“El Principito” es la novela más famosa del escritor francés Antoine de Saint Exupéry. Fue publicada en el año 1943 y es el libro francés más leído y traducido de la historia.

Aparte de ser un libro de recomendada lectura en el sistema educativo de varios países, “El Principito” es una historia que guarda gran cantidad de sabiduría y de lecciones básicas para la vida.

Frases inolvidables de El Principito

¿Cuántos de nosotros hemos leído y disfrutado las aventuras de “El Principito” cuando éramos niños o adolescentes?

Al ser una obra tan relevante para millones de personas hemos querido realizar una selección de las 80 grandes frases de El Principito que todos deberíamos recordar.

1. Al primer amor se le quiere más, al resto se le quiere mejor.

Todos aprendemos mucho de nuestro primer amor, cómo queremos que nos traten y cómo no.

2. Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos.

Queramos o no, la vida da muchas vueltas y debemos saber adecuarnos a cada situación.

3. Cuando encuentras un diamante que no es de nadie, es tuyo. Cuando encuentras una isla que no es de nadie, es tuya. Cuando eres el primero en tener una idea, la haces patentar: es tuya. Yo poseo las estrellas porque jamás nadie antes que yo soñó con poseerlas.

Existen ciertas cosas que son patrimonio de toda la humanidad, no podemos ser dueños de absolutamente todo.

4. El principito, que me hacía muchas preguntas, jamás parecía oír las mías.

Debemos saber escuchar a los demás, es una parte muy importante de una conversación.

5. Eres el dueño de tu vida y tus emociones, nunca lo olvides. Para bien y para mal.

Somos responsables de todo lo que nos sucede de forma directa o indirecta.

6. Es muy triste olvidar a un amigo. No todos han tenido un amigo.

Los amigos son un bien muy escaso, tener amigos de verdad es algo muy difícil de encontrar.

7. Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones.

Cuando somos adultos damos por hecho que lo sabemos todo de la vida y realmente no es así.

8. Lo que veo aquí es sólo una corteza. Lo más importante es invisible.

Las cosas importantes de la vida muchas veces son invisibles a la vista como: las emociones, los sentimientos o las ideas por ejemplo.

9. Los hombres se meten en los rápidos, pero no saben dónde van ni lo que quieren. Entonces se agitan y dan vueltas.

Muchas veces nos vemos envueltos en situaciones de las que no podemos salir sin ayuda.

10. Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya.

Luchar por nuestros sueños es algo que todos debemos hacer, buscar nuestra propia felicidad.

11. Se debe pedir a cada cual, lo que está a su alcance realizar.

Cada persona tiene sus propios límites en la vida y muchos de nosotros desconocemos cuáles son los propios.

12. Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan)

Una cita muy acertada que nos anima a permanecer en contacto con nuestro niño interior.

13. Únicamente los niños saben lo que buscan. Pierden el tiempo con una muñeca de trapo que viene a ser lo más importante para ellos y si se la quitan, lloran.

Cuando somos niños somos más conscientes de qué es exactamente lo que queremos en ese momento, además podemos vivir de una forma mucho más intensa el momento.

14. Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.

Las experiencias que vivimos con alguien son algo muy valioso, recuerdos que siempre permanecerán con nosotros.

15. Es verdaderamente útil porque es linda.

Saber apreciar la belleza es algo que nos puede hacer muy felices en la vida.

16. No se debe nunca escuchar a las flores. Solo se las debe contemplar y oler. La mía perfumaba mi planeta, pero yo no era capaz de alegrarme de ello.

En muchas ocasiones no nos damos cuenta de lo afortunados que somos por tener algo hasta que al final lo perdemos.

17. Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitaré en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para ti como si rieran todas las estrellas. ¡Tú y solo tú tendrás estrellas que saben reír!

Siempre recordaremos a aquellas personas que tanto quisimos y que ya no están con nosotros.

18. No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

Los amigos son una parte esencial de quiénes somos y cuando los perdemos puede ser algo emocionalmente muy doloroso.

19. Será necesario que soporte dos o tres orugas, si quiero conocer las mariposas; creo que son muy hermosas. Si no ¿quién vendrá a visitarme? Tú estarás muy lejos. En cuanto a las fieras, no las temo: yo tengo mis garras.

En muchas ocasiones debemos adaptarnos a la situación que la vida nos impone, de ello depende nuestra felicidad.

20. Sólo se conocen bien las cosas que se domestican.

Muchas veces los seres humanos deseamos imponer nuestra voluntad a otros seres vivos y con ello sólo conseguimos que ese ser pierda su propia personalidad, ¿realmente es lo que deseamos?

21. Y cuando te hayas consolado (uno siempre termina por consolarse) te alegrarás de haberme conocido.

Cuando aceptamos la pérdida de un ser querido, pasamos a alegrarnos de haber tenido la suerte de haberlo conocido. Una de las mejores frases de El Principito.

22. ¡La Tierra no es un planeta cualquiera! Se cuentan en él ciento once reyes (sin olvidar, naturalmente, los reyes negros), siete mil geógrafos, novecientos mil hombres de negocios, siete millones y medio de borrachos, trescientos once millones de vanidosos, es decir, alrededor de dos mil millones de personas mayores.

Sin duda la Tierra es un planeta con una gran cantidad de cosas por descubrir ¡qué afortunados que somos!

23. La autoridad se apoya antes que nada en la razón. Si ordenas a tu pueblo que se tire al mar, el pueblo hará la revolución. Yo tengo derecho a exigir obediencia, porque mis órdenes son razonables.

Cómo los dirigentes tratan a sus ciudadanos les da legitimidad o se la quita.

24. Te miraré de reojo y tú no dirás nada. La palabra es fuente de malentendidos.

Las palabras puede llevar muchas veces a una discusión, debemos saber utilizarlas cuidadosamente.

25. Yo puedo juzgarme a mí mismo en cualquier parte y no tengo necesidad de vivir aquí.

Somos libres de vivir allá donde queramos, cuando no somos felices en el lugar donde vivimos siempre podemos buscar otro lugar mejor.

26. Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores.

Existen personas que solo miran por ellas mismas y para las cuales los demás somos seres inferiores. No debemos dejar que la vanidad o el narcisismo se apoderen de nosotros.

27. Bebo para olvidar que soy un borracho.

El alcoholismo puede ser una adicción muy difícil de superar y en la que nadie desearía caer.

28. – ¿Y de qué te sirve poseer las estrellas?

-Me sirve para ser rico. – ¿Y de qué te sirve ser rico? -Me sirve para comprar más estrellas.

La riqueza avaricia no nos lleva a ningún sitio debemos saber que es lo que nos es realmente necesario.

29. Uno se expone a llorar un poco, si se ha dejado domesticar…

Cuando nos dejamos llevar por los intereses de otro irremediablemente dejaremos los nuestros de lado.

30. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso.

La compañía de un ser querido siempre es una gran alegría, somos afortunados con su mera presencia.

31. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Para mí, tú serás único en el mundo. Para ti, yo seré único en el mundo…

Cuando nos hacemos a una persona creamos también cierta dependencia sobre ella.

32. Eres responsable para siempre de aquello que has domesticado.

El vínculo con alguien muy cercano no desaparece nunca, siempre nos sentiremos vinculados a esa persona.

33. Si alguien ama a una flor de la que sólo existe un ejemplar en millones y millones de estrellas, basta que la mire para ser dichoso.

Cuando estamos con esa persona tan importante para nosotros, solo por su presencia ya nos hace ser felices.

34. Nada en el universo sigue siendo igual si en alguna parte, no se sabe dónde, un cordero que no conocemos ha comido, o no, a una rosa.

No dejan de pasar acontecimientos de los cuales no tenemos ningún control, pero que hacen que a la práctica todo cambie a nuestro alrededor.

35. Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños sólo porque uno de ellos no se cumplió.

No debemos juzgar a todas las personas porque una nos hizo daño, debemos seguir intentando conocer a esa persona que nos complemente.

36. Viví mucho con personas mayores y las he conocido muy de cerca; pero esto no ha mejorado demasiado mi opinión sobre ellas.

Los seres humanos somos capaces de las mejores cosas y de las peores, el ser humano puede ser muy malvado.

37. Únicamente los niños aplastan su nariz contra los vidrios.

La inocencia de un niño es su mejor arma para descubrir el mundo que le rodea.

38. Siempre he amado el desierto. Puede uno sentarse sobre un médano de arena. No se ve nada. No se oye nada. Y, sin embargo, algo resplandece en el silencio…

En ocasiones necesitamos rodearnos de soledad para poder escuchar nuestros pensamientos.

39. Pero las semillas son invisibles. Duermen en el secreto de la tierra hasta que a una de ellas se le ocurre despertarse.

En ocasiones suceden cosas de forma inesperada a las cuales no podemos anticiparnos, debemos saber adaptarnos a esa nueva situación.

40. Los hombres ya no tienen tiempo para conocer nada; compran las cosas ya hechas a los comerciantes; pero como no existe ningún comerciante de amigos, los hombres ya no tienen amigos.

La sociedad actual nos lleva cada vez más, a vivir vidas solitarias donde el consumismo es lo que premia.

41. Los hombres ocupan muy poco lugar sobre la Tierra… Las personas mayores no les creerán, seguramente, pues siempre se imaginan que ocupan mucho sitio.

Muchas veces tendemos a creer que somos algo más allá de lo que realmente somos, no dejamos de ser simples personas de carne y hueso.

42. Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo.

Incluso en el lugar más remoto siempre existen recursos valiosos, al igual que en todas las personas siempre hay un poco de bondad.

43. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos.

Las cosas más importantes en la vida son intangibles, no son los bienes materiales.

44. Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio.

Saber reconocer nuestros errores es algo que puede ser muy complicado, pues lo primero es reconocer que no somos perfectos.

45. Él se enamoró de sus flores y no de sus raíces, y en otoño no supo qué hacer.

La belleza es efímera y un día se acabará, debemos conocer a las personas mas allá de su aspecto físico.

46. Cuando uno está muy triste son agradables las puestas de sol.

Buscar un lugar donde pensar es algo que necesitamos hacer en ciertas ocasiones.

47. Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer.

A veces necesitamos un poco de emoción en la vida y buscamos hacer cosas diferentes o estar en lugares distintos.

48. Algunas veces abrirás tu ventana sólo por placer y tus amigos quedarán asombrados de verte reír mirando al cielo.

Lo más importante en la vida es ser felices, sin que nos importe que piensen los demás.

49. ¿Los hombres?, El viento los lleva, pues no tienen raíces y no tenerlas les causa amargura.

Los valores personales son aquello que nos dará las herramientas necesarias para vivir una vida plena.

50. Los hombres de tu planeta —dijo el principito— cultivan cinco mil rosas en un mismo jardín… sin embargo no encuentran lo que buscan.

Para encontrar aquello que deseamos primero debemos saber que deseamos exactamente.

51. Nunca está nadie contento donde se encuentra.

Muchas veces no nos conformamos con lo que tenemos, pero el secreto reside en saber valorar aquello de lo que disfrutamos.

52. Solo hay que pedir a cada uno lo que cada uno puede dar.

Debemos ser conscientes de las limitaciones de cada persona y pedirles aquello con lo que pueden contribuir.

53. Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria.

A veces tendemos a dar valor a cosas que realmente carecen de ella, debemos ser conscientes de lo que realmente tenemos y que valor real tiene.

54. Nadie le creyó a causa de su manera de vestir. Las personas mayores son así.

No debemos caer en falsas apariencias, el hábito no hace al monje.

55. Los baobabs comienzan por ser muy pequeñitos.

Todos empezamos siendo algo muy pequeño, pero con tiempo y esfuerzo llegaremos a ser aquello que realmente somos.

56. Tener un amigo es un verdadero privilegio y si uno se olvida de ellos se corre el riesgo de volverse como las personas mayores que solo se interesan por las cifras y los números.

Las relaciones de amistad son muy valiosas y debemos valorarlas, la amistad es algo muy difícil de encontrar.

57. En el planeta del principito había, como en todos los planetas, hierbas buenas y hierbas malas y, por lo tanto, semillas de unas y otras.

En todos los lugares existen buenas personas y malas personas, saber rodearnos de las correctas depende de nosotros.

58. Hay que arrancar los baobabs en cuanto se les distingue de los rosales pues se parecen mucho cuando son pequeñitos.

Esta cita nos habla sobre cómo la sociedad se deshace de aquellas cosas o personas que no le son útiles cuando más indefensas son, algo muy negativo.

59. Si un cordero come arbustos, se comerá también las flores ¿no?

Todo en la vida tiene sus aspectos positivos y sus aspectos negativos, la dualidad está siempre presente.

60. Las flores son débiles. Son ingenuas. Se defienden como pueden y las espinas son su defensa.

En esta cita también podemos ver otro ejemplo más sobre la dualidad, incluso la rosa más bella tiene sus espinas.

61. Debí juzgarla por sus actos y no por sus palabras.

Saber valorar a alguien por sus actos es algo que todos debemos hacer, las palabras se las lleva el viento.

62. Que los volcanes estén extinguidos o se despierten es igual para nosotros. Lo interesante es la montaña del volcán y esta nunca cambia.

Existen cosas en el mundo que no cambian nunca, por mucho que pase el tiempo y sucedan acontecimientos.

