Hans Reichenbach: biografía de este físico y filósofo alemán

Un resumen de la vida y a la trayectoria de Hans Reichenbach, representante del empirismo lógico.

Luis Martínez-Casasola Hernández

Luis Martínez-Casasola Hernández

Hans Reichenbach

Dentro de los diferentes movimientos filosóficos que surgieron en Europa a lo largo del siglo XX, Reichenbach es uno de los autores destacados.

A continuación podremos conocer mejor todos los episodios de la vida de este filósofo y así entender mejor cuáles fueron las grandes contribuciones que pudo hacer en esa disciplina gracias a la amplia formación que recibió y que le permitió combinar distintos saberes. Aquí encontrarás una biografía de Hans Reichenbach en formato resumido.

Breve biografía de Hans Reichenbach

Hans Reichenbach nació en el año 1891 en la ciudad de Hamburgo, por aquel entonces perteneciente al Imperio Alemán. Su familia era de ascendencia judía, aunque se habían convertido al cristianismo protestante. Su crianza tuvo lugar en su ciudad natal. Una vez completada la formación primaria y secundaria, decidió comenzar sus estudios superiores.

Su vida universitaria fue intensa. Por un lado, estudió una ingeniería en la Universidad Tecnológica de Ciencias Aplicadas de Stuttgart, pero además decidió continuar sus estudios, esta vez en el campo de las matemáticas y la física por un lado, y la filosofía por otro. Para ello, se matriculó sucesivamente en diferentes universidades alemanas, como la de Berlín, la de Munich, la de Göttingen o la de Erlangen.

Toda esta experiencia académica de Hans Reichenbach estuvo además nutrida por la experiencia de haber contado con algunos profesores que fueron auténticas eminencias en sus respectivos campos. Algunos ejemplos podrían ser Ernst Alfred Cassirer en la filosofía, Max Bon y David Hilbert en las matemáticas, o Arnold Johannes Wilhelm Sommerfeld y el mismísimo Max Karl Ernst Ludwig Planck, que lograría el premio Nobel.

Pero la vida universitaria no solo le valió para su formación, ya que además fue un componente muy activo en diferentes movimientos estudiantiles. Se afilió al Freistudentenschaft, uno de los grupos más importantes. Igualmente, estuvo presente cuando se creó el Freideutsche Jugend; escribió diferentes artículos en este ámbito, en los que hablaba acerca de la reforma de las universidades.

Este activismo le acercó progresivamente a agrupaciones de corte comunista, contando además con la influencia de su hermano, que era militante del movimiento comunista de izquierda. Hans Reichenbach entró a formar parte del Partido Comunista de los Trabajadores de Alemania. Consiguió una posición destacada en el mismo, y tanto es así que participó en nombre del partido en el Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista.

Se involucró cada vez más en la vertiente política de las organizaciones de estudiantes, hasta el punto de fundar y presidir el Partido Socialista Estudiantil de Berlín. El germen de dicha agrupación ya existía de una forma velada, por los vetos que existían a estos movimientos, pero fue con Hans Reichenbach cuando definitivamente cristalizó en una organización visible.

Durante este tiempo tuvo la oportunidad de relacionarse con algunos de los activistas más importantes de la época en Alemania, como eran Alexander Schwab o Karl August Wittfogel, si bien ambos abandonaron su posición comunista posteriormente, e incluso Wittfogel renegó de esta ideología tras los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, a pesar de estos intensos años de implicación en actividades políticas y reivindicativas, Hans Reichenbach abandonó por completo esta faceta de su vida en torno al año 1920. Fue a raíz de la asistencia a una serie de conferencias de uno de los científicos más importantes de la historia de la humanidad, Albert Einstein, en las que aprendió acerca de la teoría de la relatividad, que revolucionaría el mundo de la física.

Desarrollo de su carrera

Tras obtener las licenciaturas enumeradas anteriormente, Hans Reichenbach se doctoró, publicando una tesis en la que hablaba sobre el concepto de la probabilidad para representar matemáticamente la realidad. En estos años estalló la Primera Guerra Mundial, en la que su país, Alemania, estuvo implicado, por lo que se vio obligado a servir en el ejército, aunque en 1917 volvería a casa, por cuestiones de salud.

Llegado el año 1920, comenzó su etapa como académico, trabajando para la Technische Hochschule en la Universidad de Stuttgart. Además, también publicó su obra, "La teoría de la relatividad y el conocimiento a priori", donde unía dos de sus campos de conocimientos, que eran la física y la filosofía. En este volumen, confrontaba algunos de los planteamientos de Kant.

