El famoso teletrabajo (es decir, trabajar de forma remota u online, utilizando las nuevas tecnologías, sea desde casa o desde cualquier otro lugar que no implique trasladarte a una oficina) se ha transformado en una necesidad en tiempos de pandemia, pero también en un quebradero de cabeza.

Resulta una dificultad añadida a nuestros nuevos tiempos. ¿Cómo afrontar el teletrabajo para ganar tiempo en lugar de perderlo? En este artículo (con vídeo incluido) encontrarás los 4 cambios psicológicos necesarios para transformar tu teletrabajo en una ayuda para tu día a día en lugar de en un problema.

¿Por qué hablamos de cambios psicológicos?

Los resultados o experiencias que obtienes en tu trabajo, en tu vida diaria, en tus relaciones personales, sentimentales o familiares, dependen ante todo de tu desarrollo personal: cómo interpretas las situaciones, cómo gestionas los recursos, cómo te comunicas, cómo construyes tu autoestima, tu forma de entender y gestionar tus emociones, tu autoconocimiento, etc.

Trabajar de forma remota hoy día supone un reto para el cual no estábamos preparados; no solo por la situación de la pandemia, sino porque en muchos casos nunca lo habíamos hecho antes y supone una ruptura con todos nuestros esquemas y estructuras conocidas de trabajo.

Ya desde antes de la pandemia, el avance tecnológico y nuestras nuevas necesidades sociales (el trabajo de 8 horas en oficina o en otro lugar es improductivo y consume gran parte de nuestro día a día) hacía el teletrabajo necesario. Pero si no estamos acostumbrados a hacerlo y nos supone estrés, angustia, desorganización, ¿cómo vamos a transformarlo en una ventaja?

En primer lugar, ¿es posible transformar el teletrabajo en una experiencia que te dé más bienestar a tu vida en lugar de ser un fastidio? Sí, se puede, pero solo a través de tu propio cambio personal. Solo si desarrollas las habilidades clave necesarias podrás afrontarlo para ganar tiempo, conseguir más y mejores resultados, sentirte mejor y armonizarlo con tu vida diaria y personal.

Un trabajo, un servicio en definitiva, no tiene por qué significar que pases un determinado número de horas en un lugar concreto. Muchos de las necesidades sociales que cubren los distintos trabajos pueden hacerse de forma remota. No es en lo absoluto un enfoque frío, sino productivo, lo cual te permite armonizarlo con tu vida y mejorar los aspectos personales que solemos descuidar más (pareja, familia, satisfacciones personales, interés por otros conocimientos).

Sin embargo... ya sabemos que con el teletrabajo puede ocurrir lo contrario si no aprendemos a sacarle partido. Por ello, te he dejado un vídeo donde podrás profundizar en lo siguiente: por qué nos resulta tan difícil el teletrabajo (las estructuras sociales que nos han hecho personas poco productivas) y cuáles son los 4 cambios psicológicos necesarios para que el teletrabajo sea una experiencia a tu favor.

En los últimos 10 años he acompañado, como psicólogo y coach, a personas que querían conseguir cambios en sus vidasa través de procesos de cambio, sean personales o profesionales. Desde que el teletrabajo es cada vez más necesario (a veces, obligatorio, sin que nadie nos haya enseñado cómo hacerlo) esta necesidad de impulsar el cambio personal se ha hecho más inmediata.

Resumiendo a partir de los visto anteriormente, los principales problemas que hacen que el teletrabajo sea una dificultad añadida son los siguientes:

1. Las estructuras externas

Estas dilataban el tiempo en lugar de optimizarlo según horarios concretos e inflexibles.

2. Trabajar según tiempos mínimos

Igualmente nos hacían estirar el tiempo y perder enfoque (para comprender qué significan los tiempos máximos y mínimos, mira el vídeo).

3. La falta de confianza

Esta falta de confianza puede estar orientada hacia ti o hacia tus resultados, y merma tu estado de ánimo y te hace sentir cada vez más inseguridad.

¿Qué hacer para afrontar el teletrabajo?

Ya sabes también cuáles son esos 4 cambios psicológicos necesarios (que puedes encontrar desarrollados en el vídeo más arriba).

1. Aprender a gestionar el tiempo

Trabajar según tiempos máximos en lugar de mínimos para ganar enfoque y tiempo)

2. Planificación y organización

Para priorizar lo importante sobre lo urgente, aprender a tomar decisiones y economizar los recursos)

3. Crear tu propia estructura

Con rutinas claras que sean totalmente diferentes a las de la oficina pero que no estiren el tiempo y te mantengan más tiempo en el trabajo del necesario... ya sabes, nada de trabajar en pijama)

4. Aprender a entender y a gestionar tus emociones

Estas te llevan a tomar una u otra decisión o a interpretar lo que sucede una forma u otra.

Para concluir...

Empoderamiento Humano

Si quieres desarrollar estas habilidades y vivir el cambio que necesitas, en empoderamientohumano.com encuentras la posibilidad de agendar una primera sesión exploratoria conmigo para dar ese primer paso. Además, las personas que vivan sus procesos en el mes de noviembre tendrán una ayuda extra para mejorar su productividad.

Ante todo te envío muchos ánimos, y ten por seguro que el teletrabajo, gracias a tu propio cambio personal, terminará por ser una experiencia con la que quieras quedarte en lugar de abandonarla. Nuestra vida merece la pena si la tenemos disponible para ser vivida, no solo como un intervalo de fin de semana. Tener el tiempo a tu disposición es, en principio, una decisión. Una decisión que te lleva hacia tu cambio personal.