¿Cómo apoyarte en tus seres queridos para potenciar tu salud mental?

Nuestro bienestar emocional está estrechamente ligado con la familia y los amigos.

como-apoyarte-en-seres-queridos-potenciar-salud-mental

Las personas somos seres sociales por naturaleza. Necesitamos sentirnos apoyados, queridos y formar parte de un grupo. Cuando estamos en interacción con otras personas con las que tenemos relaciones sanas, habitualmente nos da paz y alegría.

En ese sentido, apoyarte en tus seres queridos es importante para potenciar tu salud mental. Y es que poder contar con ellos en momentos difíciles nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos, evitar sentimientos de soledad y tristeza.

Sin embargo, no es tarea fácil. Contar nuestros problemas y necesidades a nuestro entorno nos hace vulnerables, y podemos salir perjudicados dependiendo de sus respuestas. Por tal razón, te traigo en este artículo una serie de consejos que debes tener en cuenta y unas pautas con el fin de apoyarte en tus seres queridos para potenciar tu salud mental.

¿Qué debes tener en cuenta antes de apoyarte en tus seres queridos?

A pesar de la importancia que tiene apoyarte en tus seres queridos, no hay que olvidar que a veces es complicado. A menudo, son nuestros propios seres queridos o nosotros mismos quienes dificultamos el poder apoyarnos los unos a los otros, ya sea por cómo somos, cómo nos expresamos o cómo es nuestra relación.

Por eso, es relevante que tengas en cuenta ciertas características de las relaciones y habilidades comunicativas. Te podrán ayudar a encontrar y a conseguir las relaciones propicias, y así poder apoyarte en tus seres queridos para potenciar tu salud mental.

1. Cómo son las relaciones tóxicas y las sanas

Lo primero que debes conocer son las características de las relaciones tóxicas y de las relaciones sanas. Por un lado, en las relaciones tóxicas hay un fuerte miedo al abandono, manipulación, agresividad, pasividad, excesiva complacencia... Una buena relación no puede basarse en el miedo, el rencor, la tristeza o la culpa. Por otro lado, las relaciones sanas tienen una serie de características, que en este caso son imprescindibles para que se pueda considerar que la relación es de calidad:

  • Confianza mutua.
  • Comunicación asertiva.
  • Cariño y amor.
  • Respeto.
  • Admiración mutua.
  • Individualidad e independencia.

Una vez que conoces las características de ambos tipos de relaciones, analiza las tuyas y pregúntate: ¿En cuál de las descripciones encaja la relación en la que estás pensando? ¿Cómo te hace sentir esta persona? Solo tú podrás saberlo. Ten en cuenta que el hecho de que la relación sea tóxica no implica que seáis tóxicos los dos, sino que a la hora de interactuar no lo estáis haciendo de la mejor manera y os estáis haciendo daño.

como-familia-beneficia-salud-mental

2. Qué es la asertividad

Uno de los aspectos más fundamentales en cualquier relación es la comunicación. Hay cuatro tipos de formas de comunicarse: agresiva, pasiva, pasiva-agresiva y asertiva. Solo la última es la idónea, porque es la única que te permite comunicar tus necesidades, opiniones y deseos de manera clara y directa, sin atacar ni ofender a nadie. Sin embargo, al mismo tiempo, es la que menos se da, puesto que es especialmente difícil.

Si de normal nos comunicamos de manera agresiva, pasiva o pasiva-agresiva, es porque no somos capaces de gestionar nuestras emociones de otra manera (ira, miedo o culpa, por ejemplo), y nos resulta más fácil expresarnos de esa manera. No obstante, para comunicarnos de manera efectiva, debemos aprender a manejar la asertividad y dejar atrás la pasividad-complacencia y la agresividad-manipulación.

3. La importancia de los límites

Los límites son necesarios en todo tipo de relación social para que sea sana y estable. Nos permiten sentirnos seguros en la relación, nos da la libertad de ser nosotros mismos, lo cual mejora nuestra autoestima, y garantiza que nuestras expectativas y necesidades sean respetadas.

En una relación en la que no hay límites, no existen impedimentos para que cada uno/a haga lo que quiera, incluso a expensas del bienestar de la otra persona. Sin límites no podemos conocer las necesidades mutuas en la relación, de manera que aún queriendo respetar a la otra persona, podemos transgredir su espacio. Por eso, siempre es importante expresar explícitamente nuestros límites y no darlos por hecho.

¿Cómo puedes apoyarte en tus seres queridos para potenciar tu salud mental?

Una vez que conoces la importancia de apoyarte en tus seres queridos para potenciar tu salud mental y las características relevantes a tener en cuenta para lograr tener una relación sana, ya puedes dar el paso. ¿Y cómo puedes hacerlo? Te cuento a continuación cómo puedes apoyarte en tus seres queridos.

1. Pon límites a través de la asertividad

El primer paso es poner en práctica lo que he descrito antes. Para poder tener una relación sana en la que te sientas libre para expresarte sin miedo, necesitas poner límites claros y definidos. Para ello, debes expresar tus necesidades de manera asertiva, a través de pautas como:

  • Validar la visión y las emociones de la otra persona antes de dar tu punto de vista.
  • Empezar las frases con estructuras como “yo pienso que…”, “me siento…”, “me gustaría que…” o “necesito que…”, para evitar dar la impresión de que tu visión de los hechos es la verdad absoluta.
  • No generalices, evitando palabras como “siempre” o “nunca”.
  • Critica el comportamiento de la otra persona, no a la persona en sí. Si juzgas a la persona, solo estás generalizando de otra manera y pudiéndole hacer mucho daño por valorar una situación específica.
  • Decirle explícitamente qué quieres conseguir con la conversación, una solución y tus motivos.
  • La técnica del sándwich: decir una cosa buena, una mala y otra buena.
potenciar-salud-emocional-con-seres-queridos

2. Busca apoyarte en quién confíes que te va a comprender

Por desgracia, tener una relación sana y poner límites no siempre garantiza que tus seres queridos sepan apoyarte. Muchas veces las personas tendemos a dar consejos, desde nuestra propia perspectiva, pero sin ponernos en el lugar de la otra persona. De esta manera, estos consejos muchas veces no cuadran con lo que necesitamos o con la situación real.

Por eso, te recomiendo que intentes primero apoyarte en aquellas personas que sepas que son empáticos, que te van a escuchar activamente y que van a saber ayudarte desde tus propias necesidades. Puede ser un/a amigo/a, tu pareja o un/a familiar, piensa quién crees que se ajusta mejor a lo que necesitas.

3. Escucha tú también sus consejos

Una de las principales maneras de sentirnos mejor ante un problema es desahogarnos con nuestros seres queridos. Tan solo el hecho de contar en voz alta lo que nos pasa, le da un orden en nuestra cabeza y nos ayuda a verlo con más claridad. Si encima le añadimos que en ese momento nos sentimos comprendidos y apoyados por nuestros seres queridos, todavía mejor nos hace sentir.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que esto a veces no es suficiente para hacer desaparecer nuestro malestar. Por mucho que lo contemos y nos desahoguemos, no solucionamos la fuente del problema. Además, si no haces por resolver la situación nunca, las personas de tu entorno pueden sentirse impotentes y les cueste más estar dispuestos a escucharte.

Es como si tenemos una gotera y ponemos un cubo debajo. Vaciar el cubo cada tanto tiempo puede ayudar a que no se desborde y está bien, pero si arreglamos la gotera, estaría todavía mejor. En ese sentido, te sugiero que escuches lo que te dicen tus seres queridos, ellos pueden ver desde fuera el problema, lo cual les da una perspectiva que les permite observarlo mejor.

¿Hay algún consejo que se repita entre los que te han apoyado? ¿Hay alguno que pienses que puede cuadrar para solucionar el problema? Si es así, prueba a ponerlo en práctica. Te ayudará a resolver la situación y, además, las personas que te han aconsejado se sentirán más competentes y estarán aún más dispuestos a escucharte y ayudarte.

seres-queridos-salud-mental
  • Esclapez, M. (2022). Me quiero, te quiero: Una guí­a para desarrollar relaciones sanas (y mejorar las que ya tienes). Bruguera.
  • Llamas, D. (2023). Cuidarme bien. Quererte mejor. Aprende a relacionarte de manera sana y responsable. Grijalbo.

Psicóloga

Lucía Gómez es psicóloga general sanitaria, con formación en los modelos cognitivo-conductual y sistémico centrado en soluciones. Ofrece terapia individual, de pareja y de familia, tanto de forma presencial en Málaga como online. Apasionada de la escritura y de la psicología desde joven, ha querido juntar sus dos vocaciones para aportar su granito de arena al mundo y poder ayudar a los demás.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese