Los trastornos del aprendizaje son dificultades que presentan algunos niños y niñas a la hora de aprender a leer, escribir, calcular… Se suelen detectar en la etapa de la escolarización, y cada vez son más frecuentes. Esto se explica porque el inicio de la enseñanza se adelanta cada vez más.

En este artículo conoceremos los diferentes trastornos del aprendizaje que proponen el DSM-IV-TR y el DSM-5 (Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales). Explicaremos en qué consiste cada uno, y además mencionaremos cuáles son los trastornos que propone el CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades).

Trastornos del aprendizaje: ¿qué son?

Los trastornos del aprendizaje implican un rendimiento en áreas académicas significativamente por debajo de lo esperado (normalmente unas dos desviaciones típicas al resto de alumnos). Este bajo rendimiento interfiere en el aprendizaje del alumno.

La prevalencia de los trastornos del aprendizaje oscila entre el 2 y el 8%. Además, el 40% de los alumnos con dificultades de aprendizaje termina abandonando sus estudios, lo que supone un dato alarmante.

Así, de forma muy frecuente este tipo de trastornos se relaciona un fracaso escolar, aunque la relación no es directa ni bidireccional. Son trastornos más frecuentes últimamente, porque el inicio de la enseñanza se adelanta.

Clasificación del DSM-IV-TR y el DSM-5

En el DSM-IV-TR (2002) (Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales), los trastornos del aprendizaje se clasificaban en:

  • Trastorno de la lectura
  • Trastorno del cálculo
  • Trastorno de la expresión escrita
  • Trastorno del aprendizaje no especificado

Con la llegada de la última edición del Manual Diagnóstico, el DSM-5 (2013), llega un cambio importante en relación a este tipo de trastornos. Se suprimen las categorías anteriores y aparece una única, denominada “Trastorno específico del aprendizaje”, que recoge los casos anteriores en una única categoría.

Hecha esta aclaración previa, vamos a explicar en qué consiste cada uno de estos trastornos del DSM-IV-TR que, recordemos, ahora se denominarían todos ellos “Trastorno específico del aprendizaje”.

1. Trastorno de la lectura

El trastorno de la lectura es la clásica dislexia. Supone el 80% del total de los diagnósticos de trastornos del aprendizaje. Además, afecta hasta un 5% de los niños escolarizados. ¿En qué consiste?

Básicamente en una disminución del rendimiento en la lectura; es decir, el rendimiento del alumno se sitúa hasta dos desviaciones típicas por debajo del rendimiento esperado para la edad, coeficiente intelectual y escolaridad del niño. Esto se evidencia a través de pruebas normalizadas de aprendizaje, administradas individualmente.

Así, las consecuencias del trastorno de la lectura interfieren en el rendimiento académico o en las actividades de la vida cotidiana del alumno. Por otro lado, en el caso de que exista un déficit sensorial previo en el alumno, las dificultades que aparecen excederían las habituales para él.

Se recomienda no realizar el diagnóstico de trastorno de lectura antes de los 7 años.

2. Trastorno de la expresión escrita

El segundo de los trastornos del aprendizaje es el trastorno de la expresión escrita, que también encontramos en el DSM-IV-TR y en el DSM-5 como “Trastorno específico del aprendizaje”.

En este caso el alumno muestra unas habilidades para escribir por debajo de lo esperado para su edad, coeficiente intelectual y escolaridad (también dos desviaciones típicas por debajo). Como en todos los trastornos del aprendizaje, existe también una interferencia en la vida diaria o en el rendimiento académico, y en caso de déficit sensorial las dificultades exceden a las que éste podría justificar.

Normalmente un/a alumno/a con un trastorno de la expresión escrita presenta además dificultades para organizar el material escrito, así como errores gramaticales, de puntuación y en la organización de párrafos.

Especificaciones

Mencionar que en la CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades) esta categoría específica no existe. Por otro lado, si solo existe una alteración en la escritura (caligrafía), no se realiza este diagnóstico, sino “Trastorno del desarrollo de la coordinación” (en el DSM) o “Trastorno de las habilidades motoras” (en la CIE).

