Entre mis años de entrenamiento y educación tanto en deporte cómo en salud siempre me preguntan, ¿Álvaro, qué es lo más importante al momento de vivir una vida sana?

Mi respuesta siempre es la misma, comer bien y ejercitarse constantemente sin importar cuál sea el deporte que practiques. Inmediatamente después, viene a mi otra pregunta: ¿Y si soy de eso que casi no hacen deporte?

Bien, a continuación te daré algunos consejos para vivir una vida sana y equilibrada adecuadamente. Sin importar si haces o no ejercicio físico, estos 6 consejos igualmente te ayudarán. 

Vivir una vida más sana: algunas claves a tener en cuenta

Para mantenerte en mejor forma, nada como ocuparte de los dos pilares principales que nos mantienen sanos: alimentación y ejercicio. Veamos cómo dar los primeros pasos en esa dirección a partir de estas pautas.

1. Cada organismo es un mundo

En mi caso, soy alérgico al café, por lo cual he de tomarlo siempre con algo en el estomago, ya que si no lo hago así las nauseas serán incontrolables. De la misma forma es importante entender que no todo lo que ingerimos y hacemos en nuestro diario vivir ha de servir a todos los demás, por tal razón no creas en alguien que te diga “mira!, me regalaron la dieta de la manzana, a mi me sirvió, toma!”.

Es importante tener en cuenta que cada cuerpo tiene una genética predispuesta por niveles hormonales, los cuales siempre serán individuales. Partiendo de esto es importante decir que existen varios tipos de cuerpos:

  • Ectomorfo: dificultad para ganar peso, personas con muy bajos porcentajes grasos todo el tiempo, pero son muy muy flacos.
  • Mesomorfo: no hay mayor dificultad para ganar musculatura, pero con todo ese músculo, es normal algo de grasa extra.
  • Endomorfo: poseen gran facilidad para ganar peso, pero con un porcentaje de grasa mayor a los anteriores. Aquí debo hacer una aclaración, el porcentaje graso visible en nuestro cuerpo no hace referencia al colesterol en sangre, puesto que nuestro cuerpo puede verse delgado, pero nuestro LDL O HDL pueden estar elevados, por lo cual es importante ir a un médico a chequear nuestro colesterol en sangre regularmente. También es importante entender que el metabolismo puede cambiarse con la práctica deportiva, por lo cual hacer deporte te ayudará a pasar de ser endomorfo a mesomorfo si lo deseas.

2. Busca azúcares y carbohidratos no refinados

Una papa horneada puede tener los mismos carbohidratos que una golosina, pero nunca, serán iguales, puesto que las azucares naturales no son iguales que las refinadas.

Existen diferentes tipos de carbohidratos, pero siempre hemos de huir a los que sean refinados puesto que estos han de transformase en azúcar rápidamente y esta ha de afectar nuestro organismo por norma general. 

3. No hay una píldora mágica

Aunque los suplementos nutricionales son muy buenos no son la única respuesta, ellos te ayudarán, pero no esperes magia ni de ellos, ni de ninguna crema, operación o pócima, puesto que todos tendrán falencia y estas se verán si no las refuerzas con rutinas de ejercicio.

4. El agua es vida

El agua es la que rige nuestra digestión, pulso cardíaco, entre otras muchas funciones en el cuerpo, por lo cual beber agua en condiciones adecuadas te ayudará incluso a perder peso.

5. Ama la cebolla, el ajo y el jenjibre

Estos 3 elementos son prácticamente antibióticos naturales que ayudarán a que tu cuerpo siempre este fuerte. Además de eso el jengibre sirve para bajar de peso en infusiones y tes.

6. Sonríe

Estudios han demostrado que las personas que sonríen sinceramente tienen mejor salud que quienes no lo hacen, así que, sonríe, es gratis!.

Referencias bibliográficas:

  • https://www.influfitness.com/blog/