Santiago Ramón y Cajal fue un célebre médico español nacido en la localidad de Petilla de Aragón, durante el año 1852.

Conocido comúnmente como el padre de la neurociencia, Ramón y Cajal desarrolló a lo largo de su vida numerosos experimentos, los cuales le convirtieron en toda una eminencia de su época.

Frases y reflexiones de Ramón y Cajal

Aunque muchos habremos escuchado citar algunas de sus frases en numerosas ocasiones, quizás no conozcamos mucho sobre él.

Un hecho que sin duda cambiará a partir de este preciso momento, pues a continuación podrás descubrir las 70 mejores frases de Santiago Ramón y Cajal, uno de los médicos más relevantes procedente de la medicina española.

1. La vanidad nos persigue hasta en el lecho de la muerte. La soportamos con entereza porque deseamos superar su terrible grandeza y cautivar la admiración de los espectadores.

Si deseamos ser más exitosos debemos aprender a ser humildes, pues esta cualidad nos ayudará a mostrar una mejor versión de nosotros mismos.

2. Mientras el cerebro sea un misterio, el universo continuará siendo un misterio.

El cerebro es el órgano más misterioso que posee el ser humano, los grandes misterios que éste encerraba siempre le causaron a Ramón y Cajal un gran interés.

3. Las neuronas son como misteriosas mariposas del alma, cuyo batir de alas quién sabe si esclarecerá algún día el secreto de la vida mental.

Cómo funciona la red neuronal de una persona era por aquellos entonces todo un misterio, pues en la actualidad los científicos aún no han descubierto todos sus entresijos.

4. Nada me inspira más veneración y asombro que un anciano que sabe cambiar de opinión.

Saber cambiar de opinión demuestra una gran agudeza mental por nuestra parte, pues solo el ignorante posee ideas fijas totalmente irrefutables.

5. Al cavilar sobre las limitaciones del espíritu humano siéntese algo así como abatimientos de rey destronado, nostalgias y desfallecimientos de águila alicortada y prisionera.

Los seres humanos somos imperfectos, pero estas ciertas imperfecciones también pueden ser las que nos permiten diferenciarnos entre nosotros.

6. En el fondo de cada cabeza juvenil hay un perfecto anarquista y comunista.

La juventud suele caer presa fácilmente de las ideas con tintes izquierdistas, algo que es muy entendible pues virtualmente ese discurso parece favorecer su estilo de vida.

7. Aún en las ciencias más perfectas nunca deja de encontrarse alguna doctrina exclusivamente mantenida por el principio de autoridad.

Aquel que ostenta el poder hace con él aquello que desea, favoreciendo aquellos temas que personalmente más le interesen.

8. Nos quejamos de los amigos porque exigimos de ellos más de lo que pueden dar.

No debemos ser demasiado exigentes con nuestros amigos, no vale la pena perderlos por cosas que no son estrictamente necesarias.

9. Razonar y convencer, ¡Qué difícil, largo y trabajoso! ¿Sugestionar? ¡Qué fácil, rápido y barato!

Poder hacer que una persona comprenda tu punto de vista, puede ser una tarea más complicada de lo que pensamos. Pues el ignorante nunca reconocerá que no está en poder de la razón.

10. De todas las reacciones posibles ante una injuria, la más hábil y económica es el silencio.

Lo que los demás piensen de nosotros no tiene por qué afectarnos si realmente no es cierto, pues nuestra vida no tiene por qué variar por ello.

11. Es difícil ser buen amigo de los amigos, sin ser algo enemigo de la equidad.

Debemos cuidar a nuestros amigos si deseamos conservarlos. Nuestras amistades pueden ser un buen punto de apoyo para cualquiera de nosotros.

12. El anciano propende a enjuiciar el hoy con el criterio de ayer.

La vida cambia y la sociedad cambia con ella. pues como se pensaba antaño no tiene nada que ver con cómo se piensa en la actualidad. Si no nos adaptamos a ese cambio, muy posiblemente suframos malas experiencias.

