Los hindúes son un pueblo cuyas raíces espirituales están profundamente arraigadas y cuyos conocimientos del mundo que les rodea es sumamente rico, tanto a nivel biológico como intelectual y trascendental.

En todas las formas como esta cultura se expresa se demuestra la sabiduría extraída de los pueblos hindúes. Y es que, de hecho, esta cultura también bebe de la cultura y las enseñanzas de pueblos árabes, budistas, ingleses y portugueses.

Proverbios Hindúes y su significado

Es por todo ello que la cultura Hindú es una de las culturas a nivel de conocimientos más rica que existe, y para que todos podáis aprender de su riqueza cultural hemos decidido crear una pequeña colección de 50 proverbios Hindúes que todo sabio debe conocer.

1. Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus zapatos.

Debemos ponernos en la piel de nuestros semejantes para saber cómo pueden sentirse en cada momento.

2. En el camino de la vida podrás transitar por el sendero de la sabiduría. Si de él sales convencido de no saber nada, es que has aprendido mucho.

Ser conscientes que nunca lo sabremos todo en la vida es señal de sabiduría.

3. Cuando las olas se han aquietado y el agua está en calma, entonces se refleja la luz y se puede vislumbrar el fondo.

Cuando las cosas se calman y normalizan es cuando podemos ser conscientes de todo lo que sucedió en una acontecimiento anterior, en el fragor de la batalla todo parece confuso.

4. La palabra debe ser vestida como una diosa y elevarse como un pájaro.

Debemos respetar la opinión de los demás, y también ser respetados.

5. Aquel que reconoce la verdad del cuerpo puede entonces conocer la verdad del universo.

Conocernos a nosotros mismos es el camino de conocer todo lo que nos rodea.

6. Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

Debemos hablar cuando tenemos algo importante que decir, no solo por decir algo.

7. Solo se tiran piedras contra el árbol que da frutos.

Las personas valiosas y envidiadas son las que reciben más golpes por la sociedad.

India

8. Los objetos externos son incapaces de dar plena felicidad al corazón del hombre.

Aquello que realmente nos importa es inmaterial, los bienes materiales no nos llenan espiritualmente.

9. Creer que un enemigo débil no puede dañarnos es creer que una chispa no puede causar un incendio.

Ser confiados puede pasarnos factura, cualquier problema por pequeño que sea puede complicarse.

10. La vejez empieza cuando los recuerdos pesan más que las esperanzas.

Cuando llegamos a cierta edad, nuestros recuerdos son nuestros bienes más valiosos.

11. Es de hipócritas decir que amamos a la humanidad en su conjunto y odiar a quienes no adoptan nuestros puntos de vista.

Debemos entendernos todas las personas, incluso con aquellos que opinan diferente.

12. Si deseas ser feliz, tienes que desear ver a otros felices también.

Nuestra felicidad comienza por la felicidad de quienes nos rodean.

13. Un hombre sólo posee lo que no puede perder en un naufragio.

Los bienes materiales no son importantes, solo nuestras vidas. .

14. El que antes de su muerte ha plantado un árbol, no ha vivido inútilmente.

Construir una sociedad mejor es el objetivo de todos los hombres y mujeres.

15. El bien que hicimos la víspera es el que nos trae la felicidad por la mañana.

Todo aquello positivo que realicemos nos será devuelto por la sociedad.

16. Aprendo mientras vivo.

Nunca es tarde para aprender, los seres humanos evolucionamos durante toda la vida.

17. Cuando todo está perdido aún queda la esperanza.

No debemos arrojar la toalla, siempre puede acompañarnos la suerte.

18. Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.

Los libros son bienes muy valiosos, pues son portadores de conocimiento y sabiduría.

19. El corazón en paz ve una fiesta en todas las aldeas.

Si vivimos en paz con nosotros mismos, la vida nos parecerá más agradecida.

20. No hay árbol que el viento no haya sacudido.

Todos somos golpeados por la vida y debemos mantenernos firmes delante de la adversidad.

21. El árbol no niega su sombra ni al leñador.

Ser benevolentes con los que nos rodean dice mucho de nosotros.

22. Los ríos hondos corren en silencio, los arroyos son ruidosos.

Las personas sabias solo hablan cuando es necesario, el ignorante habla porque tiene que hablar.

23. ¿Qué ve el ciego aunque se le ponga una lámpara en la mano?

Aunque sea evidente, el ignorante no será capaz de ver lo que tiene delante.

24. El que no duda, nada sabe.

Ser conscientes de nuestra falta de información sobre algo denota sabiduría.

25. Con mis maestros he aprendido mucho; con mis colegas, más; con mis alumnos todavía más.

Con aquellos que tienen ansias de aprender es con quienes más se aprende, pues estos pueden aportar un nuevo punto de vista.

26. Yo soñaba que la vida era alegría. Desperté y vi que la vida es servicio. Serví y vi que el servicio da alegría.

Ser agradecidos por lo que tenemos nos llevará a alcanzar la felicidad.

Paisaje de la India

27. A los ignorantes los aventajan los que leen libros. A estos, los que retienen lo leído. A estos, los que comprenden lo leído. A estos, los que ponen manos a la obra.

Estudiar es muy importante pero actuar en el momento preciso lo es más.

28. La tierra no es una herencia de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos.

El medio ambiente solo lo disfrutamos por un tiempo y debemos dejarlo en perfecto estado a las generaciones venideras.

29. La más larga caminata comienza con un paso.

Todo en la vida empieza por algo pequeño para que con el tiempo y esfuerzo pueda convertirse en algo grande.

30. Cuanto más adversas sean para ti las circunstancias que te rodeen, mejor se manifestará tu poder interior.

Los seres humanos nos fortalecemos con las adversidades, estas nos endurecen como personas.

31. Para descubrir la inmensidad de las profundidades divinas, se impone el silencio.

El silencio debe ser apreciado, pues con él podemos escuchar nuestra voz interior y nuestros pensamientos.

32. Yo no soy mi cuerpo; soy más. Yo no soy mi habla, mis órganos, el oído, el olfato; eso no soy yo. La mente que piensa, tampoco soy yo. Si nada de eso soy, entonces , ¿quién soy? La conciencia que permanece, eso soy.

Somos nuestra conciencia, somos nuestra mente y sin eso no somos nada.

33. El hombre que desee estar tranquilo ha de ser sordo, ciego y mudo.

Para no ser conscientes de los problemas que nos rodean debemos perder los sentidos, pues estos son apremiantes y nos vienen de todas las formas.

34. La ignorancia es pasajera, el conocimiento perdura.

Tener un desconocimiento sobre algo puede ser subsanado y ese conocimiento perdurará en nosotros.

35. También Dios está escondido en el océano de una gota de agua.

Lo divino se esconde en todo el medio natural que nos rodea, sin el medio ambiente no podríamos vivir.

36. El hacer alianza con un aliado poderoso y el crear conflicto entre enemigos potentes: estos son los medios que emplea el sabio para incrementar su propia fortuna y prosperidad.

Una persona sabia sabe utilizar todos los medios para alcanzar su objetivo, los medios propios y ajenos. Uno de esos proverbios hindúes que nos hacen reflexionar.

37. Cuando naces, todos los de alrededor sonríen y tú lloras; Vive la vida de tal forma que al morir, todos los de alrededor lloren y tú sonrías.

No debemos arrepentirnos de nada en la vida y hacer todo aquello que nos llene como personas.

38. No hay nada que detenga al hábil; no existen distancias para el fogoso; ni hay país extranjero para el erudito: el que es elocuente, no teme a nadie.

Nuestras habilidades son las que nos harán llegar lejos en la vida, con ellas podemos ser imparables.

39. La seda la tejen los humildes gusanos; de las rocas se obtiene el oro… La flor de loto crece en el fango y en la cabeza de la serpiente se encuentran las esmeraldas.

De las cosas más humildes vienen las mejores cosas, pues siempre empiezan como algo sencillo para acabar con la máxima plenitud.

40. El insensato que reconoce su insensatez, es un sabio; pero un insensato que se cree un sabio, es en verdad un insensato.

Nuestra ignorancia puede no dejarnos ser conscientes de la misma y por ello nos mantendremos ignorantes.

41. La vida es un desafío: afróntalo; y también es amor: compártelo; la vida es sueño: hazlo realidad.

Debemos disfrutar cada momento de la vida y vivirla con la máxima plenitud.

42. El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

Mortificarse con un problema solo depende de nosotros, en cuanto antes lo superemos antes podremos avanzar.

43. Difícil de conseguir y más aún de conservar. Problemático tanto al perderlo como al gastarlo. El dinero es en verdad un fajo de problemas, desde el principio hasta el final.

El dinero no trae la felicidad y además puede ser fuente de problemas, no es oro todo lo que reluce.

44. El cuervo, el cobarde y el ciervo nunca abandonan a sus hijos, pero el elefante, el león y el noble se van en cuanto huelen la deshonra.

Aquel que tiene más que perder será el primero en abandonar será el primero en abandonar, pues no quiere ser deshonrado.

45. Son muchos los que tienen un lenguaje halagüeño, palabras dulces que gratifican el oído; pero aquellos que están preparados para oír la verdad desnuda, sin temor alguno, esos son en verdad rarísimos.

La verdad puede ser dolorosa y enfrentarnos a ella es harto complicado, pues puede llevarnos a enfrentarnos con nosotros mismos.

46. El necio odia al hombre sabio, el pobre detesta al que es rico, el cobarde envidia al héroe, el miserable desprecia al que es generoso, y el hombre degradado no puede ni ver al virtuoso.

Siempre envidiamos a quien tiene lo que nosotros deseamos, la envidia no solucionará nuestros problemas, el crecimiento personal sí.

47. No es tu amigo quien te favorece una vez, ni tu enemigo quien te insultó en una ocasión. La única forma de reconocerlo es saber si su corazón es sincero o falso.

La honestidad con la que los demás nos tratan a nosotros es la auténtica forma de saber quién es un aliado y quién no.

48. El que abandona lo cierto para correr tras lo dudoso, pierde lo uno y lo otro.

Cuando algo es certero debemos afianzarlo, más vale pájaro en mano que ciento volando.

49. Si tiene remedio, ¿por qué te quejas? Si no tiene remedio, ¿por qué te quejas?

Algo que puede ser solucionado debe ser solucionado lo antes posible y si no puede serlo, cuanto antes lo dejemos atrás antes lo superaremos.

50. El fuego abrasador destruye los árboles, pero deja intactas las raíces; Sin embargo, el agua mansa las socava y las arrastra.

Cuídate de la persona tranquila y callada, pues pueden ser los que más perjuicios te traigan.