Maria Montessori es conocida por haber creado el modelo pedagógico que conocemos como “Método Montessori”. No obstante, su biografía es mucho más extensa. Fue también una de las primeras mujeres en obtener el título de medicina en Italia y participó como activista en defensa de los derechos de las mujeres y los niños.

Así mismo, Maria Montessori se especializó en áreas como la biología, la filosofía y la psicología, lo que permitió crear conocimientos e intervenciones sobre el desarrollo infantil que continúan vigentes hasta el día de hoy.

Maria Montessori: biografía de esta médica y activista

Maria Montessori nació en Chiaravalle, provincia de Ancona, en Italia, el 31 de agosto de 1870. Hija única de padre militar descendiente de la nobleza de Bologna que había luchado por la independencia de Italia; y de una madre liberal, católica e intelectual cuya familia se desenvolvía en el mundo de la filosofía, la ciencia y la investigación.

No es de extrañar que el resto de su biografía se desarrollara tal como ocurrió: con apenas 12 años, María Montessori y su familia se mudaron a la ciudad de Roma, con la intención de asegurar que estudiaría en las mejores escuelas de la época.

Estando ahí, mostró un interés y una habilidad especial por las matemáticas, así que, pese a los deseos de su padre de que se convirtiera en maestra, Maria Montessori se inscribió en una escuela técnica de ingeniería donde solo asistían hombres.

Un año después surgió su inquietud por estudiar medicina, con lo cual decidió abandonar la ingeniería e iniciar los nuevos estudios a los 22 años, aun ante la negativa y el rechazo inicial del director, de su padre y de sus compañeros, quienes consideraban que la carrera de medicina era una especialidad que solo podían ejercer los hombres.

Finalmente, en 1896, a los 26 años, Maria Montessori se convirtió en una de las primeras mujeres médicas de Italia, mismo año en el que fue elegida como representante de las mujeres italianas en el Congreso Feminista celebrado en Berlín, en donde defendió la igualdad de derechos de las mujeres.

En la misma época denunció la situación que vivían los niños que trabajan en minas en Sicilia, con lo que se sumó a las luchas en contra de la explotación laboral infantil. Tiempo después y motivada por una conciencia de justicia social, comenzó a trabajar en clínicas psiquiátricas y colegios donde principalmente asistían niños y niñas con discapacidad intelectual en condiciones muy precarias. A la par, Maria Montessori había continuado estudiando biología, filosofía y psicología, tanto en Italia como en Francia e Inglaterra.

Estas son las experiencias que finalmente le permitieron desarrollar el método pedagógico que lleva su nombre.

De la medicina a la pedagogía: inicios del método Montessori

En la época que vivió Maria Montessori la medicina estaba fuertemente interesada en encontrar tratamientos e incluso una “cura” a algunas condiciones como la sordera, la parálisis, la discapacidad intelectual, etc. Pero, lo que Maria Montessori observó mientras trabajaba con niños y niñas con dichas condiciones, fue que lo que necesitaban realmente no era la medicina, sino la pedagogía.

Maria Montessori realizó muchas observaciones en la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Roma, que le llevaron a darse cuenta de que el verdadero problema de que muchos niños y niñas con discapacidad jugarán de formas que parecían socialmente inadecuadas, era que estaban aburridos, porque no tenían materiales didáctico, además de que el espacio en el que se encontraban estaba muy desordenado y sus condiciones eran bastante precarias.

A partir de ahí, Maria Montessori tuvo la idea de construir un ambiente que fuera agradable, estaba convencida de que las condiciones del espacio y de los materiales eran cruciales para el desarrollo de las habilidades intelectuales y sociales de los niños. En ese mismo momento se enteró de que había dos médicos franceses que habían desarrollado un método educativo en una línea similar, por lo que viajó a París para entrevistarse con ellos.

A su regreso, el estado italiano había inaugurado un instituto destinado a potenciar las habilidades intelectuales de las personas con discapacidad (Escuela de Ortofrenia), donde Maria Montessori obtuvo el cargo de directora y continuó como formadora de maestros y maestras, así como profesora de universidad y conferencista en distintas ciudades.

¿Cuál fue la primera escuela Montessori?

Finalmente Maria Montessori tuvo la oportunidad de crear su propio centro educativo. En enero de 1907 inauguró en Italia la primera Casa dei Bambini (Casa de los Niños -nombre con el que se conoce hasta nuestros días el aula de clases, o ambiente Montessori, destinado a niños de 3 a 6 años-).

Prestó especial atención a cómo el ambiente estaría preparado, mandó a hacer muebles al tamaño de los niños (lo que en ese momento resultó bastante innovador). Así mismo diseñó material pedagógico adecuado a las edades y los periodos sensibles de los niños y contrató a una profesora como asistente. Juntas comenzaron trabajando con alrededor de 50 niños.

Maria Montessori continuó observando de manera constante la evolución de los niños y niñas, con lo que pudo seguir desarrollando su método educativo. De la misma forma pudo seguir diseñando actividades y materiales didácticos, pero sobre todo logró fundamentar los principios teóricos y empíricos que hasta nuestros días definen el método.

Maria Montessori finalmente se había convertido en maestra (tal como su padre lo había querido), pero su biografía nos muestra que fue además una mujer que revolucionó las formas tradicionales de enseñanza-aprendizaje: mantuvo el compromiso de respetar a los niños y niñas, con lo que logró reconocer lo que necesitaban para aprender más fácilmente.

Su método fue en principio reconocido como una “pedagogía científica” que finalmente tuvo repercusiones en los hogares, porque era notorio que los niños y niñas trasladaban con mucha facilidad los conocimientos y los hábitos hacia sus casas y también hacía los espacios públicos. Había inaugurado una forma a potenciar el desarrollo de los niños que tenía implicaciones mucho más allá de la educación formal y de las propias escuelas.

Referencias bibliográficas:

  • Pussin, C. (2017). Montessori explicado a los padres. Teoría y práctica de la pedagogía Montessori en la escuela y en casa. Plataforma editorial: Barcelona
  • Obregón, N. L. (2006). Quién fue María Montessori. Contribuciones desde Coatepec, 10: 149-171.