Las personas que gozan de una alta confianza en sí mismas son más exitosas en las tareas que tienen que llevar a cabo y, en muchas ocasiones, en la vida en general. Esta variable psicológica puede confundirse con la autoestima, pero no son lo mismo.

Es por eso que estos individuos superan las adversidades porque se sienten capacitados para ello, y alcanzan las metas laborales o vitales pues perciben que son capaces de hacerlo. Su motivación se mantiene elevada y son capaces de tomar decisiones correctas incluso en los momentos más complejos.

La autoconfianza es clave para el desarrollo personal

Muchas personas suelen confundir la autoconfianza con la autoestima. Pero la autoestima está relacionada con la valoración global que hace una persona de sí misma, es un sentimiento general, y se refiere a la estima, es decir, a lo mucho que una persona se quiere y se aprecia.

En cambio, la autoconfianza hace referencia en la confianza que tiene una persona en sus capacidades respecto a una tarea determinada. Tiene que ver con las competencias y habilidades, y las creencias que una persona tiene sobre el dominio de éstas. Por ejemplo, si un vendedor sabe que hace un buen trabajo como comercial, seguramente tendrá una mayor seguridad a la hora de persuadir a un cliente, puesto que cree que es bueno haciéndolo.

La confianza en uno mismo hace referencia a una área específica de nuestra vida, a diferencia de la autoestima, que es un concepto global. El vendedor del ejemplo anterior, por tanto, tendrá una alta autoconfianza a la hora de realizar su trabajo, pero puede que tenga una autoconfianza baja a la hora de tener pareja.

Hábitos y acciones para cultivar la autoconfianza

En las siguientes líneas puedes encontrar una serie de consejos que te permitirán cultivar la confianza en ti mismo.

1. Elógiate

Una de las mejores maneras de volver a repetir conductas es gracias al refuerzo. Los elogios son una buena manera de recordarte a ti mismo lo bien que has hecho las cosas, y son una potente forma de persuasión verbal, que según Albert Bandura es uno de los elementos que influyen en la autoconfianza. Por tanto, darle más importancia a las cosas que te salen bien y minimizar el impacto de las cosas negativas puede influir positivamente en al autoconfianza. Para hacer esto, la aceptación es clave.

2. Ten una actitud positiva

Evidentemente, no siempre es posible tener una actitud positiva, pero, siguiendo el punto anterior, debemos hacer un esfuerzo por ver las cosas buenas de la vida. Dejar de compararte con los demás y comenzar a valorar tus habilidades de manera positiva tiene una gran influencia en cómo percibes los retos que se te presentan en el día a día.

De hecho, tener una autoconfianza baja o débil se asocia a pensamientos negativos y de fracaso, por lo que debemos adoptar la mentalidad contraria. Debemos intentar estar motivados la mayor parte del tiempo, aunque a veces cueste.

3. Ten modelos exitosos

Albert Bandura, uno de los teóricos más importantes de este concepto, explicó en su teoría sociocultural el motivo por el cual aprendemos por observación y cómo algunas personas tienen una gran influencia en nuestra conducta, y también en nuestra autoconfianza.

De hecho, este autor piensa que observar a otras personas realizando actividades exitosas tiene una gran influencia en nuestra propia autoconfianza. El modelado es una técnica muy empleada en el coaching, que es una metodología clave para el desarrollo personal de las personas.

4. Acepta el pasado

La aceptación de nuestras propias experiencias y de nosotros mismos no solamente influye positivamente en nuestro bienestar equilibrio emocional, sino también en la confianza en nosotros mismos. Si cuando nos van mal las cosas nos recreamos en ellas, es posible que tengamos una percepción negativa de nosotros mismos y de nuestras capacidades para hacer frente a una actividad determinada.

En cambio, si ante los fracasos adoptamos una mentalidad de aceptación y entendemos que los errores son parte de nuestra vida, nuestra autoconfianza no tiene por qué verse afectada negativamente en estas situaciones.

5. Ponte a prueba

Albert Bandura cree que otro de los elementos que influyen en la confianza en nosotros mismos es actuar. Si nos atrevemos a hacer algo y sale bien, nuestra autoconfianza mejora. Las experiencias positivas son esenciales para que la percepción de nuestras capacidades sea positiva.

Como he comentado en el punto anterior, cuando las cosas no salen bien es mejor aceptarlas y seguir adelante. Ya que las experiencias son una gran fuente de información para la autoconfianza, y quizás la más importante, siempre es mejor ponerse a prueba, pues solamente podemos arrepentirnos de lo que no hemos hecho.

6. Recuerda tus logros

Aceptar las experiencias negativas actúa como protección y mantiene la confianza en uno mismo en una zona segura, no obstante, también es importante recordarnos que hay cosas que hacemos muy bien.

Esto es posible hacerlo elaborando una lista de logros, que podemos utilizar con tanta frecuencia como deseemos para recordarnos nuestras puntos fuertes y nuestras metas conseguidas. Sin lugar a dudas, una estrategia útil para los momentos en los que nos sentimos menos motivados.

7. Prepárate bien

Cuando no tenemos mucha confianza en nosotros mismos respecto a una situación concreta siempre podemos prepararnos bien, pues esto puede mejorar la percepción de autoconfianza. Por ejemplo, puede que no dominemos un tema lo suficiente para hacer una presentación en la universidad. No obstante, si la preparamos con suficiente antelación y nos informamos apropiadamente, es posible que en el momento de exponer ese tema nuestra confianza haya aumentado