Bertrand Russell (1872 - 1970) fue un prestigioso matemático, filósofo y escritor británico que hizo importantes aportaciones al mundo del pensamiento occidental.

Fue Premio Nobel de Literatura en el año 1950, premiado no solo por la profundidad de sus textos sino por su espíritu humanista. Fue, junto a Ludwig Wittgenstein y Karl Popper, uno de los principales referentes en el campo de la filosofía analítica. También teorizó acerca de las religiones y su impacto en las sociedades humanas.

Frases célebres de Bertrand Russell

Su pacifismo y su férrea oposición a la Primer Guerra Mundial nos hablan de un pensador global que nadó a contracorriente de los designios de inicios del siglo XX.

Para conocer a fondo el pensamiento de este extraordinario pensador, nos hemos propuesto recopilar las mejores frases de Bertrand Russell en el artículo de hoy.

1. La historia del mundo es la suma de aquello que hubiera sido evitable.

Cita célebre que hace referencia a la catástrofe de la guerra.

2. Me opongo a toda superstición, sea musulmana, cristiana, judía o budista.

Una síntesis sobre el valor que le confería a las religiones.

3. Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer lo posible imposible.

Un contrasentido que solo se entiende si conocemos los intereses de la élite política.

4. La calumnia siempre es sencilla y verosímil.

El insulto siempre (o casi siempre) sale gratis.

5. El ser capaz de llenar el ocio de una manera inteligente es el último resultado de la civilización.

Saber divertirse es síntoma de vitalidad.

6. El que la ciencia pueda sobrevivir largamente depende de la psicología; es decir, depende de lo que los seres humanos deseen.

Interesante reflexión sobre la voluntad humana.

7. ¡Qué agradable sería un mundo en el que no se permitiera a nadie operar en bolsa a menos que hubiese pasado un examen de economía y poesía griega, y en el que los políticos estuviesen obligados a tener un sólido conocimiento de la historia y de la novela moderna!

Una cita célebre de Bertrand Russell con un cierto cariz aristocrático.

8. Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas.

Frase sobre la inteligencia que nos previene de falsos profetas.

9. El hombre juicioso sólo piensa en sus males cuando ello conduce a algo práctico; todos los demás momentos los dedica a otras cosas.

La rumiación es un mal hábito que deberíamos desterrar de nuestra mente, según Russell.

10. Entre todas las formas de cautela, la cautela en el amor es, posiblemente, la más letal para la auténtica felicidad.

El amor debe vivirse de forma espontánea.

11. El mundo necesita mentes y corazones abiertos, y estos no pueden derivarse de rígidos sistemas ya sean viejos o nuevos.

Reflexión sobre la empatía y la humanidad.

12. No creas conveniente actuar ocultando pruebas, pues las pruebas terminan por salir a la luz.

Las mentiras no tienen un largo recorrido.

13. Muéstrate escrupuloso en la verdad, aunque la verdad sea incómoda, pues más incómoda es cuando tratas de ocultarla.

Cita célebre muy en la línea de la anterior.

14. La conclusión es que sabemos muy poco y sin embargo es asombroso lo mucho que conocemos. Y más asombroso todavía que un conocimiento tan pequeño pueda dar tanto poder.

La ciencia y su utilidad práctica.

15. El sabio uso del ocio es un producto de la civilización y de la educación.

Otro pensamiento sobre su visión del tiempo libre.

16. Las matemáticas pueden ser definidas como aquel tema del cual no sabemos nunca lo que decimos ni si lo que decimos es verdadero.

Un resumen perfecto sobre cómo percibía Bertrand Russell la ciencia exacta.

17. Mucho de lo que pasa por idealismo es odio o amor al poder enmascarado.

Nuestra pulsión por el poder puede llegar a ser un gran enemigo de la felicidad.

18. Una generación que no soporta el aburrimiento será una generación de escaso valor.

Más extractos sobre su teoría del ocio.

19. Los más ilustrados de entre los griegos sostenían que la esclavitud era justificable siempre que los amos fueran griegos y los esclavos bárbaros, pero el caso opuesto era contrario a la naturaleza.

Un principio nacionalista e identitario que se repite a lo largo de la historia.

20. Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar.

El poder de las elecciones y cómo nos determinan.

21. El hombre prudente sólo piensa en sus dificultades cuando ello tiene algún objeto. Cuando no, piensa en otra cosa.

Las preocupaciones tienen que servirnos para activar la mente en busca de soluciones y respuestas.

22. El hombre feliz es el que vive objetivamente, el que es libre en sus afectos y tiene amplios intereses, el que se asegura la felicidad por medio de estos intereses y afectos que, a su vez, le convierten a él en objeto de interés y el afecto de otros muchos.

Sobre la felicidad y el bienestar, y los factores que nos llevan a éstos.

