Larry Joe Bird fue un conocido ex jugador de baloncesto nacido en el año 1956 en West Baden, Indiana.

A lo largo de su carrera profesional Bird jugó durante 13 temporadas en la NBA, todas ellas en el mismo equipo, los Boston Celtics. Con una estatura que superaba por varios centímetros los 2 metros, este jugador encontró su lugar dentro del equipo en la conocida posición de alero.

Grandes citas célebres de Larry Bird

La rivalidad de este deportista con el también célebre Magic Johnson y su marcada personalidad, hizo de él uno de los jugadores más carismáticos del momento. Todos los fans de este mítico equipo conocen a la perfección cada detalle de este legendario jugador, ¿te gustaría conocerlos?

A continuación podrás hacerlo disfrutando de las 45 frases más célebres de Larry Bird, unas frases que ningún fan de la NBA y del deporte competitivo se puede perder.

1. Un triunfador es alguien que conoce los talentos que Dios le concedió, se esfuerza intensamente para convertirlos en habilidades para alcanzar sus metas.

Aunque seamos talentosos, nuestra determinación será la que nos lleve al éxito.

2. No se si he entrenado más que nadie, pero estoy seguro de que he entrenado bastante. Todavía me pregunto si alguien, en cualquier sitio, estaba entrenando más que yo.

Sin dedicación, no lograremos jamás nuestro objetivo.

3. Esta noche he visto a Dios disfrazado de jugador de baloncesto (sobre Michael Jordan tras meter, éste, 63 puntos).

Michael Jordan es reconocido como el mejor jugador de la historia, Bird supo apreciar la calidad de este extraordinario jugador.

4. Lo que importa no es quién anote los puntos, sino quién puede hacer llegar el balón al anotador.

El básquet es un deporte de equipo y los partidos se ganan también en equipo.

5. Siempre que he jugado no me ha importado quién me defendía. Lo único que no quería era un jugador blanco defendiéndome, porque me parecía un desprecio a mi juego.

Bird sabía que los jugadores afroamericanos del momento eran capaces de presentar un mayor nivel de juego, él deseaba enfrentarse siempre a los mejores.

6. Cuando te etiquetan como el mejor, si quieres mantenerte ahí, no puedes lograrlo holgazaneando.

Para poder estar entre los mejores, debemos entrenar como el mejor.

7. Los entrenadores pueden hablar y hablar y hablar de algo, pero si usted lo consigue sobre la cancha y se lo demuestra, es mucho más eficaz.

Nuestros actos dicen mucho más que nuestras palabras.

8. “Liderazgo”, es pelear por un balón perdido, tener a todo el mundo involucrado, a todos los otros jugadores. Es ser capaz de asumir y delegar. Esa es la única manera en la que puedes obtener el respeto de sus compañeros. Es lograr que todos crean en ti y siempre des lo mejor de ti mismo.

Como líderes de un equipo, debemos saber dar ejemplo con nuestros propios actos.

9. Si das el 100% todo el tiempo, de alguna manera las cosas acaban saliendo bien al final.

Nuestra actitud y determinación serán las que determinen nuestro éxito personal.

10. Exígete una y otra vez. No cedas un centímetro hasta que la bocina final suene.

Dar el máximo de nosotros mismos nos podrá brindar la oportunidad de poder triunfar.

11. Es más alto que yo, es más rápido que yo, es más guapo que yo, pero aún así, yo soy mucho mejor jugador de baloncesto.

No debemos amedrentarnos jamás ante nadie, debemos ser conscientes de nuestra valía.

12. “Liderazgo”, es tirarse a por un balón perdido, meter al público en el partido, meter a tus compañeros en el partido. Es la única manera de que te respeten.

De nosotros depende que todos los que nos rodean se impliquen realmente en nuestro propósito.

13. Haber podido jugar con gente como Magic Johnson o contra Los Lakers, ha sido un honor. Cada partido era una batalla y sabías que si no jugabas bien, tu equipo no tenía posibilidades de ganar.

En la NBA solo los mejores son capaces de hacerse con la victoria, esta liga exige el máximo de todos sus jugadores.

14. Te tenías que haber quedado rezando (a J.R. Reid, un jugador con profundas convicciones religiosas, tras anotar su punto 50).

Bird era un hombre que sabía infundir temor en su adversario, la guerra psicológica es algo que puede funcionar muy bien en estos casos.

15. “Liderazgo”, es conseguir que tus compañeros crean en ti. Si le dices a un compañero que juegue tan duro como pueda, mejor será que salgas y prediques con el ejemplo. Los compañeros saben si eres un farsante y te pueden decir si lo estás dando todo o no.

Como muy bien nos dice Bird en esta cita, nuestro ejemplo es esencial para que los demás crean en nosotros.

16. ¿Bromeas, novato?... Soy el mejor tirador de la historia.

Pocos eran capaces de enfrentarse cara a cara con este legendario jugador.

17. En Boston, sí ha habido un jugador por encima del resto, ha sido Bill Russell, siempre será el nº1 porque todo el mundo se queda lejos de su marca.

Como jugador de los míticos Celtics, Bird conocía a la perfección a los que estuvieron antes que él.

18. Magic por favor, vete ya de mis sueños.

Magic Johnson fue un jugador que le dió más de un dolor de cabeza al bueno de Larry Bird.

19. Creo que los mejores atletas del mundo son afroamericanos.

Los afroamericanos han demostrado poseer una genética muy propicia para el deporte, pudiendo alcanzar grandes metas y siendo los mejores en infinidad de disciplinas.

20. Lo primero que hago cada mañana es mirar las estadísticas de los últimos partidos para ver lo que hizo Magic. No me importa nada de lo demás.

Bird era plenamente consciente de que el único jugador que conseguía hacerle sombra, era esta leyenda de Los Angeles Lakers.

21. Cambia a Chuck Person, porque si sigue en pista, os juro que os destrozo (al entrenador de los Pacers).

No contento con llegar a amedrentar a sus rivales, Bird era capaz de llegar a amenazar verbalmente al entrenador del equipo rival.

22. ¿Quién de vosotros va a quedar segundo?

La psicología puede ayudarnos a alcanzar nuestro objetivo, con una mentalidad perdedora nunca alcanzaremos la victoria.

23. Realmente no me gusta hablar de dinero. Todo lo que puedo decir, es que el Señor debe haber querido que yo tenga tanto.

El dinero fue algo a lo que Bird no le prestaba mucha atención, él anteponía otras muchas cosas a la riqueza personal.

24. No me puedo creer que mi equipo fuese tan blando. ¡B-L-A-N-D-O-S! Estoy decepcionado, nunca pensé que algo así pudiese pasar. Esto es todo lo que voy a decir.

Para que nuestro equipo sea capaz de dar el máximo, en ciertas ocasiones debemos saber motivarlos.

25. No importa lo bueno que soy, sigo siendo sólo un paleto de French Lick.

Tener nuestras raíces bien claras y presentes, nos puede ayudar a saber qué deseamos en el futuro.

26. El baloncesto es un juego para hombres de raza negra y así lo será siempre.

Bird no tenía tapujos en decir lo que pensaba y como todos sabemos, los afroamericanos son realmente talentosos en casi cualquier deporte, haciendo especial hincapié en el básquet.

27. Puede que nos ganaran, sí. Llevo sin jugar 20 años y estamos ya todos muy viejos.

En esta cita, Bird bromeaba sobre cuál ha sido el mejor Dream Team de la historia, una respuesta que dio refiriéndose al tan querido por todos, Kobe Bryant.

28. He dedicado mi vida al baloncesto. Y he dedicado mi vida a los Boston Celtics.

Para Bird, los Celtics era mucho más que un simple equipo, era su hogar.

29. No lo extraño en absoluto. Me alegro de estar fuera.

Este mítico jugador ha sabido disfrutar y valorar su merecida jubilación.

30. Este campeonato lo he ganado para Terre Haute.

Con esta cita, Bird dedicó el campeonato a esta idílica ciudad de Indiana, EEUU.

31. Es simplemente un compañero fenomenal.

Este alero siempre fue un jugador muy querido y admirado en los Celtics.

32. Es como ver al gato jugando con el ratón.

Su tamaño y calidad, hicieron de este jugador uno de los mejores del mundo.

33. No tengo miedo a nadie, salvo a Larry Bird. Porque si tiene la oportunidad, ganará el partido.

Pelear por cada balón permitió a Larry Bird llegar a ganar partidos que de otra manera no hubiese sido posible ganar.

34. He tenido el honor de entrenar a los mejores jugadores. Pero si tuviera que iniciar un equipo hoy en día, el mejor jugador y el primero que escogería sería Larry Bird.

El alero de los Boston Celtics es una de esas personas que siempre desearíamos tener de nuestra parte.

35. Larry Bird nunca se rinde, nunca pierde la esperanza. Siempre cree que tiene la oportunidad de ganar.

Como nos enseña este jugador con su forma de jugar, debemos ser perseverantes y luchar hasta el final.

36. Para el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos. Pero todavía más importante: un amigo para siempre.

Lo más importante en cualquier equipo de baloncesto, son las relaciones personales que se crean entre sus jugadores.

37. Larry quiere cualquier ventaja: ya sea física o táctica. Pero más importante aún: una ventaja psicológica.

Utilizar la psicología para poder hacernos con la victoria, es algo que solo los deportistas más inteligentes saben hacer.

38. Si un equipo gana de 2, y ellos van 2 por debajo, Bird conseguirá una canasta de 3 puntos. Y lo esperas con la respiración contenida.

La gente admiraba a este jugador, los estadios se llenaban solo para poder verlo jugar.

39. Era el jugador más motivado que he visto en mi vida. No era ningún paleto.

La motivación es un aspecto fundamental en cualquier deporte, sin ella seremos mucho más mediocres en nuestro juego.

40. Es muy inteligente. Tiene muchos ojos alrededor de su cabeza.

La inteligencia es fundamental en el baloncesto, se debe ser muy inteligente para saber ver y dirigir correctamente una jugada.

41. De un modo u otro, Bird... ¡TE MATA!

Los comentaristas se volvían completamente locos con el juego de Larry Bird.

42. Bird está libre. ¡Bird hace una bandeja!

Este jugador podía sorprenderte en cualquier momento, quizás incluso en el momento menos esperado.

43. Bird sobre el hombro.

Enfrentarse a uno de los jugadores más enérgicos de todos los tiempos no tuvo que ser tarea fácil para sus rivales.

44. ¡Lo roba Bird! ¡Y lo pasa a Johnson en el último segundo!

Sin duda, Bird fue todo un especialista en dar la sorpresa en el último segundo. La pesadilla de sus rivales.

45. ¡¡¡Sobre el tablero!!!

Los comentaristas disfrutaban en gran medida del juego de quizás uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.