Esta planta herbácea puede ser consumida en infusiones, sopas, ensaladas, etc. Wikimedia Commons.

Entre todos los beneficios para la salud que nos aporta la naturaleza, es posible que las plantas y hierbas medicinales sean las más apreciadas por el ser humano. Podemos encontrar infinidad de remedios propios de la medicina tradicional que no serían posibles sin la existencia de las hierbas medicinales.

El diente de león es una de las plantas más reconocidas por su belleza pero de las que pocas personas conocen su múltiples propiedades y beneficios. En este artículo veremos qué es el diente de león y para qué sirve.

¿Qué es el diente de león?

Conocido científicamente como taraxacum, el diente de león es una especie de flor perteneciente a la familia asteraceae. Se cree que es un tipo de planta originaria de ciertas regiones de Europa y América del norte, y que apareció aproximadamente hace unos 30 millones de años en Eurasia.

El diente de león se distingue por ser una planta herbácea y perenne que crece y se desarrolla con mucha facilidad en climas templados. Además, es sumamente apreciada por los agricultores por su facilidad de reproducción y porque crece de manera rápida y efectiva.

Si bien el diente de león posee un gran número de propiedades estas no son popularmente conocidas, por lo que suele ser tradicionalmente utilizada como una planta ornamental debido a sus flores. Existen dos tipos diferentes de flores de diente de león, según la subespecie de esta y ambas son comestibles en su totalidad, pero todas se caracterizan por poseer flores de una color amarillo brillante.

Aunque sus beneficios y propiedades no son muy conocidos, en la medicina tradicional el diente de león ha sido muy utilizado en el tratamiento de afecciones estomacales, gases, dolor articular, eccemas y erupciones o ciertos tipos de infecciones, sobre todo infecciones virales.

Además, tal y como comentábamos, el diente de león es totalmente comestible y también es muy apreciado como ingrediente culinario.

Esta planta suele ser añadida en ensaladas, sopas, vinos e infusiones y en muchos lugares la raíz tostada del diente de león es utilizada como un sustituto del café.

¿Para qué sirve? Usos y propiedades

La medicina tradicional ha utilizado el diente de león en el tratamiento de diversas condiciones físicas, afecciones y enfermedades. No obstante, no todas ellas han podido ser respaldadas por la evidencia científica. Actualmente, los estudios en laboratorios intentar determinar cómo utilizar las diferentes propiedades del diente de león para tratar varias patologías físicas de una forma más natural.

Entre los principales usos y propiedades del diente de león encontramos las siguientes características.

1. Mejora de la salud de los huesos

El diente de león es una planta rica en calcio y el calcio es un mineral básico en el desarrollo y fortalecimiento de los huesos. Además, también es rico en vitamina C y luteolina, dos antioxidantes que protegen a los huesos del deterioro asociado a la edad, el cual es debido en gran parte a al efecto de los radicales libres.

2. Tratamiento para alteraciones hepáticas

El extracto de diente de león es tradicionalmente conocidos por sus beneficios para hígado. Los antioxidantes anteriormente mencionados favorecen el buen funcionamiento del hígado y lo protegen contra el envejecimiento. Además, existen otros compuestos en esta planta que puede resultar eficaces en el tratamiento de las hemorragias del hígado.

El suplemento alimenticio a base diente de león puede favorecer el mantenimiento de un flujo adecuado de bilis, al tiempo que estimula el funcionamiento del hígado y ayuda a la digestión. Una digestión adecuada reduce el riesgo de aparición del estreñimiento y de problemas gastrointestinales graves.

3. Ayuda a controlar la diabetes

Se ha comprobado que el zumo o concentrado de diente de león puede estimular la producción de insulina en personas diabéticas, manteniendo así unos niveles bajos de azúcar en sangre.

Además, gracias a las propiedades diuréticas del diente de león, este aumenta la necesidad de orinar en pacientes diabéticos, lo que ayuda a eliminar el exceso de azúcar del organismo.

4. Tratamiento para las afecciones de la piel

La savia que se extrae del diente de león resulta un tratamiento natural y eficaz para aquellas afecciones o enfermedades de la piel causadas por infecciones bacterianas y fúngicas. El motivo es que la savia de esta planta posee propiedades alcalinas, germicidas, insecticidas y fúngicas.

Aunque se debe tener especial precaución en el contacto con los ojos, la savia extraída del diente de león puede ser aplicada en eccemas, picores y comezones sin riesgos de efectos secundarios.

5. Prevención y tratamiento del acné

Además de las propiedades diuréticas, el diente de león es un potente desintoxicante, estimulante y antioxidante, lo que lo convierten en un eficaz tratamiento para el acné. Sobre todo el causado por alteraciones hormonales.

El extracto de diente de león puede favorecer la regulación y el equilibrio hormonal, aumenta la sudoración y favorece la apertura de los poros. todo esto ayuda a facilitar la expulsión de las toxinas a través del sudor y la orina. Además, aplicar externamente la savia de esta flor puede inhibir las infecciones microbianas y reducir los signos del acné.

6. Disminuye la retención de líquidos

El diente de león, gracias a su naturaleza diurética, favorece la micción y ayuda a eliminar el exceso de agua de nuestro organismo. Además, nuestra orina contiene un porcentaje de un 4% de materia grasa, por lo que cuanto más orinemos, más agua y grasa se perderá, así que también favorece la pérdida de peso.

7. Tratamiento del estreñimiento

El alto contenido en fibra del diente de león lo convierten en una ayuda muy beneficiosa para la una digestión y salud intestinal adecuada. La fibra estimula en funcionamiento intestinal y reduce las posibilidades de estreñimiento y diarrea.

8. Previene la anemia

El diente de león tiene niveles relativamente altos de hierro, vitaminas y un alto contenido de proteínas. Mientras que el hierro es una parte esencial de la hemoglobina de la sangre, la vitamina B y las proteínas son la base de la formación de glóbulos rojos y otros componentes de la sangre. Por lo tanto, el diente de león puede ayudar a las personas anémicas a mantener esta condición regulada y bajo control.

9. Regula la presión arterial

Finalmente y siguiendo con las propiedades diuréticas del diente de león, el aumento de la micción es una forma efectiva de reducir la presión arterial. El jugo de diente de león aumenta la micción tanto en cantidad como en frecuencia. Por lo tanto, ayuda a reducir la presión arterial alta.

Además, la fibra en el diente de león también es útil para reducir el colesterol y, por lo tanto, ayuda a reducir la presión arterial, ya que el colesterol es uno de los factores que aumentan la presión arterial.

Referencias bibliográficas:

  • Schütz, K., Reinhold, C. & Schieber, A. (2006). Taraxacum—a review on its phytochemical and pharmacological profile. Journal of Ethnopharmacology, 107(3): 313–323.
  • Menghini, L., Genovese, S., Epifano, F., Tirillini, B., Ferrante, C. & Leporini, L. (2010). Antiproliferative, protective and antioxidant effects of artichoke, dandelion, turmeric and rosemary extracts and their formulation. International Journal of Immunopathology and Pharmacology, 23(2): 601-610.