Slavoj Žižek es conocido por explicar la teoría psicoanalítica mediante ejemplos propios de la cultura popular y el cine. También se ha ido ganando fama al ser muy duro criticando el estado actual de la política.

Su novedosa visión de Lacan y Hegel y su forma de atacar violentamente a otras posturas filosóficas y culturales aparecidas en las últimas décadas, como la tercera ola del feminismo, el cognitivismo y las creencias New Age, le han hecho ganarse el sobrenombre del filósofo más peligroso de Europa.

Biografía de Slavoj Žižek

Veamos con más profundidad la apasionante vida y obra de este filósofo esloveno.

Primeros años

Zizek

Slavoj Žižek nació en Ljubljana, actual Eslovenia, el 21 de marzo de 1949, en una familia de clase media yugoslava.

Žižek pasó la mayor parte de su infancia viviendo en Portorož, en donde tuvo la oportunidad de conocer sobre teorías, cultura popular y películas venidas desde Occidente.

Llegada su adolescencia, la familia de Žižek se volvió a Ljubljana, en donde el joven Slavoj cursó sus estudios en el Instituto de Bežigrad.

Formación

Durante la década de los 60’, Yugoslavia se enfrascó en una serie de medidas impuestas por el presidente Josip Broz Tito que permitieron ciertos aires de liberalización en el país socialista.

Gracias a ello, Žižek tuvo la oportunidad de estudiar filosofía y sociología en la Universidad de Ljubljana.

Durante sus años universitarios, Žižek tuvo la oportunidad de establecer contacto con algunos disidentes intelectuales, además de publicar en revistas alternativas como Praxis, Tribuna y Problemi.

En 1971 fue aceptado para trabajar en el ámbito de la investigación de forma fija, sin embargo, fue rechazado al final debido a que las autoridades consideraron que la tesis de su máster se desmarcaba del marxismo.

En los años posteriores realizó el servicio militar en el ejército yugoslavo en Karlovac.

Trayectoria profesional

Žižek ha tenido una prolífica vida intelectual traduciendo al esloveno las obras de grandes pensadores como Sigmund Freud, Jacques Lacan y Louis Althusser.

En 1979 ingresó en el departamento de sociología del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Ljubljana.

A finales de los años setenta fundó junto con otros colegas psicoanalistas yugoslavos la Sociedad de Psicoanálisis Teórico.

En 1985 Žižek obtuvo el doctorado de filosofía en psicoanálisis en la Universidad de París VIII.

Su apellido se volvió famoso a nivel mundial en 1989 con la publicación de su primer libro en inglés: The Sublime Object of Ideology.

Además, ha colaborado en varios periódicos como los norteamericanos Lacanian Ink y In These Times, The New Left y The London Review of Books en Reino Unido, además de varias revistas en su natal Eslovenia.

En 2007 se fundó la International Journal of Žižek Studies, una revista de investigación Open Access que ha llegado a ser la inspiración de la creación de cuatro óperas hechas a partir de publicaciones del filósofo esloveno, anunciadas por la Royal Opera House británica en 2013.

Política

Desde finales de los 80, Žižek se volvió conocido por ser columnista en la revista alternativa juvenil Mladina, en la cual se mostraba una visión crítica con las medidas del presidente Tito y, en especial, con la militarización de la sociedad.

Žižek fue miembro del partido comunista esloveno hasta el año 1988, sin embargo, ese año renunció junto con otros 32 intelectuales eslovenos como protesta por el juicio político JBTZ, en el que se condenó a cuatro redactores de periódico por haberse msotrado críticos con el ejército yugoslavo.

A finales de la década de los 80 participó en varios movimientos sociales y políticos en los cuales se pedía la llegada de la democracia al país eslavo, participando en el Comité para la Defensa de los Derechos Humanos.

En las primeras elecciones libres que se llevaron en Eslovenia, Žižek se presentó como el candidato del Partido Liberal Demócrata para la presidencia del país.

Uno de los motivos por los que se enroló en este partido y no otros más cercanos al comunismo, de acuerdo con Žižek, era la de evitar que Eslovenia se convirtiera en una país como Croacia o Serbia, en donde el nacionalismo estaba logrando una gran hegemonía.

