Demócrito (460 a.C. - 370 a.C.), también conocido como Demócrito de Abdera, fue un gran filósofo y matemático de la Antigua Grecia. Nacido en Abdera, en la región de Tracia, fue un alumno aventajado de Leucipo, desarrolló teorías en diversas esferas del conocimiento, y destacó por su concepción atomista de la materia.

Aunque se le suele considerar como un filósofo presocrático, en realidad fue coetáneo a Sócrates. Entre sus temáticas más estudiadas se encontraba la astronomía y la teología.

Artículos relacionados:

Frases destacadas de Demócrito

Para acercarnos a las enseñanzas de este pensador y escritor griego, vamos a hacer un recorrido por las mejores frases de Demócrito.

1. Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de mofa.

Cuando la ética se pierde ocurren estas cosas.

2. El que todo lo aplaza no dejará nada concluido ni perfecto.

Sobre la procrastinación, un vicio que no nos permite avanzar.

3. ¿Puede ser por ventura amado el que a nadie ama?

En otras palabras: ¿puede amar quien no ama a nadie? Probablemente, no.

4. Toda la tierra está al alcance del sabio, ya que la patria de un alma elevada es el universo.

El pensamiento global nos permite estar por encima de lo material.

5. Vida sin fiestas es como largo camino sin posadas.

Siempre hay que contar con un poco de diversión para hacer que el camino se torne más amable.

6. La vida es un tránsito; el mundo es una sala de espectáculos; el hombre entra en ella, mira y sale.

Gran metáfora que nos muestra lo efímero de la existencia humana.

7. La naturaleza se basta así misma; por esto vence con lo menos y con lo seguro, las demasías de la esperanza.

Breve reflexión medioambiental acerca de la fortaleza de la madre naturaleza.

8. No te avergüences de someterte a las leyes y al que sabe más que tú.

El conocimiento y la democracia deben prevalecer por encima de cualquier otra consideración.

9. Aunque estés solo, no debes decir ni hacer nada malo. Aprende a avergonzarte más ante ti que ante los demás.

El público merece nuestra faceta fuerte y confiada.

10. Hay hombres que trabajan como si fueran a vivir eternamente.

Recuerda que tu labor no te hará eterno; disfrutar del día a día sí.

11. El hombre no es infeliz mientras no es injusto.

La honradez garantiza un buen estado psicológico, según esta frase de Demócrito.

12. La verdadera hermosura y la gala más preciosa de la mujer es el hablar escaso.

La belleza femenina, congraciada con la discreción, según el filósofo griego.

13. Los jóvenes son como las plantas: por los primeros frutos se ve lo que podemos esperar para el porvenir.

Una metáfora de gran belleza sobre el potencial de cada adolescente.

14. Quien procede injustamente es más desgraciado que la víctima de su injusticia.

Muy en la línea de la frase número once.

15. Las riquezas no consisten tanto en la posesión de los bienes como en el uso que de ellos se hace.

Saber darle un sentido a las posesiones, he ahí la verdadera riqueza.

16. Luchar contra el deseo es duro, pero vencerlo es propio de un hombre sensato.

La sensatez es la cúspide del desarrollo moral de un individuo.

17. La medicina sana las enfermedades del cuerpo, más la sabiduría libera al alma de padecimientos.

Sobre la salud física y mental, en una de las frases de Demócrito más memorables.

18. Es arrogancia hablar de todo y no querer oír nada.

Saber escuchar es el primer precepto del hombre sabio.

19. Salud piden los hombres a los dioses en sus oraciones, pero no se percatan de que tienen en sí mismos control sobre ella y en que, como hacen por su desenfreno lo contrario de lo debido, se convierten en traidores de su salud por sus propios apetitos.

De nada sirve delegar nuestra salud a ningún ente supremo.

20. Nada existe excepto átomos y espacio vacío; todo lo demás son opiniones.

Lo único innegable son las partículas que forman la materia.

21. La crianza de los hijos es asunto resbaladizo; se consigue un éxito plagado de disputas y desvelos o un fracaso que no es superable por ningún otro dolor.

Sobre la responsabilidad de los progenitores en la ingrata tarea de la crianza.

22. Discreto es quien no se aflige por lo que no tiene, sino que se alegra por lo que tiene.

Su definición sobre la discreción.

23. La amistad de un hombre sabio es mejor que la de todos los tontos.

Un gran amigo inteligente vale más que todos los mezquinos.

24. Quien se halla enteramente dominado por la riqueza nunca podría ser justo.

La austeridad es un valor para el hombre sensato y justo.