Las 90 mejores frases de Jane Austen

Autora de 'Orgullo y prejuicio', Austen fue una referencia en la literatura británica del s. XVIII.

Frases de Jane Austen

Jane Austen (1775 - 1817) fue una afamada novelista británica que vivió durante la llamada época georgiana.

Su particular forma de escribir con cierta comicidad e ironía han hecho de sus obras las delicias de los lectores, siendo esta escritora muy leída incluso en la actualidad. Entre las obras de Austen caben destacar algunas como: Orgullo y prejuicio, Sentido y sensibilidad o Emma, todas ellas pudiendo ser ampliamente recomendadas.

Grandes frases y reflexiones de Jane Austen

A continuación hemos realizado una pequeña selección de las 70 mejores frases de Jane Austen, para que podáis conocer un poco más acerca de esta notable representante de la novela británica del siglo XIX, ¡Esperamos que las disfrutéis!

1. Nuestras cicatrices nos hacen saber que nuestro pasado fue real.

Todos tenemos algunas cicatrices que nos recuerdan por lo que hemos pasado, son parte esencial de nosotros.

2. Una palabra de ti me silenciará para siempre.

Debemos saber aceptar un “no” cuando este llega.

3. La imaginación de una dama es muy rápida; salta de la admiración al amor y del amor al matrimonio en un momento.

La vida da muchas vueltas y en ciertas ocasiones todo sucede muy deprisa.

4. No hay nada que no haría por aquellos que son realmente mis amigos. No tengo noción de amar a las personas a medias, no es mi naturaleza.

Sin duda es una gran cualidad: saber valorar nuestros amigos.

5. Quizás son nuestras imperfecciones, las que nos hacen tan perfectos el uno para el otro.

Las imperfecciones de nuestra pareja la hacen perfecta para nosotros.

6. Sin música, la vida sería un espacio en blanco para mí.

La música es algo que puede dar mucho brillo y color a nuestra vida.

7. Debes saber algo de mi filosofía. Pienso solo en el pasado ya que su recuerdo me da placer.

La nostalgia es algo que todos experimentamos alguna vez en la vida y si no te ha pasado alguna vez simplemente no has vivido lo suficiente.

8. Y a veces me he guardado mis sentimientos, porque no pude encontrar un lenguaje para describirlos.

Existen ciertos sentimientos que son muy difíciles de expresar con simples palabras.

9. Deseo, al igual que todos los demás, ser perfectamente feliz; pero, como todos los demás, debe ser a mi manera.

Todos deseamos alcanzar la felicidad en nuestra vida y todos tenemos nuestra propia versión de la felicidad.

10. Rara vez, muy raramente, la verdad completa pertenece a cualquier revelación humana; rara vez puede suceder que algo no esté un poco disfrazado, o un poco equivocado.

En la vida no solo existe el blanco o negro, muchas cuestiones tienen gran cantidad de zonas grises o ambigüedades.

11. Desear era esperar y esperar era esperar.

Para poder alcanzar aquello que deseamos muchas veces debemos esperar el momento oportuno.

12. Debo aprender a contentarme de ser más feliz de lo que merezco.

Muchas veces no valoramos todo lo que la vida nos ofrece.

13. Cada momento tiene sus placeres y su esperanza.

En el momento de la vida en el que nos encontramos, poseemos placeres instantáneos y otros que deseamos llegar a poder sentir.

14. En nueve de cada diez casos, una mujer debería demostrar más afecto de lo que siente.

Muchas veces no demostramos los sentimientos que en ese instante sentimos, nos cohibimos a nosotros mismos.

15. Siempre he mantenido la importancia de las tías.

El apoyo de nuestra familia puede ser esencial en nuestra vida.

16. Mi buena opinión, una vez perdida, se pierde para siempre.

Cuando alguien nos falla, nuestra opinión sobre él cambia para siempre.

17. Pero las personas mismas cambian tanto, que siempre se observa algo nuevo en ellas.

En la vida todos cambiamos y evolucionamos con el transcurso del tiempo.

18. La distancia no es nada cuando uno tiene un motivo.

Cuando realmente deseamos estar con alguien, cruzaremos mar y tierra para poder estar con esa persona.

19. ¡Qué terrible clima caliente tenemos! Me mantiene en un continuo estado de inelegancia.

Los climas subtropicales pueden revelar nuestro aspecto físico más primitivo.

20. La mitad del mundo no puede entender los placeres del otro.

Dentro de la sociedad moderna existen muchos estratos sociales, que se encuentran en una lucha permanente.

21. Ella era sensata e inteligente, pero ansiosa en todo; sus penas, sus alegrías, no podrían tener moderación.

Ciertas personas simplemente no pueden ocultar sus inquietudes y sentimientos, a este tipo de personas se les llama: extrovertidas.

22. Mi corazón es, y siempre será, tuyo.

El amor es una fuerza muy poderosa, que puede incluso llegar a cambiar el mundo.

23. Hay tantas formas de amor como momentos en el tiempo.

Existen muchos tipos de amor, tantos tipos como personas hay en el mundo.

24. Son dignos de compasión a quienes no se les ha dado el gusto por la naturaleza a temprana edad.

¿A quién no le gusta estar en plena naturaleza para poderse sentir totalmente libre y relajado?

25. A veces sucede que una mujer es más atractiva a los veintinueve, que diez años antes.

Ciertas mujeres alcanzan su mayor plenitud (en cuanto a belleza se refiere) en edades que no son las que muchos pensamos.

26. El estilo de un hombre no debe ser la regla de otro.

Todos los hombres debemos poseer nuestro propio estilo, diferente y único a nuestra manera, que nos identifique.

27. Una mente viva y a gusto, no puede ver nada, no puede ver nada que no desee.

Con el poder de nuestra mente y de nuestra imaginación, podemos llegar allá dónde queramos.

28. ¡Nadie puede decir lo que sufro! Pero siempre es así. Aquellos que no se quejan nunca se compadecen.

En ciertas ocasiones todos pasamos por momentos difíciles, debemos saber salir de ellos por nuestros propios medios.

29. La persona, sea caballero o dama, que no tiene placer en una buena novela, debe ser intolerablemente estúpida.

La lectura puede ser una actividad muy positiva para todos nosotros, puede ayudarnos en muchos aspectos de nuestra vida.

30. Es muy difícil para los prósperos ser humildes.

Cuando nos encontramos en un momento de gran éxito personal, cuesta ser humildes cuando todos nos adulan a nuestro alrededor.

31. Ninguno de nosotros quiere estar en aguas tranquilas durante toda su vida.

Para poder llegar a ser quien realmente queremos ser, debemos saber arriesgarnos en más de una ocasión.

32. ¡Después de todo, declaro que no hay placer como leer! ¡Cuanto antes uno se cansa de cualquier cosa que no sea un libro! Cuando tenga mi propia casa, seré miserable si no tengo una excelente biblioteca.

Sin duda la lectura es una actividad maravillosa, que Jane Austen como autora sabía valorar en gran medida.

33. Las maneras de un hombre pueden ser tan buenas como las de otro, a todos nos gusta lo mejor de nosotros mismos.

Todos tenemos nuestra propia forma de expresarnos y relacionarnos, no por ello es mejor ni peor que la de otra persona.

34. Si una mujer es parcial a un hombre, y no se esfuerza por ocultarlo, él debe descubrirlo.

Debemos saber cuando una mujer nos es plenamente sincera con sus intenciones, para ello debemos pararnos a escucharla.

35. Las cosas tontas dejan de ser tontas si las hacen personas sensatas de una manera imprudente.

Si somos personas tan inteligentes ¿por qué realizamos tantas estupideces?

36. El amor es fuego.

El amor es una fuerza que nos puede llevar a cometer grandes locuras.