A pesar de haber participado en proyectos liberales, siempre se ha mostrado muy crítico con ideologías situadas en la mayor parte en el lado derecho del espectro político, como el nacionalismo, el conservadurismo y el liberalismo en su versión más clásica. De hecho, el propio Žižek se considera un ‘filósofo estalinista radical’.

Ya entrados los 2000 se fue alejando de la actividad parlamentaria, pero publicando varios análisis sobre la situación política, mostrando su apoyo, no siempre de la forma más políticamente correcta, a partidos de izquierda a nivel europeo, como Syriza y Podemos.

Vida personal

Slavoj Žižek tiene un hijo y se ha casado un total de tres veces: primero con una filósofa eslovena, Renata Saleci, después con una modelo Analia Houlie, y finalmente con Jela Krečič. Es hablante fluido de esloveno, serbocroata, francés, alemán e inglés.

Pensamiento

Vamos a conocer a continuación cuáles son las claves para comprender las ideas de Slavoj Žižek en distintos ámbitos.

1. Crítica al multiculturalismo y nacionalismo

Žižek se ha mostrado muy crítico con las ideologías políticas actuales. Su punto de partida es el de que nacionalismo y liberalismo no deben ser concebidos como si fueran dos mundos completamente autónomos que no interactúan entre ellos, sino más bien actuarían como los extremos de una misma lógica.

Así pues, estas dos formas de ver el mundo se deben analizar no únicamente a nivel económico sino también a nivel libidinal, es decir, cómo al interactuar entre ellas son a su vez las creadoras de otras ideologías políticas que tratan de conseguir el máximo placer/satisfacción para la persona.

En base a ello, las conclusiones de Žižek es que el multiculturalismo, es decir, la idea que promueve la tolerancia de cualquier movimiento social es, a su vez, la causa de aquello que pretende hacerle frente.

Žižek rechaza las ideologías híbridas que, según él, son el resultado de la izquierda liberal, la cual, según él, no son más que la forma políticamente correcta con la que se muestra el capitalismo más feroz.

Esta visión de Žižek se puede encontrar más profundamente explicada en varias obras:

  • La permanencia de lo negativo (2016)
  • ¿Quién dijo totalitarismo? cinco intervenciones sobre el (mal) uso de la noción (2002)
  • Las metástasis del Goce. Seis ensayos sobre la mujer y la causalidad (2003)
  • La nueva lucha de clases. Los refugiados y el terror (2016)
  • Estudios Culturales. Reflexiones sobre el multiculturalismo (1998)
  • En defensa de la intolerancia (2008)

2. Visión del estado y la política en general

Žižek considera que el estado es un sistema que regula el comportamiento de sus ciudadanos y lo amolda a imagen y semejanza de su visión ideal de cómo debe comportarse la sociedad.

Lamentablemente, a visión de este mismo filósofo, las decisiones políticas se han ido transformando en algo normal e indiscutible en vez de contextualizarlas convenientemente al momento en el que se desarrollan.

Un ejemplo de ello es como cierta ideologías, especialmente derechista, defienden el recorte en servicios básicos, tratándolos como si fueran algo objetivo y extremadamente necesario.

Pese a que en las sociedades occidentales se ha ido dando una mayor participación ciudadana en las decisiones gubernamentales, ya sea mediante elecciones o referendos, muchas de estas decisiones se hacen en pro del capital antes que del bienestar social.

Referencias bibliográficas:

  • Kotsko, A. (2008). Politics and Perversion: Situating Žižek's Paul. Journal for Cultural and Religious Theory. 9 (2): 48.
  • Boyle, K. (2016). "The Four Fundamental Concepts of Slavoj Žižek's Psychoanalytic Marxism." International Journal of Žižek Studies. Vol 2.1.
  • Žižek, S. (1989). The Sublime Object of Ideology. New York: Verso.
  • Sinnerbrink, R. (2008). The Hegelian 'Night of the World': Žižek on Subjectivity, Negativity, and Universality. International Journal of Žižek Studies. 2 (2).
  • Holbo, J. (2004). On Žižek and Trilling. Philosophy and Literature. 28 (2): 430–440.