3. Trastorno del cálculo

El trastorno del cálculo es la clásica acalcúlia, que conlleva dificultades para realizar operaciones matemáticas. Así, la capacidad para el cálculo del alumno se sitúa por debajo de lo normal, reduciendo su rendimiento y/o interfiriendo en su vida diaria. Según la CIE-10, para poder realizarse este diagnóstico la capacidad de la lecto-escritura debe ser normal.

Lo que está más afectado, lógicamente, son las habilidades matemáticas (por ejemplo el conteo, la seriación, realizar las tablas de multiplicar…). Sin embargo, una persona con trastorno del cálculo muestra también afectación en las habilidades visoperceptivas y visoespaciales, así como en habilidades en relación a términos matemáticos. Estas pueden afectar a:

  • Área lingüística: comprensión de términos/operadores matemáticos.
  • Área perceptiva: reconocimiento/lectura de símbolo matemáticos/aritméticos/agrupamiento de objetos, etc.
  • Área atencional: por ejemplo a la hora de realizar restas “llevadas”.

Trastorno específico del aprendizaje (DSM-5)

El trastorno específico del aprendizaje del DSM-5, que agrupa a los anteriores con esta denominación, implica ciertas dificultades en el aprendizaje y en la utilización de aptitudes académicas.

Estas dificultades duran 6 meses o más, e incluyen al menos uno de los siguientes síntomas (aunque pueden ser más), dependiendo del tipo de trastorno del aprendizaje (dislexia, acalculia, etc.).

1. Lectura

La lectura está alterada, y se traduce en una lectura lenta, imprecisa o con una entonación inadecuada.

2. Comprensión

Aparecen dificultades en la comprensión de lo que se lee. Sin embargo, la decodificación (lectura-pronunciación) puede ser adecuada.

3. Ortografía

La ortografía se ve alterada; el alumno o alumna puede añadir, omitir o sustituir diferentes letras, tanto vocales como consonantes.

4. Expresión escrita

En la expresión escrita aparecen errores gramaticales, en la puntuación o en la organización de párrafos.

5. Cálculo

Puede ser que también aparezcan dificultades para dominar el sentido numérico, los datos numéricos o el cálculo mismo.

6. Razonamiento matemático

Aparecen dificultades en el razonamiento matemático, que es de tipo más abstracto, es decir, en la resolución de problemas matemáticos.

Consideraciones del trastorno específico del aprendizaje

Como vemos el trastorno específico del aprendizaje que propone el DSM-5 incluye los trastornos del aprendizaje del DSM-IV-TR, y podremos realizar un diagnóstico u otro en función de si las alteraciones se producen en uno de los campos anteriores o en otro.

El trastorno específico del aprendizaje del DSM-5 incluye, además, casos donde al alumno presenta dificultades para deletrear (que no estaban en el DSM-IV), dificultades para la redacción (que sí estaban en el DSM-IV) y/o dificultades en el cálculo (el DSM-5 introduce las dificultades en problemas matemáticos.

Sin embargo, fuera del trastorno específico del aprendizaje quedan los problemas de caligrafía, que no se diagnostican como tal.

Trastornos del aprendizaje en la CIE

Hemos visto los trastornos del aprendizaje en el DSM. En la CIE, pero, que es la versión española, estos se clasifican como “Trastornos específicos del desarrollo del aprendizaje escolar”, e incluyen las siguientes categorías específicas:

  • Trastorno específico de la lectura
  • Trastorno específico de la ortografía
  • Trastorno específico del cálculo
  • Trastorno mixto del desarrollo del aprendizaje escolar
  • Otros trastornos del desarrollo del aprendizaje escolar
  • Trastorno del desarrollo del aprendizaje escolar sin especificación

Como vemos, son trastornos muy similares a los trastornos del aprendizaje propuestos por las últimas versiones del DSM, y se incluyen algunos más.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association (APA). (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR. Barcelona: Masson.

  • American Psychiatric Association –APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.

  • OMS (2000). CIE-10. Clasificación internacional de enfermedades, décima edición. Madrid. Panamericana.

  • Ramos, F., Manga, D., González H. y Pérez, M. Trastornos del aprendizaje. En Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2008): Manual de psicopatología. Edición Revisada. Volumen II. McGraw-Hill. Madrid.