De entre todos los trastornos que influyen significativamente en nuestra capacidad de aprender y de sacarle partido a la educación, la dislexia es uno de los más frecuentes. Quizás por eso es, también, uno de los más comentados en la cultura popular.

Desafortunadamente, el hecho de que este trastorno sea relativamente "mainstream" hace que circulen muchas falsas creencias acerca de él. Por eso, en esta ocasión entrevistamos a Alfonso Cruzado, psicólogo con amplia experiencia en el tratamiento de los trastornos del aprendizaje, para despejar algunos mitos sobre la dislexia.

Entrevista a Alfonso Cruzado: comprendiendo mejor a la dislexia

Alfonso Cruzado Cardona es Psicólogo General Sanitario experto en psicoterapia infanto-juvenil y para adultos, y atiende tanto de manera presencial en su consulta de Ceuta como a través de la terapia online. Aquí nos habla acerca de las particularidades de la dislexia, y sobre el modo en el que afecta a las personas que desarrollan este trastorno.

¿Qué es la dislexia y cuáles son sus principales síntomas?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje caracterizado por una dificultad en la lectura, sin que existan alteraciones neurológicas que lo puedan justificar.

Es un trastorno de origen neurobiológico, y que afecta aproximadamente a un 10% de personas. Donde se observan las mayores dificultades son en el ámbito lector y escritor, lo cual incide de forma directa en el rendimiento académico, así como en la motivación. Además también afecta a otras áreas como son la memoria de trabajo, la atención, la coordinación o la orientación espacio-temporal.

Normalmente, cuando se habla acerca de la dislexia se menciona su incidencia en niños, niñas y adolescentes. ¿Son raros los casos en los que afecta a los adultos?

Es un trastorno crónico, que aunque pueda observarse en la etapa de infantil, se suele diagnosticar a partir de los 7 años, donde se entiende que el menor ya ha adquirido la lectoescritura.

Al ser crónico, una vez que se detecta, te acompaña para toda la vida, llegando hasta la etapa adulta, por lo que no es raro encontrar adultos con esta dificultad.

Actualmente se apuesta por una atención a la diversidad más completa, y eso hace que se detecten estas dificultades en la infancia, pero hay que señalar que existen numerosos adultos con este trastorno, y sin diagnóstico.

¿Con qué otros trastornos psicológicos suele ser confundida la dislexia, si es que esto ocurre?

Es un trastorno con un perfil muy claro y es complicado que se confunda. Aun así, algunas veces, cuando el diagnóstico es precoz, puede confundirse con un TEL (Trastorno Específico del Lenguaje). La diferencia más a tener en cuenta es que en la dislexia, la alteración es en el lenguaje escrito, tanto en lectura como en escritura, y en el TEL suele iniciarse en el lenguaje oral.

Por lo que has ido viendo como psicólogo, ¿en general las familias llevan a sus hijos o hijas por primera vez a psicoterapia sospechando ya que están ante un caso de dislexia?

En la gran mayoría de los casos, es en el ámbito escolar y familiar donde suele detectarse, y cuando llegan a consulta para la evaluación es simplemente para confirmar sospechas.

He de decir que también me he encontrado casos de niños o niñas que venían por un déficit de atención, y finalmente, se trataba de una dificultad del aprendizaje.

Dislexia

¿Cuáles pueden llegar a ser las consecuencias de no tratar cuanto antes los casos de dislexia?

Donde puede existir una mayor incidencia es en el rendimiento académico. Son niños con una velocidad lectora lenta y con dificultades en su comprensión.

Esta problemática, si no se trata con tiempo, irá haciendo que el menor no consiga sus objetivos académicos, pudiendo llegar incluso a un abandono escolar temprano. Son niños en los que su capacidad intelectual no se encuentra afectada, por lo que aparecen sentimientos de frustración y baja autoestima.

¿Cuáles son las fases de la psicoterapia aplicada a jóvenes con dislexia?

La intervención debe centrarse en trabajar los cuatro procesos principales implicados en la lectura (aprendizaje del código alfabético, procesos sintácticos, semánticos y comprensión lectora), además de la velocidad lectora. Cada niño es diferente, por lo que habrá que realizar un programa personalizado, en función de sus dificultades.

Además de esta intervención, no debemos olvidar el aspecto emocional, para que los pequeños no se rindan y muestren todo su potencial.

¿Y cuál debe ser el rol de los padres y madres durante este proceso de apoyo profesional a los pequeños con dislexia?

La mayor ayuda que pueden mostrar los padres con sus hijos, es la de empatía y apoyo. Es un trastorno que a simple vista no se ve, y en el que es habitual que los niños y niñas que lo desarrollan vean que se les reprocha el no estudiar lo suficiente. Los padres y madres tienen que ser pacientes en innumerables ocasiones, y entenderlos y hacerles ver que, con esfuerzo, podrán conseguir todo aquello que se propongan.