Los trastornos del estado de ánimo son conocidos por tener la capacidad de adoptar formas muy variadas. De entre estas, la depresión es una de las más frecuentes, y a veces las dificultades a la hora de distinguirla de la tristeza normal pueden hacer que mucha gente que necesita ayuda profesional no vaya a terapia.

En esta ocasión hablamos sobre el tema de la depresión con la psicóloga Begoña Fernández Seco, profesional de la psicoterapia residente en Madrid y con más de 15 años de experiencia en este campo.

Entrevista a Begoña Fernández: la complejidad de la depresión

Begoña Fernández Seco es Psicóloga General Sanitaria y Directora del Centro de Psicología Begoña Fernández, ubicado en Madrid. En estas líneas nos habla acerca de su experiencia como profesional que ha pasado muchos años ayudando a personas con depresión.

¿Es muy frecuente que la depresión surja sin que tenga su causa en un evento claro, como una separación, un despido o la muerte de un familiar?

Sí, es bastante común. De hecho, es frecuente que los síntomas de la depresión aparezcan tiempo después de un suceso precipitante, y por lo tanto, que el paciente no vea la relación que existe entre sus síntomas actuales y lo que está suceciendo en su vida en ese momento, sobre todo si las circunstancias presentes son favorables.

En estos casos, habrá que indagar si en un pasado reciente, ha pasado por alguna situación difícil o tal vez viene acumulando varios episodios estresantes que le han mantenido en una actitud de lucha.

Muchas veces se da por sentado que las personas con depresión están muy tristes. ¿Existen casos en los que la persona con depresión no se siente triste, sino que experimenta otros síntomas?

La tristeza es uno de los síntomas más frecuentes de la depresión, pero no el único, y tampoco es siempre el principal. A veces, se pone por delante de la tristeza, la irritabilidad, la desgana o falta de energía y motivación para hacer las cosas cotidianas del día a día, la culpa, la sensación de fracaso, el bloqueo, la dificultad para tomar decisiones simples. A veces, la persona pasa de una emoción a otra en un período de tiempo relativamente corto, y ésto le puede llevar a sentirse aún más confundido.

¿Qué se suele hacer en psicoterapia para ayudar a una persona con depresión mayor?

La depresión mayor es un trastorno en donde la persona tiene una visión negativa acerca de sí mismo, del mundo que le rodea y también una visión pesimista del futuro. Esta visión negativa le lleva a tener pensamientos negativos automáticos a cerca de sí mismo y de sus circunstancias y a distorsionar la realidad y la manera de interpretar lo que le ocurre.

La psicoterapia enseña a la persona herramientas para darse cuenta y cambiar la forma disfuncional, exagerada y negativa que tiene de interpretar lo que le sucede, buscando alternativas a su manera de pensar acerca de lo que le ocurre. También trabaja con la parte conductual, para actuar de una manera tal, que le acerque a conseguir sus objetivos.

En la parte emocional, la psicoterapia ayuda a no luchar contra las emociones negativas, y a aprender a ver la relación entre lo que sentimos y lo que pensamos.

¿El proceso de mejoría es lento? ¿Cómo se va desarrollando?

La depresión no es un trastorno del nos podemos librar de un día para el otro. El grado de desesperanza que tenga el individuo va a ser clave para la duración. Es por ello que es importante trabajar con el sentimiento de desesperanza, ya que si pensamos que las circunstancias mejorarán en el futuro, esta visión nos ayudará a salir antes de la depresión.

Otra circunstancia que beneficia, es contar con una buena red social y familiar, sobre todo para no caer en el ensimismamiento y la autoatención a los síntomas que suele ser tan común en este trastorno mental. También las actividades gratificantes, aunque se hagan con pocas ganas, ayudan a la persona a no caer en pensamientos negativos recurrentes y en bucle.

En tu experiencia como psicóloga, ¿crees que los amigos y familiares de los pacientes con depresión tienden a responsabilizar a estas personas por su propio sufrimiento?

Cada vez es menos frecuente escuchar de familiares o amigos frases como: “ Ésto que te pasa no es para tanto”, “ Tienes que poner de tu parte”, “ Tienes mucho cuento” o “ Es que eres muy débil”. Pero hasta hace poco, cuando había menos información, era una enfermedad que la gente no comprendía mucho en general.

¿Qué ideas acerca de este trastorno psicológico crees que es necesario difundir más, para que las personas con depresión se sientan más comprendidas y lo tengan más fácil para mejorar?

Para empezar, las frases escritas en el apartado anterior, ya que en la mayoría de casos, son los propios pacientes los que se dicen todas esas afirmaciones, y no tanto los de su alrededor.

La mejoría no depende de la voluntad, de “intentar” estar mejor o de “poner de nuestra parte”, sino de aprender a pensar y actuar de tal manera que nos sea útil y adaptativo. Que sea realista. Y que el paciente, que normalmente no ve salida, logre contemplar formas variadas y diferentes de pensar y actuar para salir del bucle en el que se meten.