Este fue el comienzo de una prolífica época en la que publicó toda una sucesión de libros de este tipo, como Axiomatización de la teoría de la relatividad, en 1924, De Copérnico a Einstein, en 1927, o La filosofía del espacio y el tiempo, en 1928. Hans Reichenbach trató de plantear acercamientos entre la lógica positivista filosofía y la teoría de la relatividad de la física.

Su buena relación con Planck, von Laue o el propio Albert Einstein, le facilitaron incorporarse al departamento de física de la Universidad de Berlín, en calidad de profesor asistente. Su forma de impartir clases supusieron una pequeña revolución, pues se salía de los rígidos esquemas académicos y promovía un ambiente de debate que no era frecuente en aquella época.

Llegado el año 1928, Hans Reichenbach creó el Círculo de Berlín, una asociación cuyo telón de fondo era la filosofía del empirismo lógico. A esta agrupación se unieron personalidades de la talla de David Hilbert, Richard Edler von Mises, Carl Gustav “Peter” Hempel o Kurt Grelling. También lanzó una revista de filosofía, en sociedad con el autor Rudolf Carnap. La publicación recibió el nombre de Erkenntnis, término que significa conocimiento.

Hans Reichenbach

Exilio a Turquía y Estados Unidos

Llegado el año 1933, con el ascenso del nazismo al poder en Alemania, comenzaron las represalias contra las personas de origen judío, como era el caso de Hans Reichenbach, por mucho que su familia se hubiera convertido al protestantismo y él mismo se hubiera casado bajo esta fe con Selma Menzel.

Por lo tanto, a causa de las nuevas leyes raciales que se impusieron en Alemania, Reichenbach perdió su puesto en la Universidad de Berlín. Sabía que ese no era más que el comienzo, por lo que decidió abandonar el país de inmediato. Su primer destino, fuera de las fronteras alemanas, fue Turquía.

En este país fue bien acogido y no tardó en retomar su carrera como docente, esta vez en la Universidad de Estambul, donde se puso al frente del departamento de filosofía. Durante los próximos años, impartió clases en esta institución, al tiempo que organizaba seminarios y cursos sobre otras disciplinas en las que también era experto. En el año 1935 publicó otra de sus famosas obras, "La teoría de la probabilidad".

Gracias a sus contactos con autores como Charles William Morris, pudo acordar su incorporación a la Universidad de California, Los Ángeles, como catedrático de filosofía, por lo que en el año 1938 se trasladó a Estados Unidos para dar un nuevo paso en su carrera. Gracias a la labor de Hans Reichenbach, el departamento de filosofía de esta universidad se convirtió en toda una referencia en los EEUU.

A lo largo de esta etapa, formó a alumnos que terminarían por despuntar en este campo. Algunos de los más reseñables podrían ser Wesley Charles Salmon, Hilary Whitehall Putnam y Carl Hempel, quien ya había tratado con Hans Reichenbach previamente y pertenecía al Círculo de Berlín. Durante estos años, también continuó publicando obras, incluyendo algunos de los volúmenes más importantes que creó.

Entre ellos se encuentran, por ejemplo, "Fundamentos filosóficos de la mecánica cuántica", de 1944, "Elementos de la lógica simbólica", de 1947 y probablemente el que sea su libro más influyente, "El auge de la filosofía científica", que publicó en el año 1951.

Últimos años y fallecimiento

Hans Reichenbach se encontraba en el punto álgido de su carrera. Impartía clases en una universidad de prestigio, era una referencia en su campo y acababa de publicar algunas de sus mejores obras. Algunos de sus trabajos más recientes trataban temas tan apasionantes como la filosofía del tiempo y otras cuestiones acerca de las leyes científicas de la naturaleza.

En sus investigaciones acerca del tiempo, estudiaba dicho concepto en el lenguaje y estableció tres tipologías diferentes, que serían el tiempo del habla, el del evento y el de referencia. Esa diferenciación fue recogida posteriormente por los expertos de la lengua para realizar la distinción entre diferentes tiempos verbales.

De hecho, dicho trabajo cristalizó en sus dos últimas obras, que fueron las de "La dirección del tiempo" y "Declaraciones nomológicas y operaciones admisibles". Lamentablemente, ambas fueron publicadas a título póstumo, ya que Hans Reichenbach falleció de manera repentina, a causa de un ataque cardiaco. Era 1953 y tenía 61 años cuando este trágico hecho sucedió.

En cualquier caso, su carrera ya era lo suficientemente exitosa como para dejar un legado que llega a nuestros días.

Luis Martínez-Casasola (Madrid, 1988) se licenció en Psicología en la UAM y cuenta con un máster en Psicología Forense por la URJC y el COP de Madrid, así como con una especialización en recursos humanos. Tras varios años de experiencia en la redacción de contenidos web, ahora colabora como divulgador para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados