Un vegetal cuyo rizoma tiene muchos usos.

Existen en la naturaleza una gran diversidad de especies vegetales, de entre las cuales muchas resultan comestibles para el ser humano. Árboles frutales, hortalizas, legumbres, cereales… todas ellas forman parte indispensable de nuestra dieta.

Además de ellas también podemos encontrar otros tipos de planta que empleamos más bien como condimento, si bien siguen siendo de gran relevancia para nosotros e incluso forman parte de la gastronomía tradicional de múltiples culturas.

Una de ellas es la cúrcuma, la cual además de ser uno de los principales ingredientes del curry ha formado parte desde la antigüedad de culturas asiáticas como la de la India y que cada vez recibe mayor atención debido a sus numerosas propiedades beneficiosas. Es sobre este vegetal sobre el que vamos a hablar a lo largo de este artículo.

¿Qué es la cúrcuma?

Se conoce como cúrcuma a una planta de tipo herbácea aromática la cual forma parte de la familia de las zingiberáceas y cuyo nombre científico es Curcuma longa. Esta planta es originaria de los territorios del sudeste asiático, en los cuales resulta altamente conocida desde la antigüedad, y al contrario que otras no se reproduce mediante semillas sino mediante el uso de esquejes. La parte de la cúrcuma que más se suele emplear es el rizoma o tallo subterráneo, del cual parten las raíces.

El uso más conocido de esta planta es el gastronómico, en el que es utilizada por lo general como especia aromática (la cual se obtiene triturando el rizoma de la planta) y empleada como condimento en diferentes preparaciones, incluyendo el famoso y ya citado curry. También se emplea en ocasiones en infusiones. Si bien se trata de un alimento tradicional en países asiáticos y especialmente en la India, poco a poco el uso de esta especia se ha ido expandiendo.

Además también se utiliza en ocasiones como un alimento que ayuda a tratar diversas condiciones y dolencias menores, conociéndose muchas de sus propiedades desde antiguo y siendo algunas de ellas refrendadas por la ciencia. Asimismo también tiene otros usos, como por ejemplo el de tinte o colorante.

En este sentido se ha generado también un colorante alimentario de color naranja, el E-100, además de emplearse en la coloración de pinturas y ropajes. Forma parte también de diversas tradiciones de tipo religioso y cultural (por ejemplo es una de las plantas que se usan como tinte para dibujarse la tradicional marca en la frente que suele llevar la población hindú).

Principales beneficios y propiedades de esta planta

Son múltiples las propiedades y beneficios que se han atribuido a la cúrcuma, algunos de los cuales han sido verificados a nivel científico. Generalmente uno de los elementos que más se ha estudiado a este nivel es la curcumina, el colorante natural derivado de la cúrcuma. A continuación pasamos a exponer algunos de los beneficios y propiedades más conocidas.

1. Posee propiedades antiinflamatorias

Diversas investigaciones realizadas en modelos animales parecen indicar que la administración de cúrcuma y/o curcumina tiene efectos antiinflamatorios, reduciendo la emisión de citoquinas (las cuales son proinflamatorios) y inhibiendo la de prostaglandinas inflamatorias.

En este sentido puede resultar de utilidad en afecciones como la artritis o la psoriasis, y se ha demostrado efectivo en la reducción de edemas y granulomas, además de en el tratamiento del asma. Estos efectos se observan en distintos órganos, tanto a nivel ectópico cómo respiratorio, entre otros.

2. Efecto antitumoral

Aunque dista de ser un producto milagroso en este sentido se ha observado que la administración de cúrcuma tiene un cierto efecto anticancerígeno, contribuyendo a reducir el crecimiento de las neoplasias al inhibir la expresión de factores de necrosis tumoral y diversas interleucinas (las cuales favorecen el desarrollo y crecimiento de los tumores). A ello contribuye también su propiedad antiinflamatoria.

3. Un interesante antioxidante

Otras de las propiedades demostradas de la cúrcuma es su acción como antioxidante, a través de la cual frena la generación y los efectos de los radicales libres que causan el envejecimiento celular. Estos efectos se han visto a nivel sanguíneo, protegiendo de la oxidación de la hemoglobina y los lípidos. Ello también incluye un efecto protector ante el Alzheimer, al reducir la aparición de placas de beta-amiloide.

4. Hipoglucemiante y de ayuda contra la diabetes

Algunos estudios realizados indican que la curcumina tiene capacidad hipoglucemiante, es decir que contribuye a reducir los niveles de azúcar en sangre. Además también se ha observado que favorece un aumento de insulina y una reducción del colesterol.

5. Protege el intestino y el hígado

En parte gracias a su actividad antiinflamatoria, antioxidante y hipoglucemiante, se ha observado que la cúrcuma contribuye a mantener en buen estado de salud el tubo digestivo, así como poseer propiedades hepatoprotectoras. También facilita el flujo de bilis, algo que además facilita la digestión de las grasas.

6. Cicatrizante

Además de utilizarse como antiinflamatorio a nivel de piel, la cúrcuma también se ha empleado a nivel tópico dado que posee además efectos antioxidantes y astringentes, algo que favorece que se cierren las heridas. Se utiliza por ejemplo en quemaduras.

7. Protege el corazón, reduce el colesterol y previene enfermedades cardíacas

Se ha observado que la cúrcuma resulta de utilidad a la hora de prevenir dolencias cardíacas, dado que reduce la inflamación y la oxidación que pueden favorecerlas y además posee capacidad antiplaquetaria. En este sentido resulta de gran utilidad dado que dificulta la creación de trombos y además contribuye a reducir el colesterol.

8. Propiedades antibióticas

Además de todo lo anterior se ha observado que la cúrcuma posee efectos antibacterianos, antifúngicos y antiprotozoarias, algo que permite ayudar a luchar contra algunas infecciones y parásitos.

9. Se investiga su utilidad en el VIH

Algunos estudios sugieren que la cúrcuma y los productos derivados de sus principios activos pueden llegar a ser de utilidad para las personas que padecen VIH, ya que al parecer contribuyen a frenar la expansión del retrovirus al afectar a la intergrasa de VIH-1.

10. Mejora el estado de ánimo

Por último, cabe comentar que otra de las interesantes propiedades de la cúrcuma es el hecho de que contribuye a reducir los niveles de estrés y depresión al contribuir a modular la neurotransmisión de determinadas hormonas.

Referencias bibliográficas:

  • Ammon, H.P.T. & Wahl, M.A. (1991). Pharmacology of Curcuma longa. Planta Medica, 57 (1): 1-7. Georg Thieme Verlag Stuttgart. New Work.
  • Araujo, C.A.C. & Leon, L.L. (2001). Biological Activities of Curcuma longa L. Memórias do Instituto Oswaldo Cruz, 96 (5): 723-728. Rio de Janeiro.
  • Díaz Ortega, J.L. (2014). Curcuma Longa y su potencial molecular beneficioso sobre los procesos inflamatorios, cáncer y enfermedades crónico-degenerativas. Revista IN CRESCENDO- Ciencias de la Salud, 1 (1): 115-124.
  • Saiz de Cos, P. (2014). Cúrcuma I (Curcuma longa L.). Reduca (biología). Serie Botánica, 7 (2): 84-99.