La intervención psicológica puede adoptar muchas formas y, si bien la psicoterapia es probablemente la más popular, es bueno conocer otras.

En este sentido, el coaching es uno de los conceptos más usados para designar a varias de las formas de aplicación de la psicología en contextos no clínicos. Tiene importancia sobre todo en los procesos vinculados a la consecución de metas personales o empresariales, de manera que sirve para ayudar tanto a personas individuales como a equipos de trabajo.

Ahora bien... ¿cuáles son las características del coaching que lo diferencian del trabajo habitual de los psicólogos clínicos y sanitarios? Para saberlo, hablamos con Fernando Huerta Moreno, psicólogo experto en Psicología Clínica y en coaching.

Entrevista a Fernando Huerta: el vínculo entre el coaching y la psicoterapia

Fernando Huerta Moreno es psicólogo, formador y coach, así como Director del Centro de Psicoterapia, Coaching y Formación Humane, ubicado en Madrid. En esta entrevista nos habla acerca de la relación entre la psicología aplicada en terapia y el coaching partiendo de sus más de 20 años de experiencia.

¿Cómo resumirías la relación que hay entre la psicoterapia y el coaching?

La psicoterapia trabaja sobre el malestar, no sólo sobre los síntomas sino sobre los problemas que originan estos, que es lo más importante si queremos soluciones que se mantengan en el tiempo. Para eso hay que hacer un buen diagnóstico ya que es la base de todo el tratamiento, luego se aplican técnicas ajustadas a ese asunto en concreto, siempre guiadas por aquellas que son las más apropiadas al estilo de personalidad de ese cliente y a su vida en particular.

Evidentemente dentro de un tratamiento también hemos de trabajar metas que no son el trastorno, ya que actuamos con personas, las cuales tienen muchas parcelas vitales que hay que ajustar apropiadamente y mejorar para conseguir un buen equilibrio y satisfacción.

El coaching es más la obtención de objetivos en diferentes ámbitos, con estrategias distintas a las que utilizamos en psicoterapia, pero en muchas ocasiones hay que trabajar la parte psicológica también porque aparecen ansiedades, miedos, emociones, peculiaridades, inseguridades, estilos de personalidad que nos impiden poder hacer bien en tiempo y con eficacia los pasos para la consecución de esos objetivos, con lo que si no controlamos todos esos puntos, nos van a dinamitar y limitar lograr esas metas de forma adecuada, se va a demorar más su obtención, tendremos un número de fracasos mayor y los éxitos serán menos y de una magnitud más pequeña como consecuencia de las interferencias producidas.

Habría además que evitar cometer errores en el proceso, es decir, no ver que algunas metas de coaching que nos piden los clientes, supone reforzarles una patología, que la posible obtención de esos objetivos daña más a la persona de lo que le ayuda, hay pues que valorar si son metas buenas o malas a nivel psicológico, actuar con prudencia y cuidado, porque si no puedes estar ayudándola a conseguir algo que es perjudicial para su bienestar.

Si obtenemos que alguien con dependencia recupere una mala pareja bastante tóxica, o que alguien con ortorexia controle más su alimentación de forma obsesiva, flaco favor les estamos haciendo, ya que les estamos fomentando algo que habría que reducir o eliminar en función del caso.

¿Es frecuente que ambas herramientas se utilicen de manera conjunta?

Sí, normalmente se utilizan las herramientas de psicoterapia y las de coaching de forma conjunta, porque trabajamos con personas y la globalidad de las mismas, lo que incluye una parte psíquica y una parte vital que son difíciles de separar. Trabajar con la vida y la mente de la gente es algo muy complejo, que implica mucha responsabilidad; hay por tanto que tener una visión multidisciplinar y bastante cautela para conseguir siempre lo mejor para el cliente, sin que haya consecuencias secundarias negativas en el corto, en el medio y en el largo plazo.

Se suele trabajar con bases de datos diferentes de manera a veces prácticamente sincrónica o con una alternancia sistematizada, salvo en casos donde la premura de quitar el malestar primario, requiere centrarse casi totalmente durante un breve tiempo, sólo en eliminar éste por encima de cualquier otra consideración de metas secundarias por muy buenas que parezcan, o por muy complementarias y deseadas que sean para el cliente.

Según tu experiencia profesional, ¿es más complejo detectar las causas del malestar de una persona, o las motivaciones y metas que sirven para impulsar su propio bienestar?

