Napoleone Di Buonaparte, conocido en el mundo hispano como Napoleón Bonaparte, es conocido comúnmente por ser uno de los emperadores más relevantes de toda la historia. Este célebre estadista y militar francés nació en la población de Ajaccio, Córcega durante el año 1769.

En la actualidad es muy raro que alguien en Europa no haya escuchado hablar sobre él, pues Napoleón al mando del ejército francés fue un general que convirtió a este país en una de las más grandes superpotencias de la época. Un hecho que más tarde permitió a los franceses poder convertirse con el paso del tiempo, en la famosa nación que hoy todos conocemos.

Frases célebres de Napoleón Bonaparte

Aunque seguro que has leído mucho sobre él en los libros de historia, a continuación podrás descubrir una breve selección de las 75 mejores frases de Napoleón Bonaparte, unas frases con las que podrás descubrir una gran cantidad de datos sobre su excéntrica personalidad y particular psicología personal.

1. Solo con la prudencia, la sabiduría y la destreza se logran grandes fines y se superan los obstáculos. Sin estas cualidades nada tiene éxito.

Tres grandes cualidades que sin duda Bonaparte valoraba muchísimo. Actualmente estas cualidades evidentemente también pueden sernos muy útiles a cualquiera de nosotros.

2. El mundo sufre mucho. No sólo a causa de la violencia de las personas malas. También por el silencio de la gente buena.

Cuando no nos revelamos somos cómplices directos de las injusticias, siempre que algo no nos guste debemos decirlo bien alto y claro.

3. La mejor manera de mantener la palabra es no darla.

No prometas aquello que no puedas cumplir, así tu palabra nunca se verá en entredicho.

4. Los hombres son movidos por dos palancas solamente: miedo e interés propio.

El miedo y los intereses personales suelen motivarnos en la mayoría de las situaciones, aunque quizás deberíamos empezar a valorar más nuestros principios por encima del resto de las cosas.

5. Nunca interrumpas a tu enemigo cuando está cometiendo un error.

Si nuestro enemigo comete errores, nosotros después podremos aprovecharlos. Algo que sin duda Bonaparte hizo en más de una ocasión.

6. La música es lo que nos dice que la raza humana es más grande de lo que creemos.

La música es sin duda maravillosa, gracias a ella los seres humanos podemos ponernos en contacto con nuestras emociones fácilmente.

7. China es un gigante dormido. Déjalo dormir, porque cuando despierte, moverá el mundo.

Como vemos, Bonaparte ya conocía el poder que China tendría en el futuro, una nación que sin duda está destinada a ser la más poderosa del mundo.

8. La gloria es fugaz, pero la oscuridad es para siempre.

Los momentos de gloria absoluta sin duda serán escasos en nuestra vida, así que cuando los vivamos debemos asegurarnos de hacerlo muy intensamente.

9. Si quieres algo bien hecho, hazlo tú mismo.

Una gran frase que actualmente es muy utilizada en todo el mundo. Como bien nos dice si queremos algo hecho a la perfección, lo mejor será que lo hagamos nosotros mismos.

10. El alcance de tu conciencia está limitada solo por tu capacidad de amar y abrazar con tu amor el espacio que te rodea y todo lo que contiene.

La vida puede ser maravillosa si el amor se vuelve el eje central de nuestra vida, sería interesante que aprendiéramos a disfrutar más de todo aquello que el mundo nos ofrece.

11. Un verdadero hombre no odia a nadie.

El odio no debe ser nunca nuestra principal motivación, existen cosas mucho más importantes por las que luchar en nuestras vidas.

12. El coraje es como el amor, debe tener la esperanza como alimento.

La esperanza como suele decirse es lo último que se pierde, una vez la hayamos perdido, como soldados no seremos totalmente efectivos en el campo de batalla.

13. Una imagen vale más que mil palabras.

Una imagen puede transmitirnos una gran cantidad de información pues una imagen no suele mentir, pero en cambio las palabras suelen hacerlo en la mayoría de ocasiones.

14. La gran ambición es la pasión de un gran personaje. Aquellos dotados con ella pueden realizar actos muy buenos o muy malos. Todo depende de los principios que los dirigen.

Como individuos somos capaces de hacer grandes cosas a lo largo de nuestras vidas, pero dependerá de nuestros valores si estas serán positivas o negativas para todos aquellos quienes nos rodean.

15. El campo de batalla es una escena de caos constante. El ganador será quien controle ese caos, tanto el suyo como el de los enemigos.

El campo de batalla es sumamente salvaje, un lugar donde nos debatiremos entre la vida y la muerte cada segundo que como soldados pasemos en él.

16. La razón por la que la mayoría de las personas fracasan en lugar de tener éxito, es que intercambian lo que más desean por lo que quieren en este momento.

Si queremos tener éxito en la vida solo debemos proponernos un gran objetivo final y después simplemente mantenernos firmes y perseverantes hasta conseguirlo.

17. Hasta que extiendas tus alas, no tendrás idea de qué tan lejos puedes volar.

Si no somos valientes nunca lograremos hacer realidad nuestros sueños, tengamos claro que la vida siempre favorece a aquellos hombres más audaces.

18. Todos los grandes eventos dependen de un solo hilo. El hombre inteligente se aprovecha de todo, no descuida nada que pueda darle alguna oportunidad adicional; el hombre menos inteligente, al descuidar una cosa, a veces se pierde todo.

Como suele decirse el diablo está en los detalles, en términos bélicos cualquier pequeño detalle puede jugarnos una auténtica mala pasada en el campo de batalla.

19. El éxito es el orador más convincente del mundo.

Nuestros éxitos pasados crean una aura de misticismo sobre nosotros, un halo que sin duda nos revelará como hombres mucho más convincentes ante nuestros oyentes.

20. Nada se pierde mientras el valor permanezca.

Si somos valientes y tenemos fe, puede que el futuro nos sea más bondadoso.

21. Deja que Francia tenga buenas madres, y ella tendrá buenos hijos.

La natalidad siempre ha sido un factor relevante dentro de cualquier sociedad, pues si no nacen niños una sociedad estará sin duda abocada al fracaso.

22. Nada es más difícil, y por lo tanto más precioso, que poder decidir.

El poder de decisión debe ser un derecho fundamental de todas las personas, algo que por desgracia no solía suceder muy a menudo en el pasado.

23. Uno está más seguro de influir en los hombres y producir más efecto sobre ellos con absurdos que con ideas sensatas.

Algunos de sus hombres no solían regirse por ideas convencionales, era en esas situaciones cuando Bonaparte debía sacar a relucir sus mejores artimañas.

24. Las leyes de las circunstancias son abolidas por nuevas circunstancias.

Como dirigente sabía que no debía dudar en usar la fuerza, una reacción temprana probablemente podía evitarle bajas innecesarias.

25. No se gobierna a los hombres que no tienen religión, se los mata.

Para Bonaparte, un enemigo estaba mejor muerto que encarcelado, una forma realmente efectiva de ahorrar en recursos.

26. ¿Cuáles son las condiciones que contribuyen a la superioridad de un ejército? Su organización interna, hábitos militares en oficiales y hombres, la confianza de cada uno en sí mismos; es decir, valentía, paciencia y todo lo que está contenido en la idea de los medios morales.

Este general sabía de la importancia de mantener la moral alta entre las tropas, gracias a ella su ejército no tardaría en convertirse en uno de los más formidables de la época.

27. Si quieren paz, las naciones deberían evitar los pinchazos que preceden a los disparos de cañón.

Pequeñas acciones pueden acabar derivando en una guerra, los dirigentes políticos deben ser sumamente cautelosos desarrollando sus relaciones diplomáticas.

28. Para escribir la historia uno debe ser más que un hombre, ya que el autor que tiene la pluma de esta gran justicia debe estar libre de toda preocupación de interés o vanidad.

Aparecer en los libros de historia es una suerte solo disponible para unos pocos hombres, pero podemos estar seguros de que Bonaparte ciertamente figurará en ellos por mucho tiempo.

29. Cuando tienes un enemigo en tu poder, prívale de los medios para hacerte daño alguna vez.

Bonaparte sabía que cuando tenía a un enemigo a su merced, sin duda debía causarle el mayor daño posible. Privándole incluso de la oportunidad de vengarse en el futuro.

30. La guerra es asunto de los bárbaros.

Los hombres más inteligentes nunca necesitarán de la guerra para poder cumplir todos sus objetivos.

31. La única victoria sobre el amor es volar.

El amor es una emoción realmente maravillosa para cualquier persona, incluso puede darnos una cierta sensación de ingravidez.

32. En nuestro tiempo, nadie tiene la idea de lo que es grandioso. Depende de mí mostrarles.

Bonaparte estaba completamente dispuesto a todo, el mundo sin duda conocería la grandeza de su persona.

33. El coraje no puede ser falsificado. Es una virtud que escapa a la hipocresía.

El coraje es una virtud que simplemente se posee o no, pues por mucho que lo deseemos nunca lograremos poder fingirla.

34. Te he visto sola, te he admirado sola, te deseo solo a ti.

Como vemos, Bonaparte era un hombre muy romántico, su mujer sin duda era uno de los pilares más importantes de su vida.

35. Debemos reírnos del hombre para evitar llorar por él.

El humor puede ayudarnos mucho en nuestra vida diaria, gracias a él las situaciones más complicadas por las que tengamos que pasar, pueden sin duda ser mucho más llevaderas.

36. Los hombres son más fácilmente gobernados a través de sus vicios que a través de sus virtudes.

Los vicios pueden ser una gran motivación para cualquier hombre, una astuta táctica que Bonaparte sin duda puso en juego en más de una ocasión.

37. Si el arte de la guerra no fuera más que el arte de evitar los riesgos, la gloria se convertiría en la presa de las mentes mediocres… He hecho todos los cálculos; el destino hará el resto.

Una batalla no tiene por qué suceder tal y como nosotros la hayamos previsto, la guerra es una ciencia muy complicada en la que el azar puede ser un factor sumamente caprichoso.

38. Frustramos muchos planes en contra de nosotros fingiendo no verlos.

Mantener la mente abierta puede ofrecernos caminos que antes creíamos impracticables, como vemos uno nunca sabe dónde la vida le llevará el día de mañana.

39. Las mujeres no son más que máquinas para producir niños.

Para este emperador el rol principal y más importante de las mujeres era la maternidad, una forma de pensar que muchas personas deciden seguir secundando en la actualidad.

40. El que no puede mirar un campo de batalla con los ojos secos, causa la muerte de muchos hombres inútilmente.

Guardar la calma antes de la batalla puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, pues solo utilizando el cien por cien de nuestros sentidos, seremos capaces de salir indemnes de una situación tan complicada como esa.

41. La victoria pertenece a los más perseverantes.

Si no somos perseverantes nunca lograremos alcanzar grandes objetivos. Como individuos debemos tener fe en nuestras posibilidades y en nuestra férrea determinación.

42. Los grandes hombres son meteoros diseñados para quemar y que la tierra pueda ser iluminada.

No cada día la humanidad es visitada por un gran hombre, este tipo de individuos por desgracia suelen visitar la tierra de forma muy esporádica.

43. En política, la estupidez no es una desventaja.

Muchos cargos políticos en aquella época eran ocupados por personas estúpidas según su punto de vista, una forma de pensar que más de uno de nosotros seguro también compartirá en la actualidad.

44. Si construyes un ejército de 100 leones y su líder es un perro, en cualquier pelea, los leones morirán como un perro. Pero si construyes un ejército de 100 perros y su líder es un león, todos los perros lucharán como un león.

Un buen dirigente siempre sabrá infundir coraje en sus hombres, consiguiendo con ello que un ejército quizás poco experimentado, logre convertirse en una auténtica máquina de matar.

45. La religión es excelente para mantener a la gente en silencio. La religión es lo que impide que los pobres asesinen a los ricos.

La religión es una gran herramienta para poder controlar a la población, gracias a ella numerosos dirigentes de todas las épocas, han logrado mantenerse en el cargo por largos periodos de tiempo.

46. La historia es un conjunto de mentiras acordadas.

La historia no siempre cuenta la verdad, tengamos en cuenta que esta suele estar escrita habitualmente por personas que nunca estuvieron en el lugar que relatan.

47. La habilidad es de poca importancia sin la oportunidad.

Poseer la oportunidad adecuada es el 90 por ciento del éxito, sin ella sencillamente nunca podremos cumplir con nuestro objetivo.

48. La moral no tiene nada que ver con un hombre como yo.

La grandeza le esperaba, Bonaparte sabía que no podía andarse con dilemas morales si quería llegar hasta ella.

49. No hay lugar en la cabeza de un fanático donde la razón pueda entrar.

Los fanáticos no atienden a razones, pues estos ya han sido convencidos previamente de la total veracidad su causa.

50. Un general debe ser un charlatán.

Un general nunca logrará grandes cosas si no sabe convencer a sus hombres y es por ello que estos siempre debe ser un grandes oradores.

51. Pon tu mano de hierro en un guante de terciopelo.

Actuando con educación siempre conseguiremos obtener mucho más de las personas. Como vemos Bonaparte era un hombre muy astuto relacionándose en sociedad.

52. Empiezo esperando lo peor.

Debemos prepararnos para lo peor y esperar lo mejor, de esta forma siempre seremos mucho más eficientes.

53. La historia está escrita por los ganadores.

Una gran verdad que siempre debemos tener muy presente, la historia que hoy todos conocemos es siempre una historia contada por aquellos que vencieron.

54. Más glorioso merecer un cetro que poseer uno.

Las cosas que nos dan siempre son mucho mejores que aquellas que arrebatamos, obtener aquello que tanto deseamos por la fuerza no siempre es la mejor opción.

55. Un líder es un comerciante de la esperanza.

Un líder siempre debe buscar lo mejor para sus hombres y es además muy importante, que estos sean plenamente conscientes de ello.

56. Las únicas victorias que no dejan ninguna pena son las que se obtienen por ignorancia.

Toda victoria siempre habrá conllevado una penalización y en la guerra por desgracia muy probablemente dicho costo, siempre estará representado por bajas humanas.

57. No razonas con los intelectuales. Les disparas.

Napoleón sabía que no podría convencerlos, así que el uso recurrente de las armas se reveló como su única salida.

58. Estoy rodeado de sacerdotes que repiten incesantemente que su reino no es de este mundo y, sin embargo, ponen mano en todo lo que pueden obtener.

La iglesia siempre ha sabido apropiarse de todos aquellos bienes que ésta creía oportunos, algo que como sabemos les ha convertido en la actualidad en un organismo sumamente poderoso.

59. Alejandro, César, Carlomagno y yo hemos fundado imperios. Pero, ¿sobre qué descansamos las creaciones de nuestro genio? Sobre la fuerza. Jesucristo fundó su imperio sobre el amor; y en esta hora millones de hombres morirían por él.

La religión Cristiana ha conseguido perdurar mucho más que cualquier imperio, algo que nos demuestra cómo la fe es en realidad mucho más poderosa que las armas.

60. Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes.

No hay nada imposible en nuestra vida, solo la falta de valor para poder hacerlo realidad.

61. Tómate tu tiempo para deliberar, pero cuando llegue el momento de actuar, deja de pensar y actúa.

Llegado el momento oportuno deberemos actuar con contundencia, pues de otra forma nunca podremos lograr nuestros objetivos.

62. Si tuviera que elegir una religión, el sol como el dador universal de la vida sería mi dios.

Una forma de pensar que fue representada en una gran cantidad de religiones, por ejemplo el sol era representado por Apolo en la mitología Griega y como Atón en la Egipcia.

63. En cuanto a mí, amarte, hacerte feliz, no hacer nada que contradiga tus deseos, este es mi destino y el sentido de mi vida.

Como vemos, Bonaparte se deshacía totalmente en halagos hacia su mujer, pues para él ella era uno de sus mayores pilares.

64. Para comprender al hombre, debes saber lo que estaba sucediendo en el mundo cuando tenía veinte años.

El pasado de un hombre puede decirnos mucho sobre él, por ejemplo qué estilo de vida llevaba o cuáles son sus valores.

65. El mayor peligro ocurre en el momento de la victoria.

No debemos confiarnos nunca, pues nuestro rival puede intentar aprovechar el momento más oportuno para intentar atacarnos.

66. La grandeza no es nada a menos que sea duradera.

Solo los más grandes consiguen mantener su cargo durante mucho tiempo, pues cuando estamos en lo más alto todos los ataques posibles siempre irán dirigidos hacia nosotros.

67. Deja tus preocupaciones cuando te quites la ropa por la noche.

Si queremos descansar bien debemos aprender a dejar nuestras preocupaciones de un lado, algo que muchos de nosotros seguramente no solemos hacer.

68. Una mujer que se ríe es una mujer conquistada.

El humor puede ser una gran herramienta de seducción, una táctica que Napoleón usó muy habitualmente.

69. La imaginación gobierna el mundo.

Gracias a nuestra imaginación el futuro puede ser maravilloso, con ella podremos hacer realidad todo aquello que nos propongamos.

70. Hay en el mundo, dos poderes. La espada y el espíritu. El espíritu siempre ha vencido a la espada.

La fuerza nunca podrá doblegar la voluntad de una persona si esta no lo permite, pues como seres humanos nuestro espíritu puede poseer una dureza realmente inquebrantable.

71. Muéstrame una familia de lectores, y te mostraré a las personas que mueven el mundo.

La lectura es una práctica realmente beneficiosa para cualquier persona, algo que Napoleón siempre tuvo muy presente.

72. Por lo general, los hombres ejercitan su memoria mucho más que su juicio.

Los recuerdos son muy valiosos, pues gracias a ellos sabremos qué decisiones no debemos tomar en el futuro.

73. El coraje no es tener la fuerza para continuar, sucede cuando no tienes fuerzas y aun así continúas.

El coraje es la voluntad de seguir luchando hasta el último aliento, una cualidad que la mayoría de soldados realmente no poseen.

74. Cuatro periódicos hostiles son más temibles que mil bayonetas…

Los medios de comunicación son realmente muy peligrosos, como dirigentes debemos asegurarnos de tenerlos siempre de nuestra parte.

75. La mano que da está al otro lado de la mano que toma. El dinero no tiene patria, los financieros carecen de patriotismo y decencia, su único objetivo es la ganancia.

No debemos confiar en aquellas personas a las que solo les preocupa el dinero, pues quizás sean ellos los que al final nos acaban traicionando el día de mañana.