H. P. Lovecraft (Providence, Rhode Island; 20 de agosto de 1890-ibídem; 15 de marzo de 1937) fue un autor estadounidense, célebre por sus obras de terror, ciencia ficción y distopías.

Su trayectoria como escritor marcó a las siguientes generaciones del género, puesto que innovó en distintos ámbitos de la literatura.

Frases de H. P. Lovecraft, y grandes fragmentos de su obra

En sus obras, Lovecraft mezcló el terror con lo sobrenatural, la ciencia ficción, el futurismo y más elementos que lo hicieron totalmente reconocible para el gran público. También cultivó obras de poesía, ensayo y misivas.

Hoy vamos a conocer las mejores frases de H. P. Lovecraft, así como algunos de los fragmentos de sus libros que más recuerdan sus lectores.

1. (...) Lo único que le pide a la vida es no pensar. Por alguna razón, pensar es espantoso para él, y huye como una plaga de todo lo que pueda estimular su imaginación. Es un sujeto muy flaco, gris y arrugado, aunque algunos dicen que no es tan viejo como aparenta. El miedo ha clavado en él sus truculentas garras, y cualquier sonido le hace dar un respingo, con los ojos muy abiertos y la frente cubierta de sudor.

Describiendo a un hombre gris.

2. Lo que siguió entonces fue una exhaustiva comparación de detalles y un momento de pavoroso silencio cuando el detective y el científico llegaron a la conclusión de la práctica identidad de la frase común a aquellos dos rituales diabólicos pertenecientes a mundos tan diferentes y distantes entre sí.

Extracto de “La extraña casa elevada entre la niebla”.

3. Esas gentes son tan silenciosas y hurañas que uno tiene la impresión de verse frente a un recóndito enigma del que más vale no intentar averiguar nada. Y ese sentimiento de extraño desasosiego se recrudece cuando, desde un alto del camino, se divisan las montañas que se alzan por encima de los tupidos bosques que cubren la comarca.

Otro pequeño fragmento del mismo libro: “La extraña casa elevada entre la niebla”.

4. Sobre tumbas y sepulcros ya era mucho lo que sabía e imaginaba, aunque por mi peculiar carácter me había apartado de todo contacto con camposantos y cementerios. La extraña casa de piedra en la ladera representaba para mí una fuente de interés y especulaciones; y su interior frío y húmedo, dentro del que vanamente trataba de ojear a través de la abertura tan incitantemente dispuesta, no tenía para mí connotaciones de muerte o decadencia.

Unas líneas de su obra “La tumba”.

5. Los términos que mejor pueden sugerir el carácter general de nuestras experiencias son los de inmersiones o ascensiones; pues en cada revelación, una parte de nuestra mente se separaba de cuanto es real y presente, y se precipitaban etéreamente en espantosos, oscuros y sobrecogedores abismos, traspasando a veces ciertos obstáculos definidos y característicos que sólo podría describir como viscosas y groseras nubes de vapor.

De su obra “Hipnos”.

6. Al Oeste de Arkham, las colinas se yerguen selváticas, y hay valles con profundos bosques en los cuales no ha resonado nunca el ruido de un hacha. Hay angostas y oscuras cañadas donde los árboles se inclinan fantásticamente, y donde discurren estrechos arroyuelos que nunca han captado el reflejo de la luz del sol. (...) Pero todas ellas están ahora vacías, con las amplias chimeneas desmoronándose y las paredes pandeándose debajo de los techos a la holandesa.

Describiendo el paisaje de una de sus obras más célebres.

7. (...) No era fruto de los planetas y soles que brillan en los telescopios y en las placas fotográficas de nuestros observatorios. No era ningún soplo de los cielos cuyos movimientos y dimensiones miden nuestros astrónomos o consideran demasiado vastos para ser medidos. No era más que un color surgido del espacio...Un pavoroso mensajero de unos reinos del infinito situados más allá de la Naturaleza que nosotros conocemos; de unos reinos cuya simple existencia aturde el cerebro con las inmensas posibilidades extra cósmicas que ofrece a nuestra imaginación.

Otro fragmento de “La extraña casa elevada entre la niebla”.

8. Los hombres de más amplia mentalidad saben que no hay una distinción clara entre lo real y lo irreal; que todas las cosas parecen lo que parecen sólo en virtud de los delicados instrumentos psíquicos y mentales de cada individuo, merced a los cuales llegamos a conocerlos; pero el prosaico materialismo de la mayoría condena como locura los destellos de clarividencia que traspasan el velo común del claro empirismo.

Sobre la mentalidad de las personas ganadoras.

9. La muerte es misericordiosa, ya que de ella no hay retorno; pero para aquel que regresa de las cámaras más profundas de la noche, extraviado y consciente, no vuelve a haber paz.

La mala vida siempre te persigue.

10. ¡Ojalá los dioses misericordiosos, si existen efectivamente, protejan esas horas en que ningún poder de la voluntad, ni las drogas inventadas por el ingenio del hombre, pueden mantenerme alejado del abismo del sueño!

Una petición a lo más alto.

11. En una losa, en el interior de un nicho, descubrió un ataúd viejo, pero vacío, en cuya deslustrada placa reza esta simple palabra: "Jervas". En ese ataúd y en esa cripta me ha prometido que seré sepultado.

Fragmento para echarse a temblar.

12. Ante ese faro han desfilado por espacio de un siglo los majestuosos barcos de los siete mares. En tiempos de mi abuelo eran multitud; en los de mi padre no tanto, y ahora son tan pocos que a veces me siento extrañamente solo, como si yo fuese el último hombre sobre nuestro planeta.

Reflexión sobre la inmensidad de la vida.

13. No cabía duda de que las descripciones de sueños y los recortes recopilados por el profesor venían a corroborar los hechos, pero la racionalidad de mi mente y la extravagancia de todo este tema me llevaron a adoptar lo que a mi juicio eran las conclusiones más sensatas.

Sobre los sueños y cómo influyen en nuestro pensamiento.

14. La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido.

Ciertamente, el miedo es una sensación atávica.

15. Ni la muerte, ni la fatalidad, ni la ansiedad, pueden producir la insoportable desesperación que resulta de perder la propia identidad.

Por encima de todo, ser uno mismo.

16. Los hombres de ciencia sospechan algo sobre ese mundo, pero lo ignoran casi todo. Los sabios interpretan los sueños, y los dioses se ríen.

Genial frase de Lovecraft.

17. El periodismo es un oficio fácil. Cuestión de escribir lo que dicen los demás.

No crean, solo explican lo creado.

18. La satisfacción de un momento es la ruina del siguiente.

El hedonismo no suele tener buen futuro.

19. El hombre que conoce la verdad está más allá del bien y del mal. El hombre que conoce la verdad ha comprendido que la ilusión es la realidad única y que la sustancia es la gran impostora.

Una frase que podría haber pronunciado Nietzsche.

20. Es una lástima que la mayor parte de la humanidad tenga una visión mental tan limitada a la hora de sopesar con calma y con inteligencia aquellos fenómenos aislados, vistos y sentidos sólo por unas pocas personas psíquicamente sensibles, que acontecen más allá de la experiencia común.

Sobre lo paranormal.

21. ¿Quién conoce el fin? Lo que ha emergido puede hundirse y lo que se ha hundido puede emerger. Lo satánico aguarda soñando en el fondo del mar, y sobre las ondulantes ciudades humanadas navega el apocalipsis.

Reflexión de corte filosófico.

22. Rechazo seguir las convenciones mecánicas de la literatura popular o llenar mis cuentos con personajes y situaciones comunes, pero insisto en la reproducción de impresiones y sentimientos verdaderos de la mejor manera que pueda lograrlo. El resultado puede ser pobre, pero prefiero seguir aspirando a una expresión literaria seria antes que aceptar los estándares artificiales del romance barato.

Sobre la búsqueda de su propio estilo.

23. No teníamos constancia del paso del tiempo, porque el tiempo se había convertido para nosotros en una mera ilusión.

En ocasiones, el tiempo pierde su validez.

24. Entre las angustias de los días que siguieron está el mayor de los suplicios: la inefabilidad. Jamás podré explicar lo que vi y conocí durante esas horas de impía exploración, por falta de símbolos y capacidad de sugerencia de los idiomas.

Un mundo de fenómenos que ocurren más allá de la comprensión humana.

25. Eran sensaciones; pero dentro de ellas había elementos increíbles de tiempo y de espacio…Cosas que en el fondo poseen una existencia clara y definida.

Una de las explicaciones ambiguas sobre los acontecimientos incomprensibles que ocurren a la escala cósmica de las bestias de Lovecraft.

26. Pero más maravilloso que la sabiduría de los ancianos y que la sabiduría de los libros es la sabiduría secreta del océano.

Una más de las frases de Lovecraft que hacen referencia a lo arcano para hablar de lo que ocurre en sus historias.

27. El lugar lógico para encontrar una voz de otros tiempos es un cementerio de otros tiempos.

Otra de las piezas que muestra la construcción de mundos ficticios de este escritor.

28. Siempre que las estrellas estuvieran en posición, podían saltar de un mundo a otro a través de los cielos; mas cuando las estrellas no eran propicias, Ellos no podían vivir. Pero aunque no pudieran vivir, tampoco morirían realmente.

El origen extraterrestre de los monstruos lovecraftiano es expresado de manera somera, porque la lógica en la que operan no puede ser comprendida.

29. Sus voces hacen temblar el viento y sus conciencias trepidar la tierra. Doblegan bosques enteros y aplastan ciudades, pero jamás bosque o ciudad alguna ha visto la mano destructora.

Así se expresa indirectamente la escala gigantesca de los horrores de los que se habla en las historias de este escritor.

30. Nuestra capacidad para evitar un sueño prolongado era sorprendente, ya que rara vez sucumbíamos más de una hora o dos a esa oscuridad que ahora se había convertido en espantosa amenaza.

La tensión de las situaciones vividas en las páginas de Lovecraft van de la mano de la alerta constante.

31. ¿Acaso el destino preservaba mi razón sólo para arrastrarme irresistiblemente a un final más horrible e impensable de lo que haya podido soñar nadie?

La sensación de que los humanos están indefensos ante las fuerzas cósmicas es otra constante en su obra.

32. Ninguna escuela de arte conocida había alentado la creación de este terrible objeto, pero cientos e incluso miles de años parecían estar marcados sobre su oscura y verdosa superficie de piedra cuya identificación resultaba imposible.

La imposibilidad de comprender los productos venidos del mundo de las bestias lovecraftianas es una de las características del universo que el escritor de Providence creó.

33. Un extraño impulso me llevó a encaramarme a la amplia losa, apagar la vela y yacer dentro de la caja desocupada.

Fragmento de uno de sus textos.

34. Algo terrible llegó a las colinas y valles con aquel meteoro, y algo terrible, aunque ignoro en qué medida, sigue estando allí.

De esta manera, Lovecraft crea una atmósfera de terror.

35. Hay quien dice que las cosas y los lugares tienen alma, y hay quien dice que no; por mi parte, no me atrevo a pronunciarme, pero quiero hablar de la Calle.

Una apreciación sobre el dualismo aplicado a los espacios.

36. Debía tratarse de una enfermedad natural…Aunque resultaba imposible conjeturar qué clase de enfermedad producía aquellos terribles resultados.

La mezcla de lo antinatural y lo natural es uno de los ingredientes que Lovecraft utilizaba para crear situaciones ambiguas.

37. Nadie baila sobrio a menos que esté completamente loco.

Divertida opinión de este escritor.

38. El océano es más antiguo que las montañas y está cargado con los recuerdos y los sueños del tiempo.

Una perspectiva mítica del mar y los océanos.

39. La emoción más antigua y más fuerte de la humanidad es el miedo.

Acerca de nuestro lado emocional más primario.

40. La cosa más misericordiosa del mundo, creo, es la incapacidad de la mente humana para correlacionar todos sus contenidos... algún día el empalme del conocimiento disociado abrirá perspectivas tan aterradoras de la realidad, y de nuestra posición espantosa en la misma, que nos volveremos locos por la revelación o huiremos de la luz a la paz y seguridad de una nueva Edad Oscura.

El conocimiento puede ser aterrador.

41. Ningún nuevo horror puede ser más terrible que la tortura diaria de lo cotidiano.

El hastío que a veces produce lo familiar puede llegar a ser, para este escritor, un suplicio.

42. Me sentí en el borde del mundo; mirando por encima del borde en un caos insondable de la noche eterna.

En los límites de lo razonable aparece una sensación de vértigo.

43. ¿Quién sabe el final? Lo que ha subido puede hundirse, y lo que se ha hundido puede aumentar. La detestabilidad espera y sueña en lo profundo, y la decadencia se extiende sobre las tambaleantes ciudades de los hombres.

El derrumbe de lo que apreciamos puede llegar en cualquier momento.

44. He aprovechado las sombras que pasan de un mundo a otro para sembrar la muerte y la locura.

Una de las frases más poéticas (y siniestras) de Lovecraft.

45. Los ignorantes y los engañados son, creo, de una manera extraña para ser envidiados. Lo que no se conoce no nos molesta, mientras que un peligro imaginado pero insustancial no nos perjudica. Conocer las verdades detrás de la realidad es una carga mucho mayor.

Permanecer ajenos a la realidad, según este escritor, nos quita presión.

46. Temo que mi entusiasmo llame cuando se me exija trabajo real.

Las ganas de experimentar pueden llegar en el momento más inoportuno.

47. Con eones extraños incluso la muerte puede morir.

Una aparente paradoja.

48. Toda la vida es solo un conjunto de imágenes en el cerebro, entre las cuales no hay diferencia entre los nacidos de cosas reales y los nacidos de sueños internos, y no hay motivo para valorar a los unos encima de los otros.

Interesante reflexión sobre el valor de los recuerdos.

49. Nuestros cerebros deliberadamente nos hacen olvidar cosas, para prevenir la locura.

Una explicación sobre el hecho de que la memoria no lo conserva todo.

50. Si estoy enojado, ¡es misericordia! ¡Que los dioses se compadezcan del hombre que, en su insensibilidad, puede permanecer cuerdo hasta el horrible final!

Otra de sus opiniones acerca del concepto de la locura.

51. Si la religión fuera cierta, sus seguidores no intentarían golpear a sus crías con una conformidad artificial; simplemente insistirían en su búsqueda inflexible de la verdad, independientemente de los antecedentes artificiales o las consecuencias prácticas.

Lovecraft ve la religión como un sistema de creencias impuestas artificiales.

52. Todo lo que quiero es saber cosas. El gulph negro del infinito está delante de mí.

Una hambre por el conocimiento.

53. El gato es un símbolo tan perfecto de belleza y superioridad que parece difícilmente posible para cualquier esteta verdadero y cínico civilizado hacer otra cosa que adorarlo.

Una curiosa reflexión acerca de estos felinos.

54. Las mentes creativas son desiguales, y las mejores telas tienen sus puntos opacos.

En el talento existen descompensaciones.

55. Los recuerdos y las posibilidades son aún más horribles que las realidades.

Lo que no está en el presente acarrea un mayor peso emocional que lo que tiene lugar en el ahora.

56. El proceso de profundizar en el abismo negro es para mí la forma más aguda de fascinación.

La idea de ver más allá de lo que se puede conocer es algo que nos hipnotiza.

57. El mundo es realmente cómico, pero la broma es sobre la humanidad.

El sujeto que sufre la frivolidad de la existencia es, para Lovecraft, toda la especie humana.

58. El hombre es un animal esencialmente supersticioso y temeroso. Quiten los dioses y santos cristianos de la manada y, sin falta, vendrán a adorar... a otra cosa.

Una visión determinista de las religiones.

59. Nunca le pregunto a un hombre cuál es su negocio, porque nunca me interesa. Lo que le pregunto son sus pensamientos y sueños.

Más allá de nuestras iniciativas hechas para sobrevivir está lo que nos hace vivir.

60. Solo la poesía o la locura podrían hacer justicia a los ruidos.

El caos es la norma, no la excepción.

61. Los mayores logros humanos nunca han sido con fines de lucro.

Acerca de las motivaciones que impulsan el progreso.

62. Me gusta el café excesivamente.

Una curiosidad sobre las preferencias personales del escritor.

63. Siempre he sido un buscador, un soñador y un ponderante en la búsqueda y el soñar.

Esta es una de las frases de Lovecraft que reflejan su tendencia a la evasión de la realidad.

64. La vida es algo horrible.

Esta manera de sentir se plasma en su obra literaria.

65. La vida nunca me ha interesado tanto como escapar de la vida.

Una filosofía de vida opuesta al vitalismo.

66. La base de todo verdadero horror cósmico es la violación del orden de la naturaleza, y las violaciones más profundas son siempre las menos concretas y descriptibles.

Lovecraft describe el fundamento del género que él creó.

67. Siempre sé que soy un extraño; un extraño en este siglo y entre los que todavía son hombres.

Se ha llegado a decir que Lovecraft fue uno de los últimos productos de la época victoriana.

68. Lo que un hombre hace por el pago tiene poca importancia. Lo que él es, como un instrumento sensible que responde a la belleza del mundo, ¡es todo!

Una lógica más allá del mercantilismo.