrecer tratamiento psicológico en estos casos.

¿Qué clase de problemas son aquellos de los que más se quejan quienes asisten a terapia de pareja?

El universo de las parejas es tan amplio como personas solicitan terapia. Los pilares fundamentales en los que se centran las sesiones están relacionados con la comunicación de manera que ésta se una al apellido de eficaz. Por otro lado, el bastón de la confianza relacionada con celos que sin llegar a ser patológicos generan desencuentros entre los miembros de la pareja, o sobre este mismo pilar la dependencia emocional y el apego en adultos.

Es preciso hacer hincapié y evaluar además la disparidad existente en la base del amor, como emoción básica en la pareja, recogiendo así una gama significativa de sentimientos y conductas relacionadas con la vivencia de la sexualidad y el apoyo mutuo. Y el cuarto punto primordial es una obvia consecuencia de los tres anteriores, el respeto. El respeto marca las líneas de lo que será la convivencia de los miembros de la pareja así como el desarrollo de las diferentes etapas por las que se pasa, de manera natural y sana, cuando uno decide hacer su vida con otra persona.

Pareja

Bertrand Regader: ¿Cuál es la principal función por parte de los psicólogos ante estas problemáticas que afectan a las relaciones amorosas?

María Maqueda: El papel del terapeuta en las terapias de pareja consiste en escuchar de manera activa la percepción de la problemática personal de ambos miembros de la pareja y establecer, por medio del diálogo y acuerdos integradores, puntos de inflexión que los ayuden a modificar aquellos pensamientos y comportamientos que los han mantenido alejados o estancados y que en principio son la base de la asistencia a terapia de pareja.

Muchas veces, los conflictos surgen favorecidos por malas dinámicas de comunicación. ¿De qué maneras esto puede desgastar una relación, según tu experiencia profesional?

Cuando la pareja se centra en hablar sin escuchar o en oír sin dialogar, la comunicación no es posible. Para que se dé una eficacia en la comunicación es necesario poner en orden diferentes elementos que constituyen el circuito del entendimiento. Si no se produce feedback o retroalimentación, es prácticamente inviable que la pareja crezca y se genere el acercamiento entre ellos.

¿En qué situaciones se entiende que no hay una base desde la que trabajar y no tiene sentido iniciar sesiones de terapia de pareja?

El objetivo fundamental de la terapia de pareja es el acercamiento entre ambos miembros. Bien es cierto que, aunque en un porcentaje mucho menor, esto no es posible en algunos casos por el desgaste con el que llegan a terapia. Es aquí cuando la terapia de pareja se centra más bien en lograr un proceso de separación menos doloro donde las personas mantengan su dignidad y su identidad como seres únicos

¿Es complicado adoptar una perspectiva neutral desde el punto de vista de los profesionales de la psicoterapia? ¿Cómo se logra?

Abriendozirculos

Cuando el profesional se encuentra inmerso en un proceso terapéutico, sea cual fuere su naturaleza, la demanda que hay que cubrir no es la que te parece conveniente o adecuada si no la que el paciente considera que le va ayudar a estabilizar su estado de ánimo y sus patrones cognitivos y como consecuencia deriva en una conducta proactiva. Lograr mantenerse es ese punto de sostén entre ambas partes es asequible si se tienen claros desde la sesión de valoración inicial los objetivos a conseguir con el tratamiento psicológico.

Aproximadamente, ¿cuánto pueden tardar en aparecer los efectos y las mejoras propiciadas por las sesiones de terapia?

Si trasladamos los tiempos de recuperación a una sanación y recuperación física es más sencillo entender que el proceso es relativo y característico de cada persona en cuestión. Cuando se inicia una terapia psicológica los efectos positivos y los detalles cambiantes suele detectarlos antes el terapeuta que los propios pacientes. Esto se produce porque en la mayoría de los casos llegan a terapia con un gran deterioro y eligiendo esta opción como el último cartucho para salvar su relación de pareja.

No obstante, las primeras sesiones son cruciales y no es conveniente demorar el tiempo intersesiones puesto que si ya han decidido hacer terapia ahora es el momento de comenzar a intervenir y evaluar resultados a corto plazo.

¿Hace falta concienciar más acerca de valorar la posibilidad de asistir a terapia de pareja antes de romper con la relación?

No es tanto cuestión de concienciación genérica se trata más bien de un convencimiento personal. Asimilar y acomodar que necesitamos una tercera persona para arreglar nuestros problemas de pareja no es algo sencillo.

Sin embargo, si se plantea la terapia de pareja como un momento de encuentro para el entendimiento sin perder la individualidad como persona y como un encuadre en el que ambos se sientan ganadores la terapia de pareja será, sin lugar a dudas, la mejor de las opciones y la alternativa de solución para conseguir acuerdos favorecedores.