37. Nada me divierte más que la facilidad con la que todos arreglan la abundancia de aquellos que tienen mucho menos que ellos.

Dar consejos cuando nuestra situación personal es mejor que la del aconsejado es algo muy fácil de hacer, superar realmente muchas situaciones es lo realmente complicado.

38. Cuanto más veo del mundo, más estoy insatisfecha con él.

El mundo posee muchos aspectos con los que nadie estamos contentos.

39. Todos los hombres están rodeados por un vecindario de espías voluntarios.

Vivamos donde vivamos, siempre nuestros vecinos cercanos sabrán de qué pie calzamos.

40. El egoísmo siempre debe ser perdonado, ya sabes, porque no hay esperanza de una cura.

El egoísmo es un mal del que siempre ha padecido la humanidad, por mucho que hagamos parecer no tener un final.

41. Hay terquedad en mí que nunca puede soportar estar asustado por la voluntad de los demás. Mi valor siempre se eleva en cada intento de intimidarme.

Debemos ser perseverantes y saber demostrar valor cuando la situación nos lo requiere.

42. No es lo que decimos o pensamos lo que nos define, sino lo que hacemos.

Los actos son los que nos definen como personas, dicen exactamente quiénes somos.

43. Luego se fue, para hacerse aún más interesante, en medio de una fuerte lluvia.

Cuando no tenemos nada interesante qué decir o aportar, más nos vale marcharnos sin más.

44. Historia real y solemne, no me pueden interesar… Las disputas de papas y reyes, con guerras y pestilencias en cada página; todos los hombres son tan buenos para nada, y no aparece casi ninguna mujer.

Las mujeres son las grandes olvidadas en los libros de historia, debemos hacer que esta injusticia social cambie.

45. Su corazón susurró que lo había hecho por ella.

Las más grandes locuras que realizamos las cometemos por nuestro ser amado.

46. Es muy injusto juzgar la conducta de cualquier cuerpo, sin un conocimiento íntimo de su situación.

Todos pasamos por situaciones personales diferentes y estas nos llevan a actuar de una manera determinada.

47. Confío en que los absolutos tienen gradaciones.

Incluso las cosas que damos muchas veces por sentadas, pueden depender de la perspectiva desde donde las miramos.

48. Los peores crímenes son los crímenes del corazón

Los crímenes pasionales pueden efectivamente ser los peores y más atroces.

49. Como regla general deduzco, que si una mujer duda si debería aceptar o no a un hombre, sin duda debería rechazarlo.

Cuando una mujer duda sobre un hombre lo mejor que puede hacer es rechazarlo, en cuestiones amorosas nunca se deben tener dudas.

50. No me consideres ahora como una elegante mujer que intenta contagiarte, sino como una criatura racional que dice la verdad desde su corazón.

En las relaciones personales debemos entender y escuchar a la otra persona, conociéndola a fondo sabremos si sus intenciones son realmente honestas.

51. A todos les gusta seguir su propio camino: elegir su propio tiempo y devoción.

Todos los seres humanos tenemos el poder de elegir nuestro propio camino en la vida, pero también depende de nosotros dónde llegamos con él.

52. Soy la criatura más feliz del mundo. Tal vez otras personas lo hayan dicho antes, pero nadie con tanta justicia. Estoy más feliz incluso que Jane; ella solo sonríe, yo me río.

Nuestra felicidad personal solo depende de nosotros mismos y del deseo que tengamos realmente de ser felices en este preciso momento.

53. ¿Por qué no aprovechar el placer de una vez? ¡Cuántas veces se destruye la felicidad con la preparación, la preparación insensata!

Debemos saber vivir el presente para poder apreciar realmente la felicidad.

54. Se dijo a sí misma que no tenía esperanzas. Pero fue demasiado tarde. La esperanza ya había entrado.

Muchas veces albergamos ciertas esperanzas que sabemos que muy probablemente no se cumplirán.

55. Uno no ama un lugar, menos por haber sufrido en él, a menos que haya sido todo sufrimiento, nada más que sufrimiento.

El lugar donde nos criamos y crecemos siempre será importante para nosotros, los gallegos llaman a este sentimiento en particular, “morriña”.

56. Él es un caballero, y yo soy la hija de un caballero. Hasta ahora somos iguales.

Los hombres y las mujeres merecen siempre en todas las situaciones posibles la misma consideración por nuestra parte.

57. Hay personas que, cuanto más haces por ellos, menos harán por sí mismos.

No debemos dejar que nuestros amigos o familiares, se acomoden a la ayuda que les brindamos, deben hacer sus tareas por sí mismos.

58. Cuanto más sé del mundo, más estoy convencida de que nunca veré a un hombre a quien realmente pueda amar.

Encontrar a una persona con intenciones realmente honestas es cada vez más difícil.

59. Una mujer, especialmente, si tiene la desgracia de saber algo, debe ocultarlo tan bien como pueda.

Saber guardar nuestras propias cartas, es algo que como persona todos debemos saber hacer.

60. Un hombre que no tiene nada que ver con su propio tiempo, no tiene conciencia en su intrusión sobre la de los demás.

Algunos de nosotros nos encontramos totalmente desconectados de la sociedad actual.

61. Es una verdad universalmente reconocida, que un solo hombre en posesión de una buena fortuna, debe estar en falta de una esposa.

Es curioso como muchos hombres ricos no han encontrado esposa incluso teniendo ya una edad avanzada.

62. Las locuras y las tonterías, los caprichos y las inconsistencias me desvían, lo reconozco, y me río de ellos cada vez que puedo.

Efectivamente las locuras y tonterías nos ayudan a distraernos en nuestro día a día.

63. Ciertamente no hay tantos hombres de gran fortuna en el mundo, ya que hay muchas mujeres bonitas que los merecen.

En esta cita Jane Austen nos habla sobre la búsqueda que viven muchas mujeres de un hombre con una posición económica acomodada.

64. Tenía una disposición alegre y juguetona que se deleitaba en cualquier cosa ridícula.

Ser alegres es una cualidad que no todos poseemos, pero seguro nos ayudaría a ser un poco más felices.

65. Un vasto negocio puede ser hecho por aquellos que se atreven a actuar.

Para poder prosperar en el mundo de los negocios debemos actuar con decisión y ser audaces.

66. Los hechos u opiniones que han de pasar por las manos de tantos, ser malinterpretados por la locura en unos y la ignorancia en otros, difícilmente pueden tener mucha verdad.

Cuando una noticia pasa por muchas personas, seguro llegará a nosotros totalmente adulterada.

67. Si pudiera conocer su corazón, todo sería fácil.

¿A quién no le gustaría saber en qué está pensando su ser amado?

68. Lo que está bien hacer, no se puede hacer demasiado pronto.

Precipitarse es algo que evidentemente no es positivo, saber aguardar el momento exacto nos permitirá alcanzar nuestro objetivo.

69. Cuando el dolor termina, el recuerdo de eso a menudo se convierte en un placer.

Con el pasar del tiempo aprendemos a superar los momentos más duros de nuestra vida.

70. Paso demasiado tiempo sin buscar un buen libro, siento que no he hecho nada útil con mi vida.

Para esta escritora la lectura era una parte fundamental de su vida.

71. Los hombres son fáciles de juzgar

La guerra de sexos y las convenciones sociales de la época que le tocó vivir a la autora son algunos de los temas que trata en sus obras.

72. No le importa que ella no tenga dinero, él tiene suficiente para los dos.

En las novelas de Austen encontramos relaciones amorosas que acaban triunfando pese a la adversidad.

73. Los nervios han sido mis constantes compañeros durante veinte años.

La sociedad georgiana, sobre la escribe Austen, fue un período de gran represión social de los propios sentimientos, anhelos y deseos.

74. No bailo, si puedo evitarlo.

El personaje del Sr. Darcy en “Orgullo y Prejuicio” es presentado como un individuo frío y aparentemente desapasionado de la vida.

75. Su propio placer o su propia tranquilidad fueron siempre los principios que guiaron su conducta.

Los personajes de las obras de Austen están perfectamente retratados y en sus tramas podemos advertir tanto sus virtudes como sus defectos.

76. Si tan sólo pudiera conocer su corazón, todo sería más fácil.

Aunque transcurran en una sociedad fría y reprimida, muchas de las declaraciones de amor en la obra de Austen son verdaderamente conmovedoras.

77. Debes ser el mejor juez de tu propia felicidad.

Y es que nuestra felicidad depende de nosotros mismos.

78. El dinero sólo puede dar felicidad allí donde no hay ninguna otra cosa que pueda darla.

Una reflexión formulada hace más de 200 años que sigue manteniendo la misma vigencia que cuando fue escrita.

79. Mejor vuelve con tu pareja y disfruta de su sonrisa, estás perdiendo tu tiempo conmigo

Algunas de las rupturas y rechazos amorosos que encontramos en las novelas de Austen son verdaderamente desasosegantes.

80. Tolerable me atrevería a decir, pero no lo suficientemente bonita para tentarme

Muchos de los personajes masculinos de Austen suelen representar individuos fríos, aprovechados y sin escrúpulos.

81. Pensaba que la poesía alimentaba el amor.

Muchas de sus frases contienen una belleza estética y poética verdaderamente notable.

82. ¿Qué tienen que ver la riqueza o la grandeza con la felicidad?

La mayoría de sus tramas presenta a personajes inconformistas con las convenciones sociales de su época que deben elegir entre la felicidad y hacer lo socialmente esperado.

83. No hay encanto igual a la ternura de corazón.

El amor es uno de los temas que más apasionaban a esta autora inglesa.

84. Nadie se queja de tener lo que no merece.

Las obras de Austen son un fiel retrato de la sociedad de su época, así como de los defectos y virtudes de las personas que la conformaban.

85. No es mi intención negar que tengo una gran opinión de él; que lo estimo profundamente, que me gusta.

La mayoría de las declaraciones de amor que encontramos en sus novelas, aunque anticuadas y retóricas, demuestran con gran intensidad los sentimientos de los personajes.

86. No es lo que decimos o pensamos lo que nos define, sino lo que hacemos.

Algunas de las frases de Jane Austen constituyen consejos que nos pueden ser verdaderamente útiles en nuestra vida diaria.

87. Sólo el amor más profundo me persuadiría a casarme, por lo que acabaré solterona.

La protagonista de ”Orgullo y prejuicio”, alberga una concepción del amor que puede ser para algunos un tanto idealizada.

88. Nadie se muere por un resfriado. Pero puede morir de vergüenza por tener tal madre.

Esta frase tan humorística relata un suceso con el muchos podemos sentirnos identificados.

89. Esta es una petición muy inadecuada.

Las novelas de Austen son auténticos documentos históricos en los que podemos descubrir las dinámicas sociales que dominaban en la Inglaterra georgiana.

90. Culpó a su propio corazón por esa recóndita tendencia a formarse ilusiones que hacía tanto más dolorosa la noticia.

Algunas de las escenas que encontramos en la obra de Austen siguen siendo plenamente vigentes en nuestros días.

Doctor en Sociología

César Juárez (Dosrius, 1988) es licenciado en Sociología por la Universitat de Barcelona, donde también se doctoró. Es graduado en Psicología por la Universitat Ramon Llull. Ha trabajado en distintos ámbitos de la investigación, especialmente en procesos de inmigración y de desarrollo económico en países de América Latina. Su pasión por la escritura y la cultura le han llevado a formar parte de nuestra red de divulgadores.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese

Consulta a nuestros especialistas