63. Los hombres se meten en los trenes pero no saben a dónde van. No saben qué quieren ni saben qué buscar.

Muchas veces en la vida tomamos decisiones que no sabemos a dónde nos van a llevar.

64. Es igual con la flor. Si quieres a una flor que habita en una estrella, es muy dulce mirar al cielo por la noche. Todas las estrellas han florecido.

Conservar en nuestra memoria a aquellas personas que fueron alguien relevante en nuestra vida es algo que todos solemos hacer.

65. ¡Bueno! Te admiro, pero ¿para qué te sirve?

Cuando admiramos a alguien debemos saber porqué lo hacemos, cuáles son los atributos que lo hacen destacar.

66. Es útil, pues, para mis volcanes y para mi flor que yo las posea. Pero tú, tú no eres nada útil para las estrellas…

En una relación debemos saber compenetrarnos con la otra persona y saber ser mejores en conjunto que por separado.

67. Es el único que no me parece ridículo, quizás porque se ocupa de otra cosa y no de sí mismo.

Las personas que se dedican a cuidar a otras personas son las que más valor emocional tienen, dedican su vida al cuidado de terceros por pura vocación.

68. ¡Qué planeta más raro!, es seco, puntiagudo y salado. Y los hombres carecen de imaginación; no hacen más que repetir lo que se les dice.

La imaginación es algo que hace grandes a las personas ¿que sería de la humanidad si no tuviese imaginación?

69. Claro que nosotros, como sabemos comprender la vida, nos burlamos tranquilamente de los números. A mí me habría gustado empezar esta historia a la manera de los cuentos de hadas.

¿Qué sabemos verdaderamente de la vida? ¿realmente la vivimos en su máxima plenitud? nuestra propia percepción de ella nos lleva a crear nuestra propia realidad.

70. El suelo del planeta del principito estaba infestado de semillas de baobabs que si no se arrancan acaban de surgir y en cuanto se les reconoce, pueden cubrir todo el planeta, perforarlo con sus raíces y, si el planeta es muy pequeño y los baobabs son muchos, lo hacen estallar.

En esta cita podemos ver una metáfora sobre que los problemas debemos solucionarlos cuando cuando aún son pequeños.

71. Si alguna vez viajan esto podrá servirles mucho. A veces no hay inconveniente en dejar para un poco más tarde el trabajo; pero tratándose de baobabs, el retraso es siempre fatal.

Actuando lo antes posible podremos atajar los problemas de una forma mucho más efectiva.

72. Y como en las tiendas no se venden amigos, los hombres ya no tienen amigos. ¡Si quieres tener un amigo, entonces debes domesticarme!

Para poder hacer amistades a veces debemos realizar ciertas concesiones, saber adaptarnos a la otra persona.

73. La gente tiene estrellas pero no significan lo mismo para todos.

Los sueños personales puede ser tan diferentes los unos de los otros como personas hay en el mundo.

74. Para algunos, los que viajan, las estrellas son sus guías.

Desde siempre las estrellas se han utilizado como referencia en los viajes de larga distancia.

75. Para los sabios las estrellas son motivo de estudio y para mi hombre de negocios, eran oro.

Un mismo objeto o cosa puede ser visto de muchas formas diferentes, dependiendo de la persona que lo observa.

76. Y ahí está el gran misterio. Para ustedes que quieren al principito, lo mismo que para mí, nada en el universo habrá cambiado si en cualquier parte, quién sabe dónde, un cordero desconocido se ha comido o no se ha comido una rosa…

Todo es relativo en nuestra vida, y algo que para nosotros puede no ser importante hoy quizás mañana sí lo sea.

77. Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digiere un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa a fin de que las personas mayores pudieran comprender. Siempre estas personas tienen necesidad de explicaciones.

La perspectiva desde la que observamos algo, es la que le otorga un significado a ese algo.

78. Cuando por la mañana uno termina de arreglarse, hay que hacer cuidadosamente la limpieza del planeta.

Debemos cuidarnos a nosotros mismos y a nuestro entorno, una cita que tiene mucho significado en los tiempos en los que estamos.

79. Conozco un planeta donde vive un señor muy colorado, que nunca ha olido una flor, ni ha mirado una estrella y que jamás ha querido a nadie.

Debemos disfrutar la vida y adoptar una actitud positiva para con ella, como la vivíamos depende solo de nosotros.

80. A los mayores les gustan mucho las cifras.

La codicia por amasar fortuna a llevado a la humanidad a un punto de no retorno, debemos abandonar este estilo de vida consumista.