13. Hay un patriotismo infecundo y vano: El orientado hacia el pasado. Otro fuerte y activo: El orientado hacia el porvenir. Entre preparar un germen y dorar un esqueleto, ¿Quién dudará?

Las nacionalismos nunca son positivos, pues la política siempre debería mirar por los intereses de todos los ciudadanos en su conjunto.

14. ¿No tienes enemigos? ¿Es que jamás dijiste la verdad o jamás amaste la justicia?

Tener enemigos es lo más común del mundo, pues siendo nosotros mismos tarde o temprano los encontraremos.

15. Hay pocos lazos de amistad tan fuertes que no puedan ser cortados por un pelo de mujer.

Las peleas por una determinada mujer se han llevado a cabo desde el principio de los tiempos. No en vano, Troya ardió por el amor de una mujer.

16. En la máquina social hay que ser motor, no rueda, personalidad, no persona.

No debemos dejarnos nunca pisotear, somos capaces de hacer realidad todo aquello con lo que soñamos.

17. En política todo necio es peligroso mientras no demuestre con hechos su inocuidad.

Aquellos que se dedican a la política deben demostrar siempre su valía, pues un mal gestor puede hacerle realmente mucho daño a la economía de un país.

18. La hermosura es una carta de recomendación escrita por Dios.

Ser personas bellas puede abrirnos muchas puertas, pero si no valemos realmente la pena esas puertas al final se cerrarán.

19. Los problemas que parecen pequeños son grandes problemas que aún no se entienden.

Un problema puede ser mucho más grande de lo imaginado, pero quizás solo nos demos cuenta de ello cuando profundicemos en él.

20. Las ideas no duran mucho. Hay que hacer algo con ellas.

Siempre que tengamos una buena idea debemos intentar explotarla, pues uno nunca sabe cuántas buenas ideas tendrá a lo largo de su vida.

21. Me enorgullezco de no haber figurado nunca entre la clientela especial de las corridas de toros.

La tauromaquia nunca fue del agrado de Santiago Ramón y Cajal, una antigua práctica sobre la que muchas personas actualmente piensan, que debería dejar de realizarse.

22. Me reservo el derecho a pensar de acuerdo con mis ideas actuales.

Ser consecuentes con nuestras ideas, puede ser algo que nos permitirá poder vivir la vida bajo nuestras propias normas.

23. Se conocen infinitas clases de necios; la más deplorable es la de los parlanchines empeñados en demostrar que tienen talento.

Hablar mucho no significa ser alguien inteligente, en la mayoría de ocasiones suele ser más bien lo contrario.

24. Los celos iracundos de algunas mujeres significan, antes que el temor de perder un amante, el recelo de que se cierre un bolsillo.

Las personas muchas veces son movidas por el puro interés, ya sean hombres o mujeres. En esta cita en concreto, Cajal nos habla sobre la actitud interesada que comúnmente mostraba el género femenino en aquellos tiempos.

25. El llamado espíritu de clase o de cuerpo solapa, ordinariamente, un egoísmo refinado. Todo sindicato del honor constituye en realidad un trust para la explotación de los demás.

Todos somos parte de una misma sociedad y para que esta funcione, todos debemos poner el mismo empeño por nuestra parte.

26. Al carro de la cultura española le falta la rueda de la ciencia.

La ciencia en aquellos tiempos no poseía los fondos que necesitaba para poder desarrollarse, un hecho que con el paso del tiempo cambió dentro de la nación española.

27. Evita la conversación de aquellas personas cuya palabra, en vez de ser trabajo, es placer. Los grandes parlanchines suelen ser espíritus refinadamente egoístas, que buscan nuestro trato, no para estrechar lazos sentimentales, sino para hacerse admirar y aplaudir.

Siempre ha habido personas que han buscado poder cobijarse a la sombra de una persona mucho más exitosa, pues como bien dice el refrán: Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.