23. Las matemáticas poseen no sólo la verdad, sino cierta belleza suprema. Una belleza fría y austera, como la de una escultura.

La ciencia exacta, según Bertrand Russell.

24. Un síntoma de que te acercas a una crisis nerviosa es creer que tu trabajo es tremendamente importante.

Relativizar la faceta laboral es esencial para alcanzar la paz interior.

25. Cuando encuentres oposición, aunque provenga de tu esposo o de tus hijos, trata de superarla por medio de la razón y no de la autoridad, pues una victoria que dependa de la autoridad es irreal e ilusoria.

No cabe el autoengaño: la única victoria posible es la victoria con argumentos mejores.

26. Muéstrate escrupuloso en la verdad, aunque la verdad sea incómoda, pues más incómoda es cuando tratas de ocultarla.

Un consejo para aplicar a nuestro día a día.

27. Es la preocupación por las posesiones, más que ninguna otra cosa, lo que evita que el hombre viva noble y libremente.

Otra frase de Bertrand Russell en que nos habla sobre la virtud de la austeridad.

28. La buena vida es una vida inspirada por el amor y guiada por el conocimiento.

Una gran reflexión con la que inspirarnos y aplicar a cada momento.

29. Afirmo deliberadamente que la religión cristiana, tal y como está organizada, ha sido y aún es el principal enemigo del progreso moral en el mundo.

En esta cita nos resume su valoración sobre el efecto de las religiones en nuestra sociedad.

30. Carecer de alguna de las cosas que uno desea es condición indispensable de la felicidad.

De este modo, las aspiraciones insatisfechas nos ayudan a saber vivir y a tolerar la frustración.

31. Los educadores, más que cualquier otra clase de profesionales, son los guardianes de la civilización.

Russell confería una gran autoridad e importancia a los profesores y maestros.

32. Por lo que a mí respecta, creo que los principios teóricos del comunismo son falsos, y pienso que la práctica de sus máximas aumenta inconmensurablemente la miseria humana.

Su crítica al comunismo.

33. Una vida entre los libros posee una calma y una paz muy grandes. Si bien es cierto que nos sentimos abrumados por un hambre terrible de algo menos tenue, nos ahorramos el remordimiento y el horror y la tortura y el enloquecedor veneno del arrepentimiento.

La lectura fue una de las grandes pasiones de Russell; de ahí su visión terapéutica sobre esta actividad.

34. Rousseau estaba loco, pero fue muy influyente; Hume era cuerdo, pero no tuvo seguidores.

Una curiosa opinión sobre dos pensadores imprescindibles.

35. Observo que una gran parte de la especie humana no cree en Dios y no sufre por ello ningún castigo visible. Y si hubiera un Dios, me parece muy improbable que tuviera una vanidad tan enfermiza como para sentirse ofendido por quienes dudan de su existencia.

Una reducción al absurdo que puede hacernos desconfiar de cualquier dogma de fe.

36. Temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida ya están medio muertos.

Frase de amor célebre como pocas.

37. La Ciencia en ningún momento está totalmente en lo cierto, pero rara vez está completamente equivocada y tiene en general mayores posibilidades de estar en lo cierto que las teorías no científicas.

Una conclusión basada en la estadística que nos muestra el carácter falible pero confiable del método científico.

38. Los artistas son, por regla general, menos felices que los hombres de ciencia.

Una aseveración arriesgada del gran matemático británico.

39. Nadie debería creerse perfecto, ni preocuparse demasiado por el hecho de no serlo.

Sobre el narcisismo y la cultura de la belleza.

40. ¿Para qué repetir los errores antiguos habiendo tantos errores nuevos que cometer?

Una gran frase de Bertrand Russell que nos desnuda su espíritu vitalista y creativo.

41. El hombre puede ser científicamente manipulado.

Triste pero cierto, y tenemos evidencias de mala praxis en ciencia y medicina en épocas recientes.

42. Lo que se necesita no es la voluntad de creer, sino el deseo de averiguar, que es exactamente lo contrario.

Contra los dogmas de fe y la religión existe una vacuna: la ciencia y la observación cuidadosa de nuestro entorno.

43. El placer de la aventura mental es mucho más común en el joven que en los hombres y mujeres mayores. Es raro en la vida adulta porque se hace todo lo posible por matarlo mientras dura la educación.

Bendita infancia, llena de terrenos por explorar.

44. La humanidad tiene una moral doble: una que predica y no practica, y otra que practica y no predica.

La gran contradicción de la que adolece nuestra civilización.

45. Es un desperdicio de energía estar enojado con un hombre que se comporta mal, así como lo es estar enojado con un auto que no arranca.

Hay cosas que solo tienen arreglo si se invierte tiempo y comprensión.