Los retos colectivos suelen requerir cambios de hábitos a gran escala, y esto se aplica a la crisis desatada por la pandemia del coronavirus.

Un ejemplo de ello es que cada vez más profesionales de la psicología adaptan su manera de trabajar para incluir terapia online por videollamada entre sus servicios, y cada vez más pacientes buscan esta modalidad de apoyo psicológico a distancia.

En esta entrevista hablamos de ello con una experta en el tema: Beatriz Gil Bóveda, psicóloga especializada en terapia online.

Entrevista a Beatriz Gil Bóveda: la terapia online como aliada en tiempos de pandemia

Beatriz Gil Bóveda es psicóloga especializada en psicología clínica y del trabajo, y fundadora de Psique Cambio, centro de psicoterapia online. En esta ocasión nos habla acerca de las implicaciones de la terapia online en estos meses de pandemia global por coronavirus.

¿Has notado un cambio en el perfil de los pacientes que acuden a tus sesiones de terapia online desde que se propagó la crisis del coronavirus?

A raíz de la pandemia del COVID-19, me han contactado pacientes con problemas de ansiedad, estrés y problemas de convivencia debido al confinamiento. Personas que han perdido a sus seres queridos, y otras que temen contagiarse y contagiar a sus familias.

¿Cuáles son las ventajas de esta modalidad de terapia que notas que los pacientes agradecen más?

Psique Cambio

Las principales ventajas de la terapia online son, en primer lugar, el ahorro de tiempo. Al eliminar los desplazamientos, ganamos tiempo y solo se necesita un ordenador o dispositivo móvil (smartphone o tablet) con conexión a Internet. Adiós al tráfico, a los atascos, búsqueda de parking, etc.

Además, hay mayor flexibilidad horaria. Derivado del punto anterior, podremos encajar mejor la terapia en nuestra agenda. Allá donde tengamos conexión a Internet podremos realizar la sesión.

Por otro lado, con la terapia online se establece un entorno seguro y de confianza. Como en casa en ningún sitio. La terapia online permite realizar las sesiones desde tu propia hogar, para que te sientas cómodo y seguro.

Además, está la posibilidad de enviar recursos digitales. Podemos enviar en tiempo real en la propia terapia, o tareas para que realice el paciente entre terapia y terapia (vídeos, artículos, libros, grabaciones, enlaces, registros, autoinstrucciones...).

También hay mayor anonimato. Aunque afortunadamente va disminuyendo el estigma social de acudir a terapia, la terapia online facilita que los pacientes mantengan el anonimato.

Por otro lado, se eliminan las barreras geográficas. Hoy en día el servicio de terapia online puede llevarse a cabo en cualquier parte del mundo. También es muy útil para personas con movilidad reducida.

Otra ventaja es que se pueden combinar sesiones presenciales con sesiones online. Esto facilita la adherencia al tratamiento, ya que con los ritmos frenéticos que llevamos hoy en día y con la aparición del COVID-19, es muy recomendable realizar sesiones de seguimiento online.

Finalmente, esta modalidad de terapia ofrece la misma eficacia que la terapia presencial. Se utilizan las mismas técnicas de psicoterapia que en las sesiones presenciales, por lo que la eficacia es la misma (excepto en ciertos tratamientos que requieren presencialidad).

Por lo que has ido viendo, ¿es fácil que una persona con poca experiencia con los ordenadores aprenda a asistir a terapia online?

Sí, es muy intuitivo, también para personas de cualquier edad. Los 60 días de confinamiento han acelerado seis años la digitalización del mundo. Para hacer terapia online tan solo debes contestar una videollamada, lo más importante es tener una buena conexión a Internet.

¿Crees que la terapia online sigue siendo una opción relativamente desconocida entre la población general, que ni se plantea contar con ayuda psicológica a través de Internet?

Creo que, gracias a los avances en la digitalización y las redes sociales, cada vez más personas se suman a realizar terapia online. De la misma manera que realizamos ejercicio físico guiándonos a través de vídeos de YouTube, ahora más que nunca es importantísimo cuidar nuestra salud mental. Debemos visualizar la terapia online o presencial como el gimnasio para la mente, solo así conseguiremos normalizarlo y mejorar nuestro estado de bienestar.