28. A los amigos, como a los dientes, los vamos perdiendo con los años, no siempre sin dolor.

Muchas de nuestras amistades las perderemos con el paso de los años, pues los amigos de verdad suelen ser realmente difíciles de encontrar.

29. Sólo el médico y el dramaturgo gozan del raro privilegio de cobrar las desazones que nos dan.

Una gran verdad en la que muchos de nosotros seguramente nunca habíamos pensado, como esta nos muestra, los médicos muchas veces suelen cobrar por darnos malas noticias.

30. Se ha dicho hartas veces que el problema de España es un problema de cultura. Urge, en efecto, si queremos incorporarnos a los pueblos civilizados, cultivar intensamente los yermos de nuestra tierra y de nuestro cerebro, salvando para la prosperidad y enaltecimiento patrios todos los ríos que se pierden en el mar y todos los talentos que se pierden en la ignorancia.

La España del siglo XIX estaba poblada en su mayoría por analfabetos, la educación obligatoria para los niños de cualquier clase social, no llegaría hasta mediados del siglo XX.

31. O se tienen muchas ideas y pocos amigos, o muchos amigos y pocas ideas.

Nuestras ideas pueden sembrar la discordia entre nuestros amigos, pero si una amistad es lo suficientemente fuerte, sin duda aguantará el peso de las discrepancias que puedan surgir entre nosotros.

32. Afortunadamente, en la mayoría de los casos, la esposa acostúmbrase al marido, como éste se habitúa a la cerveza o el tabaco.

El matrimonio era visto antiguamente como un paso forzoso en la vida por el que todos teníamos que pasar, por suerte la sociedad actual no es tan tajante en este determinado aspecto.

33. Lejos de abatirse el investigador novicio ante las grandes autoridades de la Ciencia, debe saber que su destino, por ley cruel, pero ineludible, es crecer un poco a costa de la reputación de las mismas.

Aquellos que realizaron grandes descubrimientos en otro tiempo, pueden enseñarnos cuál es el camino hacia el éxito. Como dijo Isaac Newton: Si pude ver más lejos que otros fue porque me subí en hombros de gigantes. Una cita que hacía referencia a todos aquellos grandes genios de la antigüedad que le inspiraron.

34. La más ignorante y rústica de las mujeres puede engendrar un hombre de genio.

Todos los hombres y mujeres poseemos las mismas cualidades, pero algunos de nosotros aprendemos con el tiempo, a explotarlas en mayor medida.

35. Nada más radicalmente injusto que el padre de familia. Todo lo perdona con tal de favorecer a sus hijos.

Todo padre siempre apoyará a su hijo independientemente de lo que él realmente merezca, la sangre es uno de los factores de unión más fuertes que existe.

36. La amistad repugna la pobreza y el dolor, como la planta la oscuridad y el aire enrarecido. Si deseas conservar amigos, ocúltales tus penurias y pesadumbres.

Es en las adversidades cuando descubrimos cuáles de nuestros amigos lo son en realidad, pues cuando pasamos por una buena situación, las personas cona actitudes interesadas siempre saldrán de cualquier lugar.

37. He aquí una evidencia que es también una norma; los únicos tónicos de la voluntad son la verdad y la justicia.

La verdad debe ser una constante en nuestra vida, con ella todos lograremos poder llevar la vida que realmente merecemos.

38. La gloria, en verdad, no es otra cosa que un olvido aplazado.

Con el paso del tiempo todos nosotros seremos olvidados, pero si somos muy exitosos en nuestra labor, nuestro posible olvido puede tardar muchísimo más tiempo en llegar.

39. Evita los amigos y protectores ricos y necios. A poco que los trates, te verás convertido en su amanuense o en su lacayo.

No debemos nunca someternos a los intereses de los demás, nuestra propia voluntad siempre debe ser la única cosa que pueda movernos.

40. Los débiles sucumben, no por débiles, sino por ignorar que lo son. Lo mismo sucede a las naciones.

Nuestra posición social es algo muy importante, pues si no poseemos un cierto nivel cualquier desgracia que pueda sucedernos, acabará muy rápidamente con nosotros.

41. A nadie cuesta más que a aquel que mucho desea.

Saber diferenciar entre qué deseos debemos perseguir y cuáles no, puede ser una llave personal hacia nuestra futura felicidad.

42. Es extraño ver cómo la población, que alimenta su imaginación con cuentos de brujas o santos, eventos misteriosos y acontecimientos extraordinarios, desprecia al mundo que lo rodea como algo común, monótono y prosaico, sin sospechar que en el fondo todo es secreto, misterio y maravillarse.

El mundo es lo suficientemente complicado sin tener en cuenta fantasias como hadas o monstruos, pues los hombres en realidad desconocemos una gran parte del universo que nos rodea.

43. El estudioso es el que lleva a los demás a lo que él ha comprendido.

Compartir con los demás aquella información interesante que poseemos, puede que sea algo que a ellos también les ayude en sus propias vidas.

44. Cosa corriente es que vanidosos y presuntuosos finjan poseer lo que desean.

Nadie posee todo aquello que desea y el que diga lo contrario, en realidad muy probablemente nos está mintiendo.

45. El arte de vivir mucho es resignarse a vivir poco a poco.

En la vida hay tiempo para todo, no debemos nunca apresurarnos en la toma de nuestras decisiones.

46. Como hay talentos por el estudio, hay tontos entontecidos por desuso.

La educación es un aspecto fundamental en la vida de cualquier persona, pues una persona que no haya sido educada, nunca desarrollará su máximo potencial intelectual.

47. Apártate progresivamente, sin rupturas violentas del amigo para quien representas un medio en vez de ser un fin.

Algunos de nuestros supuestos amigos intentarán usarnos a lo largo de nuestra vida, todos nosotros deberíamos aprender a leer entre líneas para que esto no llegue a sucedernos.

48. La simpatía es muy frecuentemente un prejuicio sentimental basado en la idea de que la cara es el espejo del alma. Por desgracia, la cara es casi siempre una careta.

La belleza no lo es todo en la vida, pues todos deberíamos saber que la toxicidad de una persona y su aspecto físico, no siempre van de la mano.

49. Las ideas no se muestran fecundas con quien las sugiere o las aplica por primera vez, sino con los tenaces que las sienten con vehemencia y en cuya virtualidad ponen toda su fe y todo su amor. Bajo este aspecto, bien puede afirmarse que las conquistas científicas son creaciones de la voluntad y ofrendas de la pasión.

Todo gran descubrimiento siempre tiene un notable trabajo a sus espaldas, pues al igual que las grandes obras artísticas, estos nunca surgen de la nada.

50. El hombre es un ser social cuya inteligencia exige para excitarse el rumor de la colmena.

Los seres humanos somos mucho más poderosos cuando nos unimos en grupo. La sociedad en la que actualmente todos vivimos, es una respuesta lógica del ser humano ante las adversidades que le acosaban.

51. La verdad es un ácido corrosivo que salpica casi siempre al que la maneja.

Aunque la verdad pueda perjudicarnos momentáneamente, al final esta nos ayudará a vivir de una forma muchísimo más digna y más coherente con nuestros propios pensamientos.

52. Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia.

Los errores nos ayudan a mejorar como individuos, gracias a ellos lograremos ser una persona mejor y mucho más completa el día de mañana.

53. Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro.

Todos tenemos la capacidad de auto educarnos para poder mejorar nuestro nivel intelectual, pero dependerá de nosotros si ponemos en práctica o no este hecho.

54. La perseverancia es una virtud de los menos brillantes.

Aunque no seamos personas muy brillantes, con perseverancia y dedicación conseguiremos todo lo que nos propongamos.

