Marco Aurelio Antonino Augusto fue un importante emperador romano nacido en el año 121 d.C. y cuyo sucesor fue su propio hijo, Cómodo. A muchos de vosotros os sonarán estos nombres, pues fueron representados en la afamada película Hollywoodiense Gladiator.

Con la muerte de este emperador, numerosos historiadores coinciden en que acabó el periodo de paz más largo que vivió el imperio romano, periodo también conocido como “Pax Romana”. Cuando Marco Aurelio falleció fue en gran medida mitificado y sus cenizas residieron en el conocido como “Mausoleo de Adriano”, hasta un saqueo perpetrado por parte de los visigodos en el año 410 d.C.

Frases y pensamientos de Marco Aurelio

¿Quieres conocer un poco más sobre la persona que este famoso emperador fue? A continuación podrás descubrir las 70 frases más célebres de Marco Aurelio, de las cuales podrás recibir grandes enseñanzas.

1. La mejor venganza es ser diferente a quien causó el daño.

Siempre debemos ser fieles a nuestra forma de ser, con ella podemos lograr todo lo que nos propongamos.

2. Haz cada cosa en la vida como si fuera lo último que hagas.

Debemos vivir nuestra vida al máximo y poniendo todo nuestro empeño en aquello que realicemos.

3. Cuando te levantes por la mañana, piensa en el privilegio de vivir: respirar, pensar, disfrutar, amar.

Somos muy afortunados por disfrutar la vida que tenemos, debemos saber dar gracias por ella.

4. Hace falta muy poco para tener una vida feliz; está todo dentro de ti, en tu forma de pensar.

Podemos ser felices o infelices, eso depende solo de nosotros mismos y de nuestra propia actitud.

5. Todo lo que escuchamos es una opinión, no un hecho. Todo lo que vemos es una perspectiva, no la verdad.

La verdad absoluta es muy difícil de encontrar, siempre pueden existir matices de los que no sabemos nada.

6. Tranquilo a la vez que resuelto, alegre a la par que consistente, es el hombre que en todo sigue la razón.

Nuestra mente puede ser nuestra gran aliada o nuestra gran detractora, debemos saber cómo usarla correctamente.

7. Aquello que no es bueno para la colmena, no puede ser bueno para las abejas.

Si algo no es bueno para la sociedad, para nosotros tampoco lo será.

8. No gastes más tiempo argumentando acerca de lo que debe ser un buen hombre. Sé uno.

Con nuestras propias acciones podemos empezar a cambiar la sociedad en la que nos encontramos.

9. La pérdida no es otra cosa que un cambio, y el cambio es el deleite de la naturaleza.

La naturaleza siempre cambia y evoluciona, esta no se detiene por nada ni nadie.

10. Cuánto tiempo ahorra el que no se da la vuelta para ver lo que su vecino dice, hace o piensa.

Efectivamente no nos deben importar los pensamientos de nuestros vecinos, deben importarnos y preocuparnos únicamente los nuestros.

11. En ningún lugar puede un hombre encontrar un retiro más tranquilo e imperturbable que en su propia alma.

Para poder entender el mundo que nos rodea, debemos conocernos a nosotros mismos. La meditación puede ayudarnos a conectar con nuestros pensamientos.

12. El orden universal y el orden personal no son otra cosa que diferentes expresiones y manifestaciones de un principio común fundamental.

Todos vivimos nuestras vidas bajo las mismas normas universales, estas son comunes a todos los seres vivos.

13. Un hombre noble se compara y estima a sí mismo por una idea que es superior a él; un hombre mezquino, por una inferior a sí mismo. El primero produce aspiración; el otro ambición, que es a lo que un hombre vulgar aspira.

Nuestras ideas dictaminan en gran medida la persona en la que nos convertiremos, somos súbditos de nuestras propias ideas.

14. Observa constantemente todas aquellas cosas que toman lugar por el cambio, y acostúmbrate a pensar que nada ama tanto la naturaleza del universo como cambiar las cosas existentes y crear nuevas cosas semejantes.

Con el pasar del tiempo todo a nuestro alrededor cambia y nosotros debemos cambiar también, sabernos adaptar al momento.

15. Comenzar es la mitad del trabajo, comienza nuevamente con la mitad restante, y habrás terminado.

Esta cita nos recuerda mucho al famoso refrán: el caminar todo es empezar.

16. El que vive en armonía consigo mismo vive en armonía con el Universo.

Cuando estamos en paz con nosotros mismos, irremediablemente también lo estaremos con lo que nos rodea.

17. Deberás de convertirte en un anciano con la suficiente antelación si deseas ser un viejo mucho tiempo.

Como bien nos dice Marco Aurelio en esta cita, cuanto antes maduremos antes tomaremos mejores decisiones en nuestra vida.

18. Muchas veces me he preguntado cómo es que cada hombre se ama más a sí mismo que al resto de los hombres, pero a pesar de todo le da menos valor a sus propias opiniones de sí mismo que a las opiniones de otros.

Debemos defender nuestras propias ideas y no infravalorarlas, somos tan inteligentes como cualquier otro.

19. No permitas que tu mente se enajene de las cosas que tienes, sino de las que careces.

Para poder avanzar en la vida debemos tener objetivos claros, estos deben guiar nuestras acciones.

20. El valor de un hombre no es más grande que sus ambiciones.

La ambición puede llevarnos muy lejos en la vida, con ella podemos tener la motivación necesaria para alcanzar grandes logros. Por lo contrario, la ambición desmesurada puede traernos también graves consecuencias.

21. Si estás molesto por una causa externa, el dolor no se debe a la causa en sí misma, sino al valor que tú le das. Y tienes el poder de revocar ese valor.

No debemos dar demasiada importancia a situaciones externas que poco o nada tienen que ver con nosotros.

22. Si alguien es capaz de mostrarme que lo que pienso o hago no es correcto, cambiaré con gusto, puesto que busco la verdad y nunca nadie ha sido herido por la verdad. La persona que se estanca en la ignorancia es la que sale herida.

Efectivamente valorar las opiniones de los demás puede ayudarnos mucho en nuestra vida.

23. Si no es correcto, no lo hagas. Si no es verdad, no lo digas.

Un gran consejo que el emperador Marco Aurelio nos deja para la posteridad.

24. Cada vez que estés a punto de señalar un defecto en otra persona, hazte la siguiente pregunta: ¿Qué defecto en mí se parece al que estoy a punto de criticar?

El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra, todos tenemos algún defectos.

25. La primera regla es mantener el espíritu en calma. La segunda es ver las cosas frente a frente y saber qué son.

Cuando afrontamos cualquier situación con calma, podremos valorar mucho mejor nuestra acción de respuesta.

26. Empieza cada día diciéndote: Hoy me encontraré con interferencias, ingratitud, insolencia, deslealtad, mala voluntad y egoísmo, todo ello debido a la ignorancia de los ofendedores, que no distinguen el bien del mal. Pero yo he visto la belleza del bien y la fealdad del mal, y reconozco que el malhechor tiene una naturaleza semejante a la mía, no la misma sangre pero sí la misma mente. Por eso, no puede herirme.

Lidiar con nuestra vida diaria puede resultar en ocasiones complicado, pero siguiendo las instrucciones de esta cita podremos hacerlo mucho mejor.

27. Mira hacia el pasado, con sus imperios cambiantes que se alzaron y cayeron, y serás capaz de prever el futuro.

La historia nos enseña qué errores no debemos cometer, de ella podemos aprender grandes lecciones.

28. No sueñes con las cosas que no tienes, más bien reconoce las bendiciones de las cosas que sí posees. Luego, recuerda agradecido cómo estarías de ansioso si tus posesiones no fueran tuyas.

Saber valorar todo aquello que tenemos puede ayudarnos a ser mucho más felices.

29. La perfección del carácter es esto: vivir cada día como si fuese el último, sin apresurarse, sin apatía, sin pretensiones.

Una gran lección del emperador Marco Aurelio, que nos anima a vivir nuestra vida con la máxima plenitud.

30. Las personas estamos capacitadas naturalmente para soportar todo lo que nos sucede.

Somos capaces de afrontar todo aquello con lo que la vida nos golpea, somos fuertes y podemos llevar a cabo todo lo que nos propongamos.

31. Lleva una buena vida. Si hay dioses y son justos, no se preocuparán por qué tan devoto fuiste. En cambio, te darán la bienvenida basándose en las virtudes que has tenido en vida. Si hay dioses pero son injustos, entonces no te gustaría alabarlos. Si no hay dioses, entonces simplemente tu vida habrá terminado pero habrá sido noble y tu recuerdo vivirá en las memorias de los que amas.

Debemos regir nuestra vida según nuestros propios valores y principios, pues si vivimos de esta manera podremos en el futuro morir con la conciencia tranquila.

32. Los humanos existen por el bien de los demás. Así que o les enseñas o aprendes a soportarlos.

Sabernos entender con quienes nos rodean puede resultar en ocasiones complicado, pero es algo que sin duda debemos hacer.

33. Haz lo que debas hacer. Incluso si te desarmas, la mayoría de las personas seguirán haciendo las mismas cosas.

Como nos dice Marco Aurelio en esta cita, debemos ser consecuentes con nuestros principios.

34. Acepta lo que venga tejido en el patrón de tu destino, pues... ¿Qué podría ser más adecuado para satisfacer tus necesidades?

Creer en el destino es algo que podemos hacer o no en nuestra vida, depende de nosotros adoptar dicha creencia.

35. Si algún hombre me odia, ese es su problema. Mi única preocupación es no hacer o decir nada que merezca ese odio.

No podemos cambiar lo que los demás sienten por nosotros, pero podemos actuar de una forma más positiva para que nuestras interacciones sean más agradables.

36. Nuestra vida es lo que nuestros pensamientos crean.

Nuestros pensamientos determinan en gran medida nuestras acciones y esas acciones dirigen nuestro porvenir.

37. Lo que es realmente hermoso no necesita más nada.

Cuando algo es bello de por sí no debemos intentar cambiarlo.

38. La felicidad de los que quieren ser populares depende de los demás. La felicidad de los que buscan placer fluctúa con el humor que está fuera de su control. Sin embargo, la felicidad de los sabios viene de sus actos.

Alcanzar la felicidad depende de nosotros mismos y de las decisiones que tomamos en la vida.

39. La vida es una opinión.

Todo en la vida comienza desde nuestra propia opinión. Nuestra opinión nos dice quiénes somos en la sociedad.

40. Tus días están contados. Úsalos para abrir las ventanas de tu alma y que entre el sol. Si no lo haces, el sol se pondrá en horizonte y tú con él.

Solo tenemos una oportunidad de vivir nuestra vida, no debemos dejar de hacer nada que nos apasione.

41. ¿Es tu reputación lo que te molesta? Pero mira lo rápido que somos olvidados. El abismo del tiempo eterno se traga todo. El vacío de esas manos que aplauden. Las personas que nos aplauden, qué caprichosas son, qué arbitrarias.

Nuestros actos los deben dirigir nuestros principios, no las felicitaciones de terceros que realmente poco nos aportan.

42. Que algo te parezca difícil, no quiere decir que nadie más sea capaz de lograrlo.

Siempre existe alguien más fuerte y más rápido que tú, el ser humano es maravilloso y capaz de alcanzar grandes metas.

43. No pierdas el tiempo especulando sobre lo que hacen tus vecinos, a menos que sea para beneficio mutuo. Preguntarse qué están haciendo y por qué lo hacen, qué dicen, piensan o planean te distrae y simboliza perder la oportunidad de hacer otras tareas.

No nos deben importar las acciones de terceros, debemos preocuparnos por las que nosotros realizaremos.

44. Está en tu poder retraerte cada vez que lo desees. La tranquilidad perfecta consiste en el orden de la mente, el reino que te pertenece.

Sumergirnos en nuestra mente nos puede ayudar a ordenar nuestras ideas, debemos saber tomarnos nuestro tiempo cuando realmente lo necesitemos.

45. Vuelve a tus sentidos, regresa, despierta otra vez. Ahora que te has dado cuenta de que lo que te molestaba sólo era un sueño, mira la “realidad” como ves tus sueños.

El mundo de los sueños puede ser muy diferente a nuestra realidad y saber vivir nuestro día a día es algo sumamente importante. Con esfuerzo lograremos hacer realidad nuestros sueños.

46. Qué ridículo y qué extraño es sorprenderse de las cosas que pasan en la vida.

Cada nuevo día es una nueva oportunidad para sorprendernos, la vida siempre nos enseña cosas nuevas.

47. Sólo haz lo correcto. Lo demás no importa. Caliente o frío. Cansado o descansado. Despreciado y honrado. Muerto u ocupado con otras tareas. Porque morir también es una de las tareas que debemos cumplir en la vida.

Debemos vivir nuestra vida de la forma más correcta y honesta posible, pues nuestras acciones serán lo que recordarán de nosotros cuando ya no estemos.

48. Siempre tienes la opción de no opinar al respecto. No hay necesidad de molestar tu alma por cosas que no puedes controlar. Esas cosas no están pidiéndote que las juzgues. Déjalas en paz.

Aquellas cuestiones que no podemos cambiar no deben hacernos perder el tiempo, preocupate por lo que sí puedas cambiar.

49. Piensa que estás muerto. Ya has vivido tu vida. Ahora aprovecha lo que te queda de ella y vívela como se debería. Lo que no transmite luz, crea su propia oscuridad.

La vida que poseemos es un bien muy valioso, realmente el bien más valioso que jamás tendremos.

50. El eco de lo que hacemos ahora, resuena en la eternidad.

Una cita que nos recuerda a la película Gladiator, película en la cual se habla sobre este gran emperador romano.

51. Sólo eres un alma que lleva un cadáver a cuestas.

Para casi todos los creyentes el alma es realmente lo que somos, nuestro cuerpo solo es el recipiente de nuestra alma.

52. No actúes como si fueras a vivir por diez mil años. La muerte te acecha. Mientras vivas, mientras sea posible, sé bueno.

Vive la vida como te gustaría que te recordasen, debemos dejar el mundo en un estado mejor que cuando llegamos.

53. Cuando otra persona te culpa o te odia, o las personas te critican, ve hacia sus almas, penetra en las profundidades y observa qué clase de personas son. Te darás cuenta de que no deberías atormentarte pensando en lo que los demás creen de ti.

Cuando conoces en profundidad a aquel que te critica, te das cuenta de que no debes preocuparte por sus opinión.

54. El objeto de la vida no es estar en el lado de la mayoría, sino escapar de formar parte de los insensatos.

No debemos dejarnos llevar por corrientes ideológicas que no sean positivas para la sociedad.

55. No dejes que el futuro te moleste. Te encontrarás con él, si debes hacerlo, con las mismas armas racionales con las que estás armado para luchar contra el presente.

Afrontar los problemas cuando llegan es lo que todos deberíamos hacer, muchos problemas futuros quizás no lleguen nunca.

56. Acepta las cosas a las que el destino te ata y ama a las personas que el destino te trae, pero hazlo con todo tu corazón.

Ser honestos con nuestros sentimientos nos permitirá vivir la vida de una forma mucho más plena.

57. Piensa en la belleza de la vida. Mira las estrellas y mírate corriendo detrás de ellas.

El mundo que nos rodea y la naturaleza en general, nos traen a nuestra vida muchas experiencias maravillosas que debemos saber apreciar.

58. Todo es en cierto modo, bello, es bello por sí mismo y no pide nada más allá de sí mismo. El elogio no es parte de sí mismo, en consecuencia ni se empeora ni se mejora aquello que se alaba.

La belleza de algo se encuentra en la interpretación que nosotros le damos, pues la belleza siempre está en los ojos del que mira.

59. La capacidad natural sin educación, más a menudo ha elevado a un hombre a la gloria y a la virtud, que la educación sin la capacidad natural.

La educación nos aporta una serie de herramientas que forzosamente debemos aprender, nadie nace educado por sí solo.

60. La felicidad de tu vida depende de la calidad de tus pensamientos; por lo tanto actúa como corresponde, y ten cuidado de no entretenerte en nociones inadecuadas para la virtud y la naturaleza razonable.

Nuestros pensamientos nos llevarán o no hacia nuestra felicidad, los pensamientos negativos nos conducirán indudablemente hacia la desdicha.

61. El arte de la vida es más parecido a luchar que a bailar.

En la vida siempre tendremos que luchar para alcanzar nuestros objetivos y metas.

62. El tiempo es una especie de río de acontecimientos y fuerte es su caudal; tan pronto como algo es traído a la vista, es arrastrado y otra cosa toma su lugar, y esto a su vez también será arrastrado.

El tiempo influye en todos y todo, el pasar de este siempre pone las cosas en su lugar.

63. Todo lo que pasa, sucede como debería, y si observas cuidadosamente, encontrarás que esto es así.

La vida siempre sigue su propio curso natural y los acontecimientos en ella suceden siempre por algo.

64. Nada tiene tanto poder para ampliar la mente que la capacidad de investigar de manera sistemática y real todo lo que es susceptible de observación en la vida.

Con la experimentación y el estudio, alcanzamos un mayor entendimiento sobre la propia vida. La ciencia da respuesta a las preguntas que podemos hacernos sobre la vida.

65. Estamos demasiado acostumbrados a atribuir a una sola causa lo que es el producto de varias, y la mayoría de nuestras controversias proceden de eso.

Cuando sucede un hecho importante, este siempre sucede a consecuencia de muchas y variadas circunstancias.

66. Rechaza tu sentido de prejuicio y el prejuicio por sí solo desaparecerá.

Los prejuicios pueden llevarnos a tomar decisiones erróneas, debemos juzgar solo hechos o actos contrastados.

67. La vida no es buena ni mala, sino un lugar para el bien y el mal.

Nosotros hacemos de nuestra vida buena o mala, con nuestros propios actos.

68. La única riqueza que conservarás para siempre es la riqueza que has obsequiado.

Dar puede ser mucho más gratificante que recibir, debemos ser generosos con nuestros amigos y familiares.

69. Para entender la verdadera calidad de las personas, debes mirar dentro de sus mentes, examinar sus ocupaciones y aversiones.

Conocer a una persona puede ser algo bastante complicado, debemos indagar mucho en sus pensamientos para poder llegar a conocerlo.

70. Debemos hacer el bien a los demás tan naturalmente como un caballo corre, una abeja hace miel o una viña da uvas.

Una gran cita de Marco Aurelio que nos anima a hacer el bien a los demás, la sociedad en la que vivimos es un reflejo de nosotros mismos.