Varias recomendaciones para impulsar el desarrollo personal. Unsplash

Las situaciones difíciles que se presentan en nuestra vida pueden llevarnos a hacer que nos sintamos derrotados. En estos casos es importante que nos enfoquemos en superar dicha crisis, por más grande que nos parezca. La superación personal es algo que depende de ti, y no de las circunstancias. A pesar de que las cosas no salgan como te imaginabas que serían, siempre hay algo que ganar y aprender.

En este artículo veremos algunos consejos de superación personal que te pueden resultar realmente útiles al momento de enfrentar alguna crisis, además repasamos algunos conceptos ligados a la superación personal.

Claves para madurar como persona

En primer lugar, veamos algunos conceptos psicológicos fundamentales para entender en qué consiste el desarrollo personal.

1. La resiliencia

La resiliencia es un constructo psicológico muy recurrente en los consejos de superación personal. Se trata de la capacidad que tenemos todos los seres humanos de reponernos ante las adversidad y a su vez obtener una ganancia de dicho suceso.

Una persona resiliente, por tanto, es capaz de sacar lo mejor de sí misma en los momentos difíciles y nutrirse de esa experiencia.

Por ejemplo, cuando atravesamos una ruptura de pareja, cuando hemos perdido a algún ser querido, o cuando tenemos problemas financieros, la resiliencia nos hace capaces de salir adelante y sobreponernos de manera adecuada, habiendo internalizado un valioso aprendizaje de ese proceso.

2. El estoicismo

La palabra estoico se refiere a la demostración de nuestras capacidades y virtudes para salir adelante, a pesar de que las circunstancias parezcan adversas. Una persona estoica, por lo tanto, no se generará problemas añadidos cuando surjan dificultades, simplemente aceptará la experiencia.

Los estoicos son personas que no se hacen de menos ante los retos, los miran directo al rostro y los enfrentan de la mejor manera que sea posible.

Es evidente que el estoico tiene algo de resiliencia, y viceversa. Por el hecho de ser conceptos similares, muchas veces tienden a confundirse, es importante tener clara la diferencia entre uno y otro.

Por un lado el resiliente es un sujeto que está pasando por una situación difícil, y tiene la voluntad de salir adelante.

El estoico, en cambio, no necesariamente debe estar pasando por ninguna situación difícil, simplemente es alguien que decide aceptar los retos que se le presenten con la firme convicción de que tiene las capacidades para lograr superar los obstáculos que dichos retos implican.

Un ejemplo de persona resiliente pudiera ser aquella que vive bajo condiciones de pobreza, por alguna circunstancia, pero independientemente de ello se supera personalmente y logra tener una mejor calidad de vida.

Por otro lado, un buen ejemplo de persona estoica puede ser un deportista, el cual a pesar de tener delante de él a otros con más experiencia, y en teoría mejor preparados, no siente miedo en competir contra ellos, porque confía plenamente en sus capacidades personales y no cede ante la ansiedad.

Claves y consejos de superación personal

Ahora veamos un listado de consejos de superación personal que pueden resultar de gran utilidad para incentivar tu crecimiento y maduración emocional, y hacerte una persona resiliente y estoica.

1. Visualízate triunfando

Esta técnica es muy empleada en procesos terapéuticos con atletas de alto rendimiento, y tiene muy buenos resultados. Tú puedes emplearla para obtener los mismos resultados en tu vida diaria.

Consiste en tomar unos minutos al día, pudieran ser entre 10 y 15, para irte a un lugar tranquilo donde no tengas interrupciones. Una vez allí, te pones cómodo, acostado o sentado, cierras tus ojos y comienzas a visualizarte logrando tus metas.

Debes ver todo el proceso, desde que comienzas a hacer lo que te propones, hasta el momento en el que lo consigues. Esto te ayudará a sentirte más cómodo durante el camino que deberás recorrer para alcanzar lo que buscas. Este es uno de los consejos de superación personal más fáciles de aplicar.

2. Infórmate sobre tus objetivos

La información es una herramienta poderosa para alcanzar la consecución de nuestros planes. Cuanto más y mejor informados estemos acerca de lo que pretendemos lograr más probabilidades tendremos de hacerlo con éxito.

3. Sé constante

La constancia es uno de los ingredientes que no puede faltar en la recepta para el éxito. Si todos los días nos proponemos tener una actitud ganadora, llegará un momento en que esta formará parte de nuestra personalidad y ya todo lo demás vendrá solo.

Da pequeños pasos día a día que te acerquen más a donde quieres estar. Si te has propuesto leer un libro completo, no importa si lees 50 páginas al día o si solo lees 5 páginas, lo importante es que te mantengas leyendo a diario.

4. Desarrolla tu capacidad de progresión

Una vez que te hayas formado el hábito de tener una actitud ganadora y de ser constante en cuanto a lo que quieres lograr, es momento de ir agrandando estos pasos.

Esto quiere decir que si ya has logrado la primera parte de tu emprendimiento personal, es momento de ir por la siguiente meta, sin quedarte en tu zona de confort. Asciende al siguiente nivel de inmediato y enfrenta los retos.

Por ejemplo, si estás yendo al gimnasio y ya has dominado un peso determinado, es momento de comenzar a incrementar el peso de manera controlada y tal vez con un poco de ayuda al comienzo, hasta que alcances un nuevo objetivo.

5. Desarrolla automotivación

Este aspecto, aunque este de último, es uno de los más importantes. La automotivación es un motor que nos impulsa al éxito.

Date los ánimos necesarios para alcanzar tus metas, no esperes que los demás crean siempre en ti. Si recibes el apoyo de la gente, eso está muy bien, pero siempre debes tener presente que tú eres tu mayor impulsor en esta carrera hacia el éxito.

Un buen ejercicio para esto pudiera ser, todos los días al despertar, mirarse en un espejo y concentrarse en la persona que tienes frente a ti, para luego decir tres cosas positivas de ella y decirle que tiene las capacidades necesarias para triunfar.

Referencias bibliográficas:

  • Padesky, C. A.; Mooney, K. A. (2012). Strengths-Based Cognitive-Behavioural Therapy: A Four-Step Model to Build Resilience. Clinical Psychology & Psychotherapy. 19 (4): 283–290.
  • Richardson, G. E. (2002). The metatheory of resilience and resiliency. Journal of Clinical Psychology. 58 (3): 307–321.