Depende de la complejidad de una patología, de las metas y también de los conocimientos que tenga esa persona sobre sí mismo, sobre psicoterapia y coaching, y por supuesto de los que tenga el profesional, pero en general suele ser más complejo, no el detectar las causas del malestar o las motivaciones, sino enseñar a las personas a obtener un buen nivel de felicidad de forma estable, por eso es tan importante el mantenimiento en ambos casos.

Debemos conseguir una doble función; por un lado mantener a raya los virus de software de cualquier problema psicológico, y por otro darle unos buenos contenidos teóricos y prácticos, para que sepa tener una vida más feliz de media a lo largo del tiempo

¿Cuáles son los principales motivos por los que quienes buscan servicios de coaching acuden a tu consulta?

Los motivos principales son conseguir cosas tanto a nivel externo como interno, es decir, obtener metas laborales, personales, en relaciones sociales, lúdicas, pareja, también saber y conseguir cosas como conocerse más, autoestima, asertividad, tolerancia a la frustración, resiliencia, equilibrio.

Pero cada vez más nos piden más cosas globales, quieren saber y manejar un compendio de asuntos de su exterior y de su interior, por eso trabajamos normalmente desde una dimensión amplia, en la que se ejercitan los dos aspectos, ya que van unidos casi siempre, unas cosas influyen sobre las otras.

Por ejemplo, una persona con mayor autoestima y seguridad conseguirá mejor sus objetivos, pero también, si la enseñamos unos buenos conocimientos para trabajar y obtener las metas deseadas, cuando llega a ellas mejora su seguridad y autoestima personal.

¿Y los motivos más comunes por los que piden ser atendidos en psicoterapia?

Hay muchos temas diferentes por los que se viene, pero los principales son, en primer lugar todos los temas relacionados con la ansiedad, el estés y los problemas del estado de ánimo.

En segundo lugar los relacionados con parámetros vitales; los problemas de alimentación que se están incrementando en sus distintas variedades, el sueño, ya que cada vez dormimos menos y con peor calidad, y todo lo referente al malestar en las relaciones personales, tanto de pareja, como de familia, amistosas y laborales, y los problemas sexuales que parece ser que la gente ha decidido abordarlos y no resignarse con ellos.

¿De qué manera puede usarse el coaching para mejorar el funcionamiento de las empresas y de las organizaciones en general?

Las empresas son personas que interactúan entre sí con una base de conocimientos específicos en función del papel que desempeñan en la empresa, hay que saber manejarse ya sea como jefe, como compañero o como empleado sin que eso nos genere malestar por distintos motivos, sin que eso nos afecte de forma individual ni grupal, por nuestro bien y también por el bien de la empresa u organización.

Si una persona no se siente bien, o un grupo tiene tiranteces, o una organización tiene problemas de interacción horizontales o verticales, las cosas se ponen mal para todo el mundo normalmente y surgen problemas emocionales, de ansiedad, psicosomáticos o de cualquier otro tipo, y además baja la rentabilidad individual y global con lo que eso puede suponer para las personas y las organizaciones.

En las empresas tenemos básicamente dos roles, uno laboral en el desempeño de nuestro trabajo, y el otro relacional, ya que interactuamos con los otros tanto para trabajar y producir pero también para relacionarnos personalmente de forma no productiva.

Es importante cuidar ambas cosas para controlar los niveles de satisfacción y rentabilidad individuales y generales, porque son importantes para todos en los dos ámbitos.

¿Y cómo se aplica el coaching a las metas que tienen que ver con la vida personal, más allá del trabajo? ¿Difieren mucho de las utilizadas en contextos organizacionales?

Primero se evalúa qué metas son buenas o malas para el cliente como hemos comentado anteriormente, después se ve cuáles son viables y cuáles no, luego las que son prioritarias y las secundarias, y posteriormente las que son más rentables en el medio y largo plazo que es lo importante.

Si vamos a corto normalmente acabamos pagando más en todos los conceptos, nos están vendiendo la obtención inmediata y fácil de lo bueno sin costes, incluidas las cosas de gran magnitud, pero es una falsedad. Tenemos que ser conscientes que los esfuerzos y los refuerzos en la vida van siempre proporcionados para no decepcionarnos y frustrarnos.

No difieren excesivamente porque tienen una base común en muchas ocasiones, pero está claro que se trabajan en ambos casos con contenidos diferentes y también con objetivos que son distintos en un caso y en el otro. Cierto es que cuando las personas se sienten bien a nivel personal y laboral, obtienen sus metas personales y profesionales mejor, perseveran más y se abaten mucho menos, conllevando beneficios a todos los niveles.