Miedo al aburrimiento: ¿cómo combatirlo?

Veamos algunos consejos para afrontar y gestionar el miedo al aburrimiento.

Miedo al aburrimiento: cómo combatirlo

Los ritmos diarios de vida se basan cada vez más en realizar un conjunto de actividades cada día con poco tiempo para descansar entre responsabilidades.

Esta manera de funcionar pone a prueba nuestra capacidad de organización en el ámbito personal y profesional, y nuestras estrategias a la hora de cumplir cada responsabilidad en el tiempo requerido.

Sin embargo, puede suceder que en el tiempo libre no sepamos qué hacer en algunos momentos y albergues cierto miedo a aburrirnos, un malestar que comparten cada vez más personas en todo el mundo en una sociedad en constante actividad.

¿Qué hacer ante el miedo al aburrimiento?

Estas son algunas pautas y estrategias que pueden servir combatir el miedo al aburrimiento.

1. Limitar el uso de redes sociales

Algunas personas usan las redes sociales como distracción de sus problemas y también para evitar el aburrimiento y el malestar que este les genera en su vida diaria.

Exponernos demasiado a los contenidos virtuales de influencers y otras personas mediáticas, que han sido muy filtrados por cuestiones de marketing, nos da una visión distorsionada de cómo es la vida de la mayoría de las personas, generalmente individuos con posiciones socioeconómicas privilegiadas.

Limitar el uso de redes sociales es una de las mejores decisiones que podemos tomar si queremos empezar a vivir una vida menos centrada en lo que hagan otras personas y más en nosotros mismos y nuestro bienestar, nuestras necesidades, pasiones, objetivos o preferencias en la vida.

2. Incluir tiempo para nosotros en el día a día

Organizar nuestro horario incluyendo momentos de introspección en los que podamos reflexionar sobre nosotros mismos nos ayudará a ir acostumbrándonos a estar solos con nuestros pensamientos.

Reservar unos minutos cada día para estar solos resulta muy enriquecedor, ya que nos ayuda a concentrarnos en nuestros pensamientos y a aprender mejor sobre nuestro verdadero yo, sin estar a merced de condicionantes externos.

Esta reflexión personal también puede incluir ejercicios de relajación o meditación con los que alcanzar estados de conciencia más equilibrados y positivos que nos permitan superar cualquier miedo o problema que nos atormente.

3. Desarrollar aficiones

Desarrollar al menos una afición no convencional que sintamos que nos llena y nos hace felices puede ser también una excelente forma de vencer esa idea de que si no nos dedicamos a actividades "populares" estamos perdiendo el tiempo.

Este tipo de aficiones especiales y poco habituales pueden ser de cualquier tipo, y a pesar de que no entren dentro de lo que convencionalmente es visto como una actividad popular emocionante pueden ayudarnos mucho siempre y cuando nos aporten felicidad, motivación y nos distraigan.

Algunas de las aficiones que nos puede llenar y distraer del aburrimiento pueden ser la fotografía, los planes culturales, el baile, la poesía, los deportes de riesgo, la escalada, el stand up, las manualidades o el voluntariado.

4. Potenciar las relaciones personales

Otro consejo que podemos seguir para combatir el miedo al aburrimiento es el de prestar más atención a nuestras relaciones con los seres queridos, ya sean amigos, familiares o nuestras parejas.

Potenciar las relaciones con personas que nos quieren y nos hacen sentir mejor nos ayudará a conectar con la idea de que algo tan sencillo como hablar o quedar con alguien que conocemos bien puede ser una experiencia estimulante y satisfactoria.

Además de eso, las interacciones sociales con otras personas nos ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo, nuestra autoestima y nos distrae, así como también contribuye a que pasemos un rato agradable y divertido.

5. Rellenar un diario personal

Ir rellenando un diario personal en el que expresemos todos nuestros sentimientos, ideas, pensamientos diarios, objetivos, sueños o necesidades también es un ejercicio muy positivo para la salud mental.

Plasmar sobre papel todos nuestros miedos o preocupaciones nos ayuda a conocernos mejor y a identificar el origen de nuestro miedo al aburrimiento.

6. Acudir a psicoterapia

En caso de que ninguno de los consejos anteriores nos ayuden a superar el miedo al aburrimiento siempre podemos acudir a la consulta de un profesional de la psicología, donde recibiremos apoyo, ayuda y asesoramiento personalizado.

Los profesionales de la psicología especializados en los problemas emocionales nos pueden ayudar a integrar en nuestro día a día diversos conocimientos, estrategias prácticas y pautas de conducta para vencer ese y otros miedos personales.

7. Inicia unos nuevos estudios

Empezar a estudiar un nuevo idioma o cualquier otra materia en la que estemos interesados también nos ayudará a distraernos y volcar todo nuestro esfuerzo intelectual en algo que nos llene de verdad.

Además de eso, un nuevo proceso de estudio en forma de cursos, talleres o másteres de cualquier tipo nos aportará motivación en nuestra vida, positividad y un motivo por el que luchar y sacrificarnos.

Psicólogo

Madrid
Terapia online

Psicólogo General Sanitario con diferentes estudios de posgrado que avalan su especialización en Terapia Cognitivo Conductual y técnicas de Tercera Generación para el tratamiento de la depresión, los trastornos de ansiedad, terapia de pareja y habilidades sociales.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados