El 52 % de las personas que se establecen resoluciones de año piensan que van a conseguir sus objetivos, pero la realidad es que 88% de las personas se establecen objetivos. ¿Por qué nos ponemos objetivos si ya sabemos de antemano que no los vamos a cumplir?

Sin embargo, no hay mejor momento como el comienzo de un nuevo año para tomar el control de tu vida; para organizar esa oficina en casa de una vez por todas, para empezar esas aficiones con las que siempre has soñado, para dejar de postergar y trabajar para progresar en tu carrera o hacer crecer tu negocio.

¿Cómo afrontar las resoluciones de Año Nuevo?

Antes de sumergirnos en 2021 con nuestros objetivos y planes, me gustaría que reflexionáramos sobre lo que hemos logrado hasta ahora; porque afrontémoslo, **¡2020 ha sido un año difícil pero inspirador! **

No sólo nos perdimos los eventos en masas, esas vacaciones bien necesarias, o incluso esas bebidas post-trabajo, sino que también ha impactado en el funcionamiento diario de las empresas y, a su vez, y lo más importante, la gente realmente ha sufrido financiera, mental y emocionalmente. Algunos de nosotros incluso hemos tenido que cambiar la forma en que hacemos negocios para adaptarnos a esta "nueva forma de vida".

Para ayudarte a que el 2021 sea tu mejor año, te comparto estas 5 sugerencias.

1. Entender por qué no te han funcionado las resoluciones pasadas

La mayoría de la gente se establece sus propósitos de año desde un estado de temor, lo cual ya es un comienzo erróneo. Esa voz interna nos dice que no somos lo suficientemnte capaces, y es la que nos "fuerza" a proponernos nuevas metas. Nuevas metas que pensamos que debemos hacer para ser mejores. Para tener la aceptación de los demás, para encajar en la sociedad.

Esta es la mayor razón por la que las resoluciones de año no funcionan. Esta forma de establecerlos, desde el miedo y no desde la motivación, hace que nosotros mismos nos saboteemos incluso antes de haberlo intentado.

La mejor manera de establecer objetivos es teniendo claridad de cómo nos queremos sentir. Qué queremos ser. Cómo queremos estar. Una vez que visualizas y experimentas esos sentimientos, es mucho más fácil establecer las metas que quieres alcanzar para sentirte así.

Cuando te aferras a una meta específica puedes atascarte. Sin embargo, cuando empiezas pensando en cómo te quieres sentir, vas a ver las diferentes alternativas que tienes para llegar a ese objetivo deseado. Se trata de visualizar lo que quieres alcanzar en vez de huir de algo que no quieres.

Te animo a que este año, escribas tu lista y te hagas las siguientes preguntas:

  • ¿Para qué quiero este objetivo?
  • ¿Qué me va a hacer sentir?
  • ¿Qué me va a ayudar a sentir?
  • ¿Y si no me importase lo que la gente pensase, seguiría siendo mi objetivo?

Cuando tienes claro cómo quieres sentirte, y tienes objetivos que tú quieres alcanzar y no que otros te han impuesto directamente o indirectamente, tu mente se pone en marcha.

2. Llevar un diario

A menudo pasamos por alto nuestros logros sin tomarnos un momento para reconocerlos o celebrarlos. Por lo tanto, antes de establecer metas para el próximo año, te animo a mirar hacia atrás y celebrar al menos cinco cosas que has hecho de las que estás muy orgulloso/a. Grande o pequeño, un logro debe ser reconocido.

Encuentra un pedazo de papel, el cuaderno que tienes para tu desarrollo personal o "notas" en tu teléfono, y anota esas cinco cosas, porque volverás a mirar esto después de la locura de la temporada festiva, y te darás cuenta de lo lejos que has llegado. ¡Me gusta llamarlo la Lista Épica, ya que celebra lo épico que eres!

Antes de embarcarnos en nuevas metas, es importante mirar atrás para celebrar lo que hemos conseguido y también reconocer lo que no ha funcionado tan bien para así mejorarlo.

Antes de empezar con tus resoluciones de año, hazte estas preguntas:

  • ¿Qué estas orgulloso/a de haber logrado en el último año?
  • ¿Qué no ha ido tan bien y te gustaría mejorar en el próximo año?

Un ejercicio que me gusta hacer con los clientes es conseguir que escriban una carta a sí mismos como si fuera la víspera de Año Nuevo de 2021 y escribir sobre lo bien que ha ido su año. Te animo a que lo hagas. Si elaborases tu versión, ¿qué escribirías?

3. Hacer seguimiento a tus objetivos

Manos arriba: ¿a quién no le ha ocurrido? Comenzamos el Año Nuevo con un enfoque e intención tan claros, sólo para que nuestros planes se hayan desviado para finales de mes, ¿y cuán desmotivador es eso?

La clave para mantenerte enfocado/a en tus objetivos es que te que motiven, escribirlos, revisarlos regularmente, y tomar acción. Porque los objetivos o metas son sueños con una fecha.

Con el fin de que tus objetivos se cumplan, debes tener una visión a largo plazo de tu destino final, pero luego tienes que establecer metas a corto plazo. Objetivos anuales, trimestrales, mensuales, semanales y diarios. Si, diarios. Esos pequeños pasos, que llamamos hábitos, que te acercan cada día un paso más cerca de tu objetivo final.

Es por lo que la mayoría de las resoluciones de año no funcionan. Porque nos marcamos objetivos muy grandes y no los dividimos en objetivos pequeños alcanzables. Al subdividirlos en objetivos pequeños, y llevarlos a cabo, te vas a motivar por conseguirlos. Y esa motivación, te va a llevar a alcanzar los siguientes. Y así hasta que llegas a tu destino final. Sencillo, pero raramente lo hacemos.

Al final de cada día, de cada semana, de cada mes y de cada trimestre repasa el periodo para celebrar tus logros y para "retocar" aquellas cosas que no hayan ido tan bien, y cambiarlas para el siguiente periodo.

El escribir los objetivos aumenta hasta un 70 % las probabilidades de que los consigas. ¿Por qué no agarrar un planificador de objetivos elegante en el que puedas anotar tus notas y volver a consultarlas? Cuando alcanzas esos objetivos y los marcas, ¡la sensación es eufórica!

4. ¡Consigue socios de responsabilidad!

Dicen que somos iguales que las cinco personas con las que nos rodeamos. Y eso por eso tan importante juntarte con un socio de responsabilidad.

Un socio de responsabilidad puede mantenerte en el camino correcto y ayudarte a cumplir con esos compromisos, porque hacerlo solo hace que sea más fácil tirar la toalla y dejar que esos increíbles objetivos caigan por el camino.

5. Celebra

Establece una recompensa por alcanzar tus metas. Tienes que tener un incentivo para mantenerte concentrado en tus metas y saberte dar una palmadita en la espalda. Te ayuda a mantenerte concentrado y motivado.

Uno de los elementos más importantes para lograr tus metas es mantener una mentalidad positiva y creer que alcanzar tus metas es posible todos los días. Mantén esa creencia, porque así es como funciona tu mente: lo que crees es lo que logras.

¿Sabías que tu mente no sabe la diferencia entre la realidad y lo que le dices? Simplemente asumirá que sólo estás diciendo la verdad con lo que dices, así que escribe tus metas todos los días como si ya hubieran sucedido. Cuando tu mente crea que ya has alcanzado ese objetivo, ¡te dará el poco de aliento que necesitas para conseguirlo! ¿A que es increíble?

Haz que el 2021 sea tu mejor año

Comienza tu 2021 con buen pie y realmente establece tus objetivos para el próximo año, con un socio de responsabilidad a tu lado para animarte. Planifica lo que quieres lograr y recuerda, si no planificas, estás planificando el fracaso. Por lo tanto, establece tus metas para el mes y el año y crea pasos tangibles en torno a cómo llegar allí. Cada día.

Puedes encontrar más claves de organización y auto-motivación en mi libro Enfócate en lo Importante-Toma Acción.