55. Es importante darse cuenta de que si ciertas áreas de la ciencia parecen ser bastante maduras, otras están en proceso de desarrollo y aún quedan otras por nacer.

La ciencia con el tiempo va desarrollando nuevas ramificaciones, algunas de las cuales en tiempos de Ramón y Cajal eran completamente novedosas.

56. Los mediocres pueden ser educados; los genios se educan a sí mismos.

Esta cita nos demuestra, dónde reside la diferencia entre las personas con niveles intelectuales más normales y los auténticos genios.

57. Todo trabajo sobresaliente, tanto en el arte como en la ciencia, resulta del inmenso celo aplicado a una gran idea.

El desarrollo de una idea siempre conlleva su tiempo, solo siendo perseverantes lograremos poder llevarla a cabo.

58. Es justo decir que, en general, no se han agotado los problemas; en cambio, los hombres se han agotado por los problemas.

El ser humano siempre encuentra nuevos problemas en su desarrollo, una constante que parece no cambiar con el paso de los años.

59. Poco basta cada día si cada día logramos ese poco.

Una cita muy acertada que nos anima a ser más constantes en nuestro trabajo diario.

60. Las perezosas células cerebrales solo encienden su luz bajo el látigo de las emociones penosas.

Las situaciones más difíciles por las que pasemos, pueden ser las que más nos inspiren a lo largo de nuestra vida.

61. La mujer es como la mochila del soldado.

Durante una guerra el recuerdo de nuestros seres queridos, será lo que nos impulse hacia la batalla.

62. El que toma las cosas a broma es siempre vencido por el que las toma en serio.

Algunos aspectos de la vida parecen no tener importancia, pero es muy posible que en realidad estemos totalmente equivocados.

63. La casualidad no sonríe al que la desea, sino al que se la merece.

Las casualidades nunca nos encontrarán si no estamos trabajando, solo manteniéndonos al pie del cañon, nuestra suerte por fin cambiará.

64. Los hombres guerrean para adquirir un pedazo de tierra donde ser prematuramente enterrados.

Las guerras no deberían liberarse bajo ninguna circunstancia, pues nada vale tanto como la vida de una persona.

65. La erudición oportuna que tanto nos seduce en ciertos buenísimos conversadores, no es, a menudo, sino el arte sutil de llevar al interlocutor al terreno de recientes lecturas.

La lectura es una actividad muy interesante, practicarla puede aportarnos grandes beneficios tanto en nuestra vida personal, como en la laboral.

66. Se ha dicho hartas veces que el negocio es el dinero de los demás. De igual modo podría afirmarse que el poder y la felicidad son el infortunio y la angustia del prójimo.

El dinero y el poder pueden traernos graves problemas personales, pues como se suele decir: quizás no sea oro todo lo que reluce.

67. ¡Mis contradicciones! ¡Ojalá fueran mayores! Ello sería indicio de juventud, flexibilidad y pujanza. Cambiamos con los años y las lecturas. Y no sólo sucesivamente, sino simultáneamente. (…) Parodiando a Descartes diría yo: 'Varío, luego existo'.

Con el tiempo todos seremos menos proclives a cambiar nuestras ideas, un síntoma claro de que nuestra vejez se aproxima.

68. El ahorro excesivo declina rápidamente hacia la tacañería, cayendo en la exageración de reputar superfluo hasta lo necesario.

Debemos disfrutar la vida plenamente y para ello el uso del dinero es algo totalmente obligatorio. El dinero que guardemos no nos acompañará tras nuestra muerte.

69. Una de las desdichas de nuestro país consiste, como se ha dicho hartas veces, en que el interés individual ignora el interés colectivo.

Las sociedad sólo conseguirá evolucionar, cuando el interés colectivo prime totalmente en ella.

70. Poco vales si tu muerte es deseada por muchas personas.

Si muchas personas desean nuestro mal, al final su deseo se hará realidad. Debemos asegurarnos de que las personas de nuestro alrededor, sean completamente honestas con nosotros.