La confianza en ti mismo (autoconfianza) es necesaria para que puedas lograr las metas que te propones y es clave para tu bienestar, pues está íntimamente relacionada con la autoestima

Las personas que tienen confianza en sí mismas consiguen desarrollar sus proyectos de vida o proyectos profesionales, porque son individuos que saben asumir ciertos riesgos, tomar decisiones difíciles y son tienen alta resiliencia, es decir, saben superar las situaciones negativas que se pueden presentar a lo largo de su vida.

Autoconfianza y autoestima no son lo mismo

Muchas personas piensan que autoconfianza y autoestima son lo mismo. Pero aunque ambos conceptos estén relacionados, son dos términos diferentes con implicaciones claramente diferenciadas

La autoconfianza o confianza en ti mismo es la apreciación de las capacidades que posees y se centra en las creencias que tienes respecto a la capacidad y la habilidad de triunfar en un contexto determinado. Mientras que la autoestima es el sentimiento general de cuán valioso eres como un todo y se refiere a la apreciación que tienes sobre ti mismo.

Si no te ha quedado clara esta diferencia, imagina a un vendedor o comercial que sabe que realiza muy bien su trabajo. No tiene ninguna duda de su gran capacidad de seducir a los clientes y sabe que posee el don de gentes que no todo el mundo tiene. Gracias a esto, realiza su trabajo a la perfección, por lo que confía plenamente en sí mismo a la hora de realizar esta tarea.

Ahora bien, esta persona posee una baja autoestima, pues cuando llega a casa tras un largo dia de trabajo, piensa: “no tengo pareja, ni consigo ahorrar dinero suficiente para comprarme una casa. Soy un fracasado”. Como ves, confía en sí mismo y sabe que es un gran comercial. Ahora bien, no está a gusto consigo mismo, e independientemente de si esta valoración que hace es la correcta o no, la imagen global que tiene sobre sí misma, es negativa.

Artículo relacionado: "Los 4 tipos de autoestima: ¿te valoras a ti mismo?"

Confianza en ti mismo: la teoría de la autoeficacia

Uno de los grandes teóricos de la autoconfianza es Albert Bandura, que formuló su teoría de la autoeficacia (que significa, grosso modo, algo muy parecido a la autoconfianza) como parte de su Teoría del Aprendizaje Social

Su investigación sobre el aprendizaje social de los seres humanos le permitió identificar otros componentes cognitivos que facilitan el proceso de cambio e influyen en la formación de intenciones y en la autorregulación motivacional. Uno de estos componentes es la autoeficacia percibida o la percepción de confianza en uno mismo.

Bandura afirma que el desarrollo de la confianza en ti mismo está constituido por cuatro componentes:

  • Los logros de ejecución: las experiencias del pasado son la fuente de información de autoconfianza más importante, pues permiten comprobar el dominio real.
  • Experiencia vicaria u observación: se refiere al modelado, es decir, al ver (o imaginar) a otras personas ejecutar exitosamente ciertas actividades
  • Persuasión verbal: La persuasión verbal es importante, especialmente en aquellas personas que ya confían en sí mismas y necesitan solamente de un poco más de confianza para realizar un esfuerzo extra y lograr el éxito.
  • Estado fisiológico del individuo: Los individuos suelen interpretar los estados de gran ansiedad como signos de flaqueza o bajo rendimiento. Por contra, el humor o los estados emocionales positivos también van a tener impacto en cómo uno va a interpretar las experiencias.

¿Cómo mejorar la confianza en ti mismo?

Pero, ¿qué pasos puedes seguir para mejorar la confianza en ti mismo? A continuación te proponemos una lista de 6 pasos para mejorar tu autoconfianza:

1. Vive las situaciones de manera positiva

Como has podido ver, para Bandura, la persuasión verbal es un elemento muy importante en el desarrollo de la autoconfianza. Por tanto, sé positivo aunque estés pasando por un periodo en el que sientas que las cosas no salen como quieres. Deja de centrarte en los problemas y focaliza tu energía hacia las soluciones y los cambios positivos.

La baja autoconfianza suele ir asociada a pensamientos de fracaso y pensamientos negativos que median entre tú y tus objetivos. Si estás constantemente repitiéndote a ti mismo que no estás a la altura, lo único que conseguirás es la “profecía autocumplida”. Así que, incluso en los momentos poco agradables, automotivate.

Artículo recomendado: "Las 30 mejores frases motivadoras"

2. Estate preparado

Puede ocurrir, por ejemplo, que tengas que realizar una presentación en la universidad y notes que no tienes suficiente confianza en ti mismo. En este tipo de casos, lo que realmente funciona es prepararte bien la presentación para que, cuando llegue el día, confíes plenamente en tus posibilidades.

Otro ejemplo puede ser que hayas comenzado a trabajar cara el público, y como parte de tu trabajo tengas que dar un discurso de bienvenida a los clientes. Ya que nunca has hecho este tipo de tarea, puede que no tengas plena confianza en ti mismo. En este caso, puedes prepararte bien el discurso, y, de esta manera, te sentirás cómodo y seguro frente a los clientes.

Sea lo que sea que este en tu lista de objetivos, estar bien preparado y sentir que dominas lo que haces aumenta tu autoconfianza.

3. Haz una lista con lo que ya has logrado y recuérdatelo

Como en el primer punto, los momentos difíciles pueden hacerte dudar y provocar que la confianza en ti mismo se vea mermada

Y es que la vida está llena de cambios, y a veces cuesta mantenerse arriba. En casos así, es ideal tener una lista con lo que logrado hasta el momento respecto a la meta que tienes, pues visualizar tu progresión puede ayudarte a automotivarte en momentos complicados.

4. Actúa

El motor de la confianza en uno mismo es la acción: si te atreves a actuar, entonces ganas en autoconfianza. Bandura, en su teoría de la autoeficacia, nos habla de los “logros de ejecución”, es decir, las experiencias constituyen la fuente de información de autoconfianza más importante. 

Puede ocurrir que, incluso antes de actuar, ya estés visualizando el fracaso. Pues recuerda: si no actúas, pierdes el 100% de las oportunidades de lograr lo que deseas.

5. Acepta cualquier fracaso del pasado

¿Y qué ocurre si actúas y te sale mal? Pues bien, los logros de ejecución son la percepción que tenemos nosotros mismos de nuestras victorias y fracasos. Con percepción me refiero a la valoración que haces de los eventos que han sucedido. Si ha salido mal, hay que aceptarlo y ver también los pequeños éxitos, que seguro que los hay, incluso en los fracasos.

La autoconfianza únicamente se desarrolla si conseguimos superar los obstáculos que nosotros mismos nos ponemos: por un lado, la renuncia (que tiene que ver con actuar), y por otro lado, la crítica. Ver los éxitos como la la suma de nuestros fracasos nos puede ayudar a ganar autoconfianza.

6. Observa a las personas de éxito

La teoría de la autoeficacia de Bandura afirma que la experiencia vicaria u observación es otro de los elementos clave de de la confianza en ti mismo. Observar o imaginar a otras personas llevar a cabo ciertas actividades con éxito, puede influir positivamente en la confianza en ti mismo.

Ésta es una de las técnicas que se emplean en el coaching para aumentar la confianza de los clientes, pues es útil cuando estos últimos no tienen gran conocimiento de sus propias capacidades o tienen poca experiencia en la tarea a realizar.