No cabe duda de que la pandemia de coronavirus ha sido un fenómeno con un gran potencial dañino para millones de personas que, en cuestión de semanas, se ven expuestas a una situación de vulnerabilidad sanitaria y económica.

Dicho de otro modo, nadie discutiría que la inmensa mayoría de la población preferiría que una situación como esta no se hubiese producido. Y sin embargo, esta realidad se complementa con otra, igualmente verdadera: ante las situaciones difíciles, seguimos teniendo capacidad de maniobra. De las decisiones que tomemos durante estos días dependerá que nos adaptemos mejor o peor a esta crisis del COVID-19.

Un ejemplo de esto es el abanico de posibilidades que nos ofrece la formación online. Afortunadamente, la consolidación de Internet como un contexto de aprendizaje ha hecho que, hoy en día, no poder salir de casa no implique necesariamente perder tiempo y oportunidades.

La importancia de ver más allá del pesimismo ante la pandemia

Uno de los aspectos problemáticos de las crisis por epidemia o pandemia es que es muy fácil caer en una visión derrotista acerca de lo que va a pasar. El bombardeo de noticias que destacan lo negativo acerca del potencial dañino del coronavirus hace que, de manera automática e inconsciente, nuestra atención esté constantemente fijada en todo lo malo que está ocurriendo, y que esto eclipse cualquier iniciativa de intentar mejorar nuestras perspectivas de futuro.

Evidentemente, resulta imprescindible ser consciente de que el COVID-19 acarrea riesgos y está suponiendo un reto para toda la sociedad, pero también es cierto que obsesionarnos con lo malo nos lleva a tener una visión distorsionada de la realidad. En muchos casos, sin darnos cuenta, nos vamos instalando en la idea de que casi todo lo malo que pueda pasarnos, nos terminará pasando, y que hay que resignarse.

Sin embargo, quienes son capaces de no dejarse llevar por el pesimismo inmovilizante, no pierden la visión a medio y largo plazo y pueden detectar situaciones de oportunidad para amortiguar el golpe que ha supuesto la pandemia.

En casos así, desconfiar de la mentalidad "o blanco o negro" y ser capaz de ver los grises que tiene la realidad ayuda a mantener el control sobre la propia vida. Y no olvidarse de que hoy en día el hogar es un excelente lugar en el que formarse y aprender es una de estas cualidades que permiten adaptarse a la adversidad.

¿Por qué merece la pena recurrir a la formación online durante el confinamiento?

Existen varios motivos por los que, en tiempos de confinamiento y cuarentena, puede ser un buen momento para aprovechar el potencial de la formación online. Los más importantes son los siguientes.

1. Permite replantear el futuro laboral con una gran cantidad de opciones

La crisis del coronavirus es, para muchas personas, cerrar un ciclo de vida. Esto, en algunos casos, puede generar dolor y nostalgia, como ocurre por ejemplo al tener que cerrar un negocio, pero a veces también libera de ciertas inercias y responsabilidades a corto plazo.

Es una situación de "borrón y cuenta nueva"ante la cual conviene tener muchas opciones entre las que elegir para no vernos limitados desde un inicio, y lo bueno de la formación online es que nos permite encontrar cursos muy especializados, incluso sobre temáticas que no podemos aprender en las escuelas o facultades de nuestra ciudad.

2. Permite adaptarse rápidamente a lo que está pasando

La formación online ofrece la posibilidad de reaccionar rápidamente, en cuestión de horas o pocos días, para empezar a impulsar un nuevo proyecto cuanto antes, sin tener que esperar a que empiece un nuevo curso de universidad, a encontrar un nuevo alojamiento, etc.

3. Ofrece precios más reducidos

Normalmente, las opciones de formación online ofrecen precios más bajos, al tener costes más bajos para las entidades que imparten esos cursos. Esto resulta muy interesante en situaciones en las que la economía se resiente por crisis como la del COVID-19, y no implica tomar decisiones arriesgadas como lo que supondría comprometerse a pagar mucho dinero por formarse durante años.

4. Permite neutralizar el coste de oportunidad

Desde una perspectiva económica y laboral, ver reducidas nuestras libertades al no poder salir a la calle implica perderse varias oportunidades. Sin embargo, si incorporamos el mundo online a nuestro día a día y lo entendemos como un contexto más en el que transcurren nuestras vidas, esas oportunidades perdidas quedan reducidas, en comparación a las que ganamos gracias a explorar las posibilidades que nos aporta Internet.

5. Ayuda a reforzar la autoestima

Para algunas personas, la idea de perder tiempo por culpa del confinamiento desgasta mucho su autoestima. Ante esto, la formación online es un buen antídoto. No es lo mismo echar la vista atrás el último día de confinamiento y ver que nos hemos pasado todos los días mirando la tele, que echar la vista atrás y ver que hemos estado especializándonos en un nuevo ámbito profesional y que tenemos algo más que poner en nuestro currículum, por ejemplo.

¿Quieres aprovechar el potencial de Internet para formarte?

UPAD logo

Si estás considerando la posibilidad de iniciar un curso online, te invitamos a ver nuestros cursos online con descuento del 20% hasta el fin de la cuarentena. En UPAD Psicología y Coaching tenemos programas de formación en ámbitos variados del coaching empresarial y la psicología deportiva, y todos ellos pueden ser iniciados en cualquier momento. Hay opciones que permiten formarse en psicología del baloncesto, recuperación de lesiones, psicología del fútbol, psicología del tenis, habilidades de motivación y entrenamiento para padres de jóvenes deportistas, y más.

  • Para ver nuestros datos de contacto y el acceso a nuestra web, accede a esta página.