¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Las 50 mejores frases de Severo Ochoa

Interesantes reflexioes de Severo Ochoa, uno de los investigadores españoles más importantes.

Xavier Molina

Xavier Molina

Frases de Severo Ochoa

Severo Ochoa de Albornoz fue reconocido por ser uno de los más grandes nombres dentro del mundo de la medicina y de la ciencia, gracias a sus estudios y experimentos que lo llevaron a ser galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina.

Aunque fue un médico de origen español pero fue nacionalizado tiempo después como estadounidense, debido a los conflictos de su país en ese momento.

En este artículo encontrarás una selección de frases de Severo Ochoa desde las que conocer más acerca de la vida de este investigador.

Las frases de Severo Ochoa más memorables

Debido a su trayectoria profesional y personal, este científico dejó a su paso grandes pensamientos sobre diversos temas de la vida. Por ello, a continuación haremos un repaso por las reflexiones y citas de Severo Ochoa más interesantes.

1. El amor es física y química.

Sobre el origen del amor.

2. Se ha discutido mucho sobre cuál es la misión de la Universidad. Para mí significa básicamente la misma que, con su gran clarividencia y característica brillantez, definió Ortega hace ya más de cincuenta años. Puede resumirse en pocas palabras: la de difundir y crear cultura. De este mismo modo la vio Cajal.

Una reflexión acerca del papel de las universidades a la hora de educar a sus estudiantes.

3. Nací en Asturias y para mí la “realidad” comienza naturalmente con Asturias.

Nunca olvidó su lugar de nacimiento.

4. Si bien nací en una calle del pueblo de Luarca cercana a la iglesia, mi consciencia de Asturias se inicia en la vecina aldea de Villar, sobre la meseta que termina en abrupto y bellísimo acantilado constantemente batido en su base por el mar.

Hablando sobre el hermoso paisaje de su lugar natal.

5. En cuanto a la ciencia, Nueva York ofrece una impresionante variedad de seminarios y conferencias.

Teniendo a Nueva York como una epítome del desarrollo científico.

6. ¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?

Nunca te quedes con el conformismo.

7. Yo siempre digo que todo lo que contribuya a aumentar el conocimiento humano debe hacerse, aunque no se sepa lo que puede venir detrás.

Todo conocimiento positivo o negativo es necesario.

8. Consolarme con la muerte de Carmen me parecería una traición hacia ella.

Sobre seguir adelante tras la muerte de su esposa.

9. Nos sería muy difícil a mi mujer y a mí acostumbrarnos ahora a vivir en otro lugar.

Después de tantos años, Nueva York se convirtió en su hogar.

10. A pesar de nuestra larga residencia fuera de España, hace ya muchos años que regresamos anual o bianualmente por períodos que van de un par de semanas a un par de meses.

Lo que una vez fue su casa, ahora es solo un agradable recuerdo.

11. La ciencia siempre vale la pena porque sus descubrimientos, tarde o temprano, siempre se aplican.

La importancia de la ciencia.

12. Esto no quiere decir que lo pase mal, no. Viajo, escucho música, etc.

Sacando el lado positivo detrás de todo. Lo que importa es que salgamos adelante.

13. Hay científicos muy religiosos, incluso en extremo, y otros que no lo son.

Las creencias religiosas personales no deberían enemistarse con la ciencia.

14. Con frecuencia vamos a Asturias, a la que encontramos cada vez más bella y acogedora. (…) En Asturias tuvimos y tenemos aún familia muy querida y amigos entrañables.

Un lugar que sigue significando mucho para ellos.

15. Los españoles son intolerantes, quieren que los demás piensen como ellos.

Una crítica a la actitud de algunos españoles en su tiempo.

16. Eso no me cayó del cielo, me cayó de la personalidad científica mayor que ha tenido España y una de las mayores que ha tenido el mundo, que era don Santiago Ramón y Cajal, y por las lecturas de sus obras.

Las buenas cosas se logran a través de nuestro esfuerzo, preparación y perseverancia.

17. En principio, la investigación necesita más cabezas que medios.

Muchos investigadores no buscan la fama.

18. Allí es donde veraneábamos desde que tengo uso de razón. Al sur, la montaña, suave, con todos los tonos de verde imaginables; al norte, el mar Cantábrico, tranquilo a azul en ocasiones, más a menudo gris, negruzco y amenazador.

Unos veranos muy memorables y pacíficos.

19. Me he acostumbrado a seguir viviendo porque soy demasiado cobarde para quitarme de en medio.

Su verdadera motivación para aferrarse a la vida después del deceso de su esposa.

20. Mi mujer, Carmen Cobián, también es asturiana, gijonesa. Nos casamos, en asturiano castizo, en la gruta de Covadonga.

Un aspecto particular que tenían ambos en común.

21. Yo estuve locamente enamorado de Carmen toda la vida.

Un amor que perduró todo el tiempo que estuvieron juntos y más allá.

22. Hay una investigación de defensa, lo que en Estados Unidos se llama clasificada, es decir, secreta.

Hablando sobre la tendencia de Estados Unidos sobre clasificar muchos de sus estudios como secretos.

23. Con el paso de los años mi recuerdo vuelve a Villar, en donde había saturado mis sentidos de “Naturaleza” y en donde comenzó más tarde a madurar mi mente y moldearse mi espíritu con la lectura y el estudio.

El ambiente que lo marcó de por vida y el que más paz le traía al evocar en su memoria.

24. Mis primeros recuerdos son de Asturias, concretamente de Gijón y Luarca.

Hablando sobre su lugar de origen.

25. Ninguna ciudad puede ofrecer tanto en cada faceta de la vida cultural e intelectual.

Una referencia hacia la vida en Nueva York.

Reflexiones de Severo Ochoa

26. Yo no creo en lo sobrenatural.

Mostrándose firme ante sus no creencias.

27. Ya no trabajo, pero hablo mucho con científicos jóvenes, les aconsejo si hace falta.

La forma en que vivía en los últimos años de su vida.

28. El tiempo está ocupado. Pero no tengo interés por la vida.

La forma en que sentía su realidad tras la pérdida de Carmen.

29. Ahora bien, cuando uno está investigando no piensa mucho si la aplicación de sus descubrimientos puede ser peligrosa.

Muchos descubrimientos sencillos o inocentes, terminaron siendo armas letales.

30. En Gijón, durante el invierno, iba al colegio, en Luarca pasaba el verano.

La forma en que se desarrollaba su juventud.

31. Naturalmente, debe intentar impedirse la utilización de aquello que puede ser perjudicial para la humanidad.

Todo descubrimiento científico que sea perjudicial para la humanidad debe ser contenido.

32. Me he dedicado a investigar la vida y no sé por qué ni para qué existe.

La vida es un perpetuo misterio.

33. Yo no busco el consuelo fácil. Prefiero no tener consuelo.

Su idea de sobrellevar las cosas era enfrentandolas.

34. Cada vez que contesto negativamente a una pregunta de este tipo recibo un montón de cartas intentando convencerme de que estoy equivocado.

Sobre las réplicas a los comentarios que mostraban su desacuerdo.

35. Mi mujer era creyente, yo no; pero siempre vivimos muy felices, respetándonos nuestras ideas.

El que permanezcamos a una religión no es impedimento para irrespetar la creencia de los demás.

36. Al principio, cuando teníamos más energías, no nos perdíamos ninguna exposición importante.

Mostrando el entusiasmo aventurero que tenían como pareja.

37. Allí comencé a leer trabajos originales de investigación en una revista francesa, el Journal de Physiologie et Pathologie Génerale, al que me había suscrito cuando estudiaba el segundo año de medicina.

Su primer acercamiento a la ciencia y la medicina, de interés biográfico.

38. Una mujer puede cambiar la trayectoria vital de un hombre.

El impacto que tiene una persona sobre otra.

39. A pesar de las dificultades inherentes a la vida en las grandes ciudades, no me arrepiento de ello.

Aunque las metrópolis están llenas de ruidos y ajetreo, fue allí donde Ochoa encontró su lugar.

40. Y ahora la vida sin ella no es vida.

Una de las frases de Seero Ochoa sobre el dolor de la pérdida de un ser amado.

41. En estos momentos, cuando la literatura científica ha crecido tanto que es imposible mantenerse al día del progreso, incluso en su propio campo, los seminarios, conferencias y otro tipo de reuniones son esenciales para estar informado.

Las cosas están en constante cambio y por ello necesitamos buscar información a diario.

42. Mi verdad básica es que todo tiempo es un ahora en expansión.

Su forma de observar el tiempo.

43. Primero el hombre aprende en la vida a andar y a hablar. Más tarde, a sentarse tranquilo y mantener la boca cerrada.

Sobre mantener la calma y la prudencia en los momentos más necesarios.

44. Nunca fue un problema, y no tratábamos de convencernos. A veces ella se olvidaba de ir a misa y yo le decía: “Carmen, la misa…”

La interacción que tenía Ochoa con su esposa religiosa.

45. Eso ocurre en muchos países. Aunque no creo que en esos lugares trabaje nadie obligado, porque a un científico no se le puede obligar a hacer lo que no quiere. Pero sí hay personas a las que se les pide esa dedicación con chantajes morales... Y cuando el llamado patriotismo anda detrás mal asunto…

Hablando sobre la manipulación hacia los científicos.

46. Desde luego que el científico tiene que tener planteamientos éticos.

La ética debe formar parte esencial en el trabajo científico.

47. Yo creo que quienes colaboran conscientemente para desarrollar algo con fines destructivos, como ocurrió con la bomba atómica, son condenables.

Una referencia hacia los actos de algunos científicos vistos desde un punto de vista moral.

48. He vivido en Nueva York la mitad de mi vida.

Nueva York como su segundo hogar.

49. A menudo visitamos no solo los museos, sino también las galerías de arte de la ciudad. Más aún, rara vez nos perdíamos un recital de música de cámara, una obra de teatro o un concierto sinfónico o coral.

La vida cotidiana y movida de Ochoa junto a Carmen.

50. Yo creo que somos eso, y nada más, física y química.

Lo que, según para el científico en realidad somos.

Xavier Molina

Xavier Molina

Psicólogo social

Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona. Máster en terapia cognitivo-conductual. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Posgrado en Intervención psicosocial. Máster en Actividad Física y Salud por la UB.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados