Montserrat Martínez: «El acercamiento a la ACT es sumamente experiencial»

Hablamos sobre la Terapia de Aceptación y Compromiso con la psicóloga Montserrat Martínez.

Bertrand Regader

Bertrand Regader

Astronauta Emocional y ACT

La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) es una de las modalidades de intervención psicológica más utilizadas de entre las terapias contextuales. Una de sus claves consiste en ayudar a las personas a no evitar a toda cosa aquello que les genera malestar, minimizando así su impacto en el bienestar emocional.

Teniendo en cuenta eso, no sorprende que resulte eficaz ante muchos problemas de ansiedad, dado que esta clase de alteraciones tienen mucho que ver con la profecía autocumplida: el propio miedo a la ansiedad favorece la aparición de esta. Hablamos de ello con la psicóloga Montserrat Martínez, de Astronauta Emocional.

Entrevista a Montserrat Martínez: el tratamiento de la ansiedad desde la Terapia de Aceptación y Compromiso

Montserrat Martínez es psicóloga especializada en terapia cognitivo-conductual, ACT y Medicina Conductual, así como miembro de Astronauta Emocional. En esta entrevista nos habla sobre el tratamiento de los problemas de ansiedad desde la Terapia de Aceptación y Compromiso.

¿Cuáles son las características de la Terapia de Aceptación y Compromiso que consideráis más interesantes?

Pienso que algo muy valioso de ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso), es la perspectiva que tiene sobre el malestar. Invita a reflexionar sobre qué pasaría si tan sólo la mitad del esfuerzo que le ponemos a evitar emociones como la tristeza, el dolor o la frustración, lo invirtiéramos para acercarnos a lo que realmente nos importa en la vida.

Usualmente hay un pensamiento sobre “debes estar bien, debes ser feliz y si no lo eres, algo está mal contigo”, luego llega ACT a decirte que el malestar es parte de la vida, y que eso no es incompatible con que puedas ser la persona que te gusta ser y puedas vivir una vida valiosa. Es súper importante hacer la precisión de que aceptar el malestar como parte de la vida, no es lo mismo a resignarnos.

Por ejemplo, imagínate que estás experimentando mucho dolor en la rodilla. Resignarte a vivir con ese dolor y “hacer como que no te duele”, podría llegar a lastimarte aún más. Aceptar la presencia del dolor, te permite reconocer que hay algo en tu cuerpo que necesita tu atención. Eso, a su vez, te dará la oportunidad de darte los cuidados que requieres y de permitirte descansar cuando lo necesites.

ACT promueve actuar con base en lo que es verdaderamente valioso para cada persona, practicando nuestra curiosidad al acercarnos a las experiencias del día a día.

¿Es fácil que los pacientes comprendan el funcionamiento de esta clase de programas de intervención psicológica?

¡Claro! Sobre todo, porque el acercamiento a la Terapia de Aceptación y Compromiso es sumamente experiencial. En ACT se trabaja muchísimo con metáforas y con diversos ejercicios experienciales que facilitan el contacto de los pacientes con los componentes principales de la terapia.

¿Cómo funciona a la hora de ayudarnos a superar nuestros miedos?

Precisamente una característica de ACT es que no busca superar/ dejar atrás/ quitar el malestar, en este caso el miedo. Cualquiera podría pensar que es absurdo recibir un tratamiento que no busca aliviar, sino que busca hacerle espacio al malestar y avanzar hacia lo que es importante para cada persona (flexibilidad psicológica).

Sin embargo, esto se relaciona con la popular idea de que nuestras emociones incómodas son problemas que debemos arreglar.

Aquí la propuesta no es cambiar emociones, sino cambiar nuestra relación con ellas. ¿Qué harías si el miedo no pesara tanto en tus decisiones? En ACT se hace notar al paciente que las emociones son parte de las diversas experiencias de la vida. No se puede elegir si alguna vez volverás a sentir miedo, pero al cambiar la relación que mantienes con esa emoción, puedes elegir que el miedo no te aleje de lo que es importante para ti.

¿El principio de la aceptación ayuda también a gestionar los casos de perfeccionismo excesivo y temor a no hacer las cosas bien?

Por supuesto. Imagina que cuando estás realizando la actividad X, vienen pensamientos como: “no me gusta cómo se ve, ¿por qué no puedo hacerlo bien? No puedo dejarlo así, porque si se queda así entonces… (inserte frase catastrófica de su preferencia aquí)”.

Puedes intentar un montón de cosas para evitar ese malestar, como repetir la actividad varias veces, dedicar muchísimo tiempo y esfuerzo para que quede lo más cercano a lo que consideras perfecto... La cuestión es que, si inviertes todos tus recursos en la actividad X, terminarás dejando de lado otras cosas que quizá también son valiosas para ti.

Las estrategias de ACT permiten aceptar o hacerle espacio a los diversos pensamientos o emociones incómodas que estemos experimentando en ese momento. Promueven ser un observador de esas experiencias, bajándole a ese toque literal que tienen cuando nos enganchamos.

De esa manera, nuestra atención ya no se queda envuelta en pensamientos, sino que tenemos la oportunidad de dirigirla nuevamente a lo que es valioso para nosotros.

¿En qué casos de atención a las personas con problemas de ansiedad resulta más útil la Terapia de Aceptación y Compromiso?

Ha mostrado ser efectiva para atender padecimientos de lo que se conoce como ansiedad generalizada, ataques de pánico, Trastorno Obsesivo-Compulsivo, etc. Nuevamente, el objetivo de ACT no es quitar los síntomas, sino que si esto ocurre se considera como una ganancia indirecta del objetivo real: generar flexibilidad psicológica para ponernos en contacto con lo importante, haciéndole espacio al malestar.

¿Cuáles son las principales fases de la Terapia de Aceptación y Compromiso?

Los procesos básicos de ACT son los siguientes: contacto con momento presente, yo como contexto, aceptación, defusión cognitiva, valores, y acciones comprometidas.

No necesariamente se implementan en ese orden, ya que como pasa con cualquier intervención, no se trata de una receta de cocina. Es muy importante llevar a cabo un adecuado análisis del caso, a partir del cual se decidirá con qué proceso iniciar y con cuáles estrategias específicas se entrenará dicho proceso.

Bertrand Regader

Bertrand Regader

Psicólogo | Fundador de Psicología y Mente

Tossa de Mar

Ver perfil

Bertrand Regader (Barcelona, 1989) es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialidad en Psicología Educativa. También cuenta con estudios de posgrado en Economía por la Facultad de Economía y Empresa de la Universitat de Barcelona.

Ha ejercido como psicólogo escolar y deportivo en distintas instituciones y como consultor de marketing digital para distintas empresas y start-ups, pero su verdadera vocación es la dirección de medios digitales y el desarrollo de proyectos empresariales vinculados a las nuevas tecnologías.

Ha sido Director Digital de las revistas Mente Sana y Tu Bebé en la editorial RBA, y como Coordinador Digital y SEO Manager en la versión digital de la revista Saber Vivir.

Es Fundador de Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología y las neurociencias con más de 20 millones de lectores mensuales.

Es Director de I+D+I en Customer Experience en la cadena hotelera Iberostar, liderando un equipo de profesionales de la salud y del ocio con el objetivo de potenciar la experiencia de los clientes en más de 100 hoteles en Europa, Oriente Medio y América.

Autor de dos obras de divulgación científica:

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados