Lina Fernanda Tamayo: «El silencio también es una forma de comunicarnos»

La psicóloga Lina Fernanda Tamayo nos habla sobre las dinámicas de pareja saludables.

Entrevista a Lina Tamayo

Las relaciones de pareja son siempre complicadas, y es por ello que cuando nos involucramos en una de ellas, es fácil que poco a poco vayamos dando a paso a patrones de comunicación, interacción y convivencia que nos dañan y que, a la vez, no seamos del todo conscientes de ello, o de por qué sufrimos.

Por suerte, desde hace décadas, la Psicología ha ido desarrollando investigaciones y estrategias de intervención en terapia de pareja que ayuden en este tipo de problemas. De ello hablaremos con la entrevistada de hoy, la psicóloga y coach Lina Fernanda Tamayo, quien trata con este tipo de situaciones en su día a día como profesional.

Entrevista a Lina Fernanda Tamayo: el vínculo emocionalmente sano en la relación de pareja

Lina Fernanda Tamayo Gómez es psicóloga y coach con consulta en la ciudad de Envigado, donde atiende a pacientes individuales, familias y parejas. En esta entrevista nos habla sobre las dinámicas de relación saludables en el ámbito de las relaciones de pareja.

¿Cuáles son los mitos e ideas preconcebidas sobre las relaciones de pareja que te parecen más dañinos para la sociedad?

Primero que nada, el simple concepto de “pareja”. No vinimos específicamente a ser pareja de nadie distinto a uno mismo.

La dualidad es un concepto muy complejo, y justamente la cultura nos ha vendido la idea de que el llamado es a ser pareja, y desde esa lógica elegimos, sin conciencia y de un modo muy alejado de la responsabilidad, un socio o socia de vida.

Ser pareja implica estar a la par, y eso necesariamente te lleva a ocupar un nivel de conciencia en sintonía mutua y coordinada. Hoy desde una idea reduccionista y cortoplacista proveniente del entorno, elegimos parejas de fácil reciclaje, debido a que poco o nada nos ocupamos de nosotros mismos. Eligiendo a través de la banalidad del ego, terminamos en relaciones Transaccionales; y así pensar en un vínculo sano es poco realista.

Nos emparejamos desde nuestros miedos, esperando que el otro o la otra venga a resolvernos eso de lo que nosotros no nos ocupamos. Nos vinculamos desde la ilusión y creemos que estar enamorados significa "amor", cuando no es más que una trampa del Ego que te hace sentir especial, con una alta inyección de dopamina que no es más que una reacción química cerebral que además tiene su fecha de vencimiento.

Nos relacionamos de manera superficial, elegimos al otro desde nuestro vacío, estamos temerosos de construir una verdadera relación con nosotros mismos y necesitamos distraernos haciendo despojos de un vínculo de pareja. Ser pareja y construir relaciones sanas requiere mucha valentía, consideración y, sobre todo, compasión.

¿Qué habilidades comunicativas te parecen más importantes a la hora de mantener una buena relación de pareja?

Todas. La comunicación en su estado más cercano, abierto, asertivo, incluyente, sensitivo, conciliador, oportuno, respetuoso, con capacidad de marcar límites desde el amor, compasivo, y lejos de ser una narrativa castigadora y enjuiciadora.

La comunicación es en efecto la base que integra la conexión de dos personas que de manera responsable se han elegido. Facilita la gestión de las emociones en términos relacionales y posibilita el sano crecimiento y consagración del vínculo, o bien montará la lápida del "felices por siempre" en el menor tiempo posible.

Lina Fernanda Tamayo: «El silencio también es una forma de comunicarnos»

Si no nos comunicamos no podremos conciliar y generar los acuerdos que nos llaman a evolucionar. El silencio también es una forma de comunicarnos, y en efecto también comunica una necesidad del cuerpo de escuchar. Estar en esta sintonía no está mal, entiéndase silencio desde el llamado del alma para recogerse en un viaje al interior, que al final te entregará elementos para una sana conversación.

El silencio tóxico ocurre cuando se elige cargar y tragar y seguir cargando toda esa incomodidad y la almacenamos en nuestros cuerpos, situación que se convierte en una verdadera bomba de relojería. El arte de comunicar se desarrolla; la comunicación da un gran poder como individuos, parejas y sociedades. Nos hace garantes de derechos y de comunicar lo que deseamos y marca el límite seguro del "No".

¿Cuál es la manera en la que en las relaciones de pareja se da apoyo a la otra persona sin llegar a entrar en una dinámica de sacrificio constante y comportamientos autodestructivos? ¿Cómo se encuentra esa línea roja que no hay que cruzar para mantener el equilibrio entre el amor y el respeto al otro y a uno mismo?

Conciencia. Por eso es muy importante antes de embarcarte en la vida de pareja, tengas muy claro el propósito de tu ser, desde una lógica individual, cuáles son tus límites y cuáles son esos no negociables que integran el amor hacia ti. Acá vuelve y entra la cultura a hacer ruido, ya que nos han vendido la idea de que una relación de pareja es sinónimo de sacrificio, de lucha y sobre todo cuando hay unos hijos, empresa, y muchos intereses en común, se hace el llamado a sostener el vínculo a como dé lugar.

Cuando se es pareja, no hay dominación alguna. Ser pareja implica pares en equilibrio y evolución; si uno de los dos no le hace honor a esto y es quien elige renuncias, o, por el contrario, es quien somete, cualquiera de las lógicas de la dominación, entonces van a entrar en desequilibrio, y se desdibuja la sincronía de la pareja. Y en este sentido la conversación deberá ser conmigo mismo, hasta dónde soy capaz de sostener un vínculo insostenible.

Un vínculo sano de pareja no exige renuncias, hay acuerdos que jamás van a desdibujar la esencia del otro. El problema radica en parte en la forma como nos relacionamos, desde el Ego que condiciona. Te amo pero si cambias esto y aquello. Te amo, pero no puedes hacer esto y aquello... Ese amor que condiciona no es amor del alma, es amor del Ego y equivale a no sabe amar.

Desde tu punto de vista como psicóloga, ¿cuáles son las mejores estrategias para afrontar las discusiones de pareja?

La sana comunicación. No todo nos tiene que gustar, ni tenemos que caer en los "deberías" deseables ni en la ficticia empatía. Siempre habrá discusiones y puntos de inflexión, pero nada que no resuelva la perspectiva holística de una conversación.

Es clave que esas conversaciones se realicen de manera neutral, donde el encuentro este articulado por el amor y no por el Ego, porque este segundo invitado no tiene una mirada bondadosa, y, por el contrario, enjuicia, castiga y desdibuja al otro, manipula y arrastra.

La pareja es tu espejo, es tu maestro que es capaz de potenciar en ti toda tu luz o toda tu sombra. Asegúrate de elegir un o una compañera que te permita iluminar con fuerza. Respetar los límites del otro, facilita y permite el desarrollo de un vínculo sano. Más que una estrategia es llegar a acuerdos que les funcione a los dos, y que siempre se elija cuidando al otro.

¿Cómo se puede trabajar desde la psicología para ayudar a las parejas que están pasando por una crisis por falta de comunicación?

Desde el amor. No hay otro camino. Desde el concepto de pareja. Por eso mi método clínico en el acompañamiento del vínculo de pareja se hace necesario un ejercicio individual donde emerja lo simbólico del individuo desde la percepción de uno mismo.

La comunicación es un efecto cuando logras desplazar al Ego de tus relaciones. Construir proyectos de pareja a través del propósito, incluyendo la inspiración de cada uno, nos lleva por un camino de integración y comprensión donde emerge el amor.

Una práctica sana que le recomiendo a las parejas es, todas las noches antes de dormir, generar un espacio sagrado donde se miren a los ojos y se entreguen un par de palabras. Es una práctica que te conecta, que eleva la conciencia de la pareja y que integra el vínculo.

Artículos relacionados