Analizando los grupos con la técnica ideada por Moreno.

En distintas carreras universitarias se estudia, de un modo u otro, la asignatura de sociometría. Pero, ¿qué es exactamente este método de investigación, cuáles son sus características y qué objetivos persigue?

La sociometría es un método de investigación de carácter cuantitativo (numérico) que se usa en sociología, psicología social y ámbitos afines. Persigue medir las relaciones sociales en el seno de un grupo concreto, para evaluar datos tanto individuales como generales.

¿Qué es la sociometría y para qué sirve?

La sociometría contribuye a la aplicación de métodos de medición cuantitativos en el sí de ciertos grupos y estructuras sociales, y nos ayuda a comprender las capacidades, interacciones y bienestar mental tanto a nivel grupal como de cada uno de sus integrantes.

Este método fue ingeniado por el psicólogo y terapeuta Jacob Levy Moreno. Desde sus inicios, la sociometría ha sido un instrumento muy valioso a la hora de evaluar y medir la interacción entre componentes de distintos grupos, por ejemplo en el ámbito académico, educativo, laboral o deportivo.

El método sociométrico emplea varios recursos metodológicos pertenecientes al abordaje cuantitativo, por ejemplo el cuestionario y la encuesta, que pertenecen al espectro de metodologías del test sociométrico.

Historia de la sociometría

La sociometría nace a inicios del siglo XX en Estados Unidos, donde residía Jacob Levy Moreno. Esta nueva conceptualización dio pie a los métodos que harían de la sociometría una técnica con la capacidad para estudiar, diagnosticar y predecir dinámicas de interacción grupal y social, tanto en grupos de pocos miembros como en contextos sociales de mucha más complejidad y tamaño.

La influencia de Jacob Levy Moreno

El psiquiatra vienés y alumno de Sigmund Freud tuvo su primer contacto con el estudio sociométrico cuando colaboró en la organización de una colonia de refugiados en su país. Así, conociendo de primera mano las distintas problemáticas que surgían en los grupos de personas, Moreno trató de organizar estos grupos y sus integrantes a través de una planificación sociométrica.

A partir del año 1925, Jacob Levy Moreno se trasladó a Nueva York y en ese contexto desarrolló una sólida base teórica para su método sociométrico. Probó su método a gran escala en la prisión de Sing-Sing, en la ciudad donde residía. Esta prueba le dotaría de una visión mucho más detallada acerca de las múltiples variables que influyen en las relaciones personales entre distintos grupos dentro de un contexto físico concreto.

Con los datos recogidos y valiéndose de su mayor experiencia, depuró el método y desarrolló una versión más pulida de los sociogramas, una forma visual a modo de diagramas que permiten estudiar las buenas o malas relaciones entre individuos en el contexto de un grupo más amplio.

A partir de ese momento Moreno daría a conocer sus sociogramas entre la comunidad académica y científica americana. Su metodología fue valorada de forma muy positiva, y pasó a formar parte de las herramientas más empleadas y eficaces a la hora de iniciar análisis cuantitativos y psicosociales.

Cinco años después de su primer bosquejo, ya en los años treinta, Jacob Levy Moreno publicaría una obra sobre las relaciones interpersonales que acabaría de cimentar las bases de la sociometría. Es a partir de ese momento que la metodología creada por Moreno experimenta un boom y es aplicada en multitud de contextos y proyectos. De hecho, tuvo hasta su propia revista académica especializada a partir del año 1936. Además, se fundaría el Instituto de Sociometría en Nueva York, posteriormente renombrado a Instituto Moreno, en honor de Jacob Levy.

Objetivos de la sociometría

La sociometría persigue distintos objetivos y tiene distintos usos. Según el propio Jacob Levy Moreno, los principales objetivos de la sociometría son los siguientes:

  • Evaluar el nivel de simpatía que una persona despierta en un grupo de personas.
  • Profundizar en los motivos por los que esto es así.
  • Analizar el grado de cohesión entre los distintos componentes de un mismo grupo.

1. Detectar personas rechazadas

Uno de los objetivos de la sociometría es detectar y clasificar aquellos individuos que padecen un mayor rechazo por parte de los demás componentes del grupo. Asimismo, también se ocupa de los casos contrarios: identificar y clasificar aquellos individuos más valorados por el resto.

De este modo, se persigue trabajar con los primeros para fomentar sus habilidades sociales y reforzar su comunicación y relaciones con el resto, mientras que con los más valorados se puede potenciar su capacidad de liderazgo.

2. Detectar personas aisladas

Otro de los objetivos de la sociometría es detectar a las personas que se consideran apartadas o aisladas del grupo. ¿Cómo se mide esto? Son individuos que no generan influencia, positiva o negativa, en las dinámicas y relaciones dentro del grupo.

3. Analizar las dinámicas del grupo

Otra de las oportunidades que nos ofrece en poder prever, previo estudio de las dinámicas del grupo, cómo éste reaccionará y se adaptará a ciertos cambios, como por ejemplo la inclusión de nuevos individuos o la salida de otros.

Estos tres objetivos pueden ser hallados por la sociometría en contextos educativos y profesionales, que son los dos grupos más habitualmente analizados mediante esta técnica.

¿Cómo funciona el método sociométrico?

El método sociométrico desarrollado por Jacob Levy Moreno es usado habitualmente en contextos educativos. Se usa para tener más datos y elementos de análisis sobre el nivel de interacción, simpatía/antipatía y cohesión entre compañeros. También sirve para detectar ciertos patrones positivos, o bien desavenencias, que puedan existir entre varios de estos miembros, y cómo estas dinámicas influyen en el grupo.

Las funciones básicas de la sociometría son básicamente dos: en primer término, la identificación de las relaciones personales dentro de un grupo. Cabe tener en cuenta que la sociometría raramente aborda el estudio de grupos numerosos, para garantizar que se puedan identificar bien las variables en juego. Detectados los patrones de conducta dentro del grupo, se aplica el método, a través del test sociométrico.

El test sociométrico es un cuestionario que debe rellenar cada miembro del grupo que ha sido objeto de análisis. Se debe administrar sin comprometer o presionar a los participantes. El test propone distintos escenarios y otorga al participante la libertad de escoger con qué otros miembros preferiría formar un subgrupo, y sus razones. De este modo, y a través de las respuestas de cada miembro, se puede conocer de primera mano las dinámicas intragrupales y los motivos por los que cada participante tiene un mayor o menor aprecio hacia los demás individuos.

Finalmente, el método sirve para hacer pronósticos. Es decir, puede ayudar a previsualizar las dinámicas más adecuadas y eficaces para resolver tensiones entre participantes y estimular las buenas dinámicas que ya han sido detectadas en el pasado.

Referencias bibliográficas:

  • Forselledo, A. G. (2010). Introducción a la sociometría y sus aplicaciones. Montevideo: Universitario de Estudios Superiores.
  • Jennings, H.H. (1987) Sociometría en Relaciones de Grupo. 2.ª ed. Westport: Greenwood.
  • Moreno, J. L. (1951). Sociometry, Experimental Method and the Science of Society: An Approach to a New Political Orientation. Beacon House.
  • Page, J. 1988/9. Educación y Aculturación en Malaita: Una etnografía de afinidades intra-étnicas e inter-étnicos. Journal de Estudios Interculturales. 15/16:74-81. Online: http://eprints.qut.edu.au/3566/