La Oratoria, una soft skill fundamental

Te explicamos cómo influye en tu vida el hecho de tener un buen nivel de oratoria.

La Oratoria, una soft skill fundamental

Imagina este escenario: estás en una reunión de trabajo presentando una idea que te llena de entusiasmo. Tus colegas te observan con expectativa, pero tu voz se quiebra y las palabras no fluyen. La oportunidad se desvanece entre el sudor frío y las frases a medio decir.

Ahora, imagina que te encuentras frente a un auditorio lleno de personas, presentando tu proyecto con confianza y entusiasmo. Tu mensaje llega al corazón de la audiencia, estableces una conexión con ellos y los motivas.

¿Qué distingue a una situación de otra? La habilidad en la comunicación oral. No tienes que ser una figura pública ni un líder destacado para desarrollar esta destreza; la oratoria es una soft skill fundamental y hoy te contaremos cómo puedes potenciarla.

¿Qué son las soft skills?

Las habilidades blandas, también conocidas como soft skills, son competencias personales que te permiten interactuar de manera efectiva con los demás y adaptarte a diferentes situaciones. Estas son fundamentales tanto en el ámbito personal como profesional, ya que te ayudan a comunicarte de manera clara, resolver problemas, trabajar en equipo y liderar proyectos.

Las soft skills son altamente valoradas en el entorno laboral actual y abarcan una amplia gama de habilidades, como la inteligencia emocional, la empatía, la creatividad, la comunicación efectiva, el trabajo en equipo, la creatividad, la resiliencia, la capacidad de adaptarse al cambio, la gestión del tiempo y el pensamiento crítico.

Es importante destacar que las soft skills no son innatas, sino que se pueden desarrollar y mejorar a lo largo del tiempo. A través de la práctica, la experiencia y la formación, es posible fortalecer estas habilidades y convertirse en un profesional con grandes competencias que compartir.

¿Por qué la oratoria es tan importante?

Dentro de las soft skills, la oratoria es una de las habilidades más esenciales. Te recordamos que, cuando hablamos de oratoria, nos referimos a la capacidad de expresarse de manera clara y persuasiva frente a un público.

Ya sabes el dicho: no es lo que dices (aunque a veces sí), sino cómo lo dices. Por eso esta destreza implica la capacidad de organizar ideas, utilizar un lenguaje adecuado, mantener la atención de la audiencia y transmitir mensajes de manera efectiva. En el ámbito laboral, la capacidad de hablar en público puede marcar la diferencia en una presentación, una negociación o una reunión de trabajo. Mientras que en el ámbito personal la oratoria te permite expresar tus ideas y opiniones de manera clara y segura, lo que te ayuda a establecer relaciones interpersonales sólidas y a resolver conflictos de manera efectiva.

Además, saber sobre oratoria también te ayuda a controlar el lenguaje corporal, la entonación y el ritmo de tu voz, lo que contribuye a captar la atención y mantener el interés de quienes te escuchan. En resumen, la oratoria es una herramienta invaluable para cualquier persona que desee comunicarse de manera efectiva y lograr sus objetivos en cualquier ámbito de la vida.

Consejos de oratoria: 7 claves para hablar en público

Ha quedado súper claro que la habilidad para hablar en público puede abrirte muchas puertas en el mundo laboral y en el ámbito personal. Ahora queremos darte algunos tips de oratoria para que puedas poner en práctica esta soft skill desde ya:

1. Investiga sobre tu audiencia

¡Por favor, antes de presentar tu discurso, haz esto! Investiga sobre tu audiencia y adapta tu discurso a sus necesidades e intereses. Esto te ayudará a captar su atención y a establecer una conexión más sólida con ellos.

Esto puede servir para distintos escenarios: desde una presentación de resultados en el trabajo o una reunión para ofrecer tus servicios, hasta tu primera conferencia o transmisión en vivo en una red social. En todos ellos debes saber a quién te diriges y qué esperan de ti.

2. Crea una estructura de lo que quieres comunicar

Aquí la palabra clave es: esquematizar. ¡Piensa también en recursos dinámicos o multimedia que puedas usar! Esto va a ser muy importante no solo para ti como orador sino para las personas que recibirán tu mensaje. Una presentación bien estructurada es más sencilla de entender y recordar.

Seguramente tendrás muchas cosas que decir, pero no siempre es posible exponerlo todo. Toma en cuenta que mientras más larga sea tu ponencia, más se disipará la atención. Así que divide tu mensaje en secciones claras y usa un lenguaje sencillo y directo.

3. Usa un tono cercano

En este punto, los tecnicismos están de más, especialmente si le estás hablando a un público general. Aunque estés hablando con “colegas”, es importante que uses un lenguaje que no se preste a confusiones.

Además, es importante que uses ejemplos sencillos o recursos como analogías para exponer tu punto de vista. Esto ayudará también a que tu mensaje tenga un mayor impacto y más posibilidades de ser comprendido y recordado.

4. Cuenta historias

Como una cosa lleva a la otra, hablemos de las historias. Esta herramienta es maravillosa para conectar con tu audiencia y hacer que tu mensaje sea más memorable. Aunque ambas sean importantes, siempre será más fácil recordar historias que cifras.

Aprovecha este recurso para hacer viajar a tu audiencia con su imaginación y hacer que se sumerja en tu discurso. Esto ayudará a que puedan tener una conexión emocional mucho más fuerte que les permita identificarse con tu mensaje.

5. No olvides tu lenguaje corporal

Algunos estudios sobre la comunicación humana indican que el impacto del lenguaje no verbal puede representar hasta 93% de la comunicación. Aunque aún no se puede determinar un porcentaje exacto de forma unánime, ¡podemos asegurar que es muchísimo! Como ves, tu lenguaje corporal es esencial al momento de hablar en público. Procura mantener una postura erguida, utiliza gestos naturales y mantén contacto visual con tu audiencia. Esto será vital para transmitir confianza y credibilidad.

6. Dale espacio al silencio

No todo se trata de las palabras. En la oratoria, el silencio es un gran recurso para enfatizar ideas si se usa de forma estratégica. Si haces una pausa intencional, creas expectativa, das paso a la reflexión e invitas a la participación.

Además, el silencio bien utilizado es capaz de transmitir confianza en ti al momento de dar tu discurso, así como también puede ayudarte a gestionar los nervios. También permite controlar el ritmo de la presentación y logra que tu audiencia tenga un espacio para conectar con sus propias emociones o experiencias ante lo que tú cuentas.

7. Practica una y otra vez

No hay método más efectivo para perfeccionar tus habilidades de comunicación oral que practicar. Es fundamental que trabajes en tu entonación, ritmo, pausas y énfasis al hablar para destacar elementos clave.

Puedes ensayar tu discurso frente a un espejo, grabándote con la cámara de tu móvil, registrando tu voz o junto a personas cercanas que puedan darte una retroalimentación amable. Cuanto más practiques, mayor confianza tendrás al enfrentarte al público. Y un último consejo: sé tú. No intentes ser alguien que no eres. La autenticidad es esencial para conectar con tu público. ¡Te lo agradecerán!

¿Quieres formarte en oratoria?

Si quieres potenciar tus habilidades de hablar en público, el Título Superior Hablar en Público y Asertividad del IEPP es para ti. Este programa de formación online de 2 créditos ECTs está lleno de ejercicios prácticos y de contenidos que te permitirán expresarte con seguridad y confianza ante grandes grupos de personas. Al finalizarlo, obtendrás una certificación con Título propio del Centro Universitario La Salle.

  • Giné, S. (2019, enero 3). Técnicas de oratoria profesional para aprender a hablar en público. IE Periodismo y Comunicación; Instituto Europeo de Periodismo y Comunicación.

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese