¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Claves para elegir a un buen coach

Indicaciones sobre en qué debes fijarte para elegir a un coach que se ajuste a lo que buscas.

Claves para elegir a un buen coach

En este artículo podrás encontrar las claves necesarias para encontrar un buen coach, teniendo claro qué puedes esperar del acompañamiento en el contexto del coaching y qué cualidades deberías encontrar en esta clase de servicios.

Pero antes de todo, debemos saber qué es un coach.

¿Qué es un coach?

El coach es un profesional que se encarga de ayudar a otras personas a conseguir los objetivos que se han propuesto, tanto a nivel personal como laboral, depende del campo que se quiera trabajar.

El coaching es una metodología muy importante en el desarrollo humano para poder avanzar en nuestro día a día. Muchos centros educativos están empezando a impartir esta disciplina para desarrollar desde la infancia el crecimiento personal. Durante la vida pasamos por diferentes etapas, en algunas nos sentimos bloqueados, perdidos incluso no vemos la salida a ciertas situaciones; es por ello necesario en esos momentos pedir ayuda a un profesional, ya que en ocasiones no tenemos las herramientas adecuadas para poder encontrar la solución por nosotros mismos.

¿Qué hace un coach?

Dentro de la disciplina del coaching existen varios tipos, la elección dependerá de la especialización de cada uno de ellos.

En muchas situaciones tenemos claro cuáles son nuestros objetivos a cumplir y en otras por nuestro propio bloqueo no lo sabemos; un coach te ayudará a identificar cuáles son tus metas a alcanzar y te dará las herramientas necesarias para que lo consigas.

Ejemplo: Me siento muy bajita y me gustaría sentirme más alta porque así lo he decidido. Si yo te digo que mides 1,70 m y que en el país en el que vives es una buena media, por lo tanto, se supone que tienes que creerte que no lo eres. Por mucho que te repitas 100 veces al día que no eres bajita, lo seguirás sintiendo. En cambio, si te digo que te pongas tacones o te subas encima de un taburete automáticamente verás cómo tu estatura aumenta.

Evidentemente, este ejemplo no deja de ser una parábola básica, pero se puede observar que si tu objetivo es algo específico el trabajo del coach es darte las herramientas para que lo consigas, siempre sin juzgar aquello que deseas. Es decir, el ejercicio de hacer algo distinto es lo que te llevará a una resolución diferente, la repetición no hará que tu realidad cambie.

Elegir al coach adecuado

¿Cómo es el proceso de coaching?

Algunos entienden que el coaching es el mero hecho de realizar preguntas abiertas al cliente; otros lo entienden como clases de mentoría o consultoría. En mi opinión esto dependerá de las técnicas aportadas por cada profesional y de la naturaleza y características del propio cliente. Dicho esto, hay ciertos principios que se encuentran dentro del proceso de coaching, y estos son los siguientes.

1. Decirle "No" a la unilateralidad

El coach no debe forzar cambios que el cliente no está preparado para hacer o decide no hacer. Nuestro trabajo es desafiar a nuestros clientes de una manera práctica y libre para que alcancen por ellos mismos las metas que quieren cumplir.

2. Usar explicaciones que giran alrededor de las personas

De manera anónima, un coach puede compartir experiencias de otros clientes, o las suyas, si se cree que estas aportan valor añadido a la situación actual que se trata; esto puede ayudar a desbloquear al cliente y fortalecer la validez de su propia experiencia.

3. Tareas prácticas entre sesión y sesión

En mi caso, propongo realizar tareas prácticas fuera de las sesiones que posteriormente serán evaluadas con detenimiento en la siguiente sesión. El mero hecho de realizar consulta una o dos veces por mes no hará que tu vida cambie si en el proceso no se producen cambios tangibles, y estos los vas a realizar tú mismo.

4. Evitar las dinámicas de codependencia

Una de las mayores claves es no crear codependencia con el cliente, ya que, como hemos comentado, el objetivo es darte las herramientas para que tú mismo puedas afrontar aquellas situaciones que te preocupan. Tu vida es tuya y nadie mejor que tú lo sabe. Eso no significa que el coach no tome responsabilidad activa del proceso, puesto que con toda seguridad lo hacemos.

¿Cómo elegir a un coach profesional?

Un buen coach nunca te empujará a que trabajes con ella/él, simplemente te responderá las preguntas que necesites para empezar un proceso o información adicional sobre la metodología utilizada sin compromiso alguno.

Es importante que el coach conste con una titulación académica que acredite su desarrollo profesional; por desgracia dentro de la profesión existe mucho intrusismo. Nunca irías a un médico sin sus estudios pertinentes.

Las sesiones deben de ser naturales y fluidas, lo más importante es la cercanía y el entendimiento entre el coach y el cliente. Como profesora siempre digo que no hay conceptos difíciles de entender sino malas maneras de explicar. Algo muy difícil bien explicado puede parecer muy sencillo, y algo sencillo mal explicado puede parecer muy difícil.

Confía en tu instinto, decidir empezar un proceso de coaching es algo íntimo y profundo que debe de estar basado en la confianza mutua. Cuando encuentres al coach adecuado lo sabrás.

